Sepultan a madre e hijas que murieron electrocutadas por una cerca en Matagalpa

La tarde del miércoles fueron sepultadas en el cementerio municipal del municipio de Rancho Grande los cuerpos de Griselda Castro Orozco, de 32 años de edad y su hija Yohaira Zeas Castro, de 9 años, quienes perdieron la vida la mañana del pasado martes después de hacer contacto con una cerca eléctrica.
Cortesía

La tarde del miércoles fueron sepultadas en el cementerio municipal del municipio de Rancho Grande los cuerpos de Griselda Castro Orozco, de 32 años de edad y su hija Yohaira Zeas Castro, de 9 años, quienes perdieron la vida la mañana del pasado martes después de hacer contacto con una cerca eléctrica.

La tragedia tuvo lugar en el la comarca Buenos Aires, en el municipio de Rancho Grande, en el departamento de Matagalpa y ha consternado a los pobladores porque la cerca estaba con energía estaba ubicada en el perímetro del colegio público José de San Martín, a cuatro kilómetros de la cabecera municipal de Rancho Grande.

Lea: Emprendedores: el abogado que se volvió químico en Nicaragua

Según información de medios locales de la zona, “la madre se dirigía hacia una finca a recolectar café y sin darse cuenta se sujetó de una línea que la electrocutó. En un intento desesperado, su pequeña hija le brindó auxilio pero lamentablemente también murió”, indica el medio Notima Tv, del departamento de Matagalpa.

Investigaciones

Medios locales reportaron que como parte de las investigaciones, autoridades de la Sancionada Policía detuvieron a varias personas, entre ellos al director del centro escolar y a una docente de la modalidad multigrado, así como a varios padres de familia, pero horas después fueron liberados, según la información suministrada por comunitarios a los medios locales.

“Ante la tragedia, pobladores de la zona cuestionan por qué había cerca eléctrica en la escuela, poniendo en riesgo a los estudiantes; pero, de manera extraoficial, ha trascendido que fue una decisión consensuada entre autoridades del centro escolar y padres de familia, ante los constantes robos de la merienda escolar”, se lee en el medio Notima Tv.

Lea más: Una nicaragüense cuenta en un libro cómo regresó de la muerte tras un accidente aéreo

“Pobladores de la zona sostienen que los padres de familia enviaron cartas y presuntamente obtuvieron el permiso de la delegación municipal del Ministerio de Educación en Rancho Grande, Matagalpa, para poner las cercas eléctricas”, añade el medio local.

Lea también: Nicaragua: siete muertos por accidentes de tránsito en cinco días, sepultan a tres víctimas en Masaya

Agentes de la Sancionada Policía llegaron a realizar las investigaciones, que de acuerdo con los reportes de los medios locales, Castro Orozco y su hija iban a una finca cercana a cortar café, pero, tratando de evitar el lodo en el camino, una de ellas agarró el alambre de púas en la cerca electrizada y al sujetar la línea de alambre y quedar pegada, la otra quiso ayudarle y ambas murieron electrocutadas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ