CONFIDENCIAL: Wang Jing perdió 9916 millones de dólares en cinco años

Se desploman las acciones de Xinwei, la empresa del socio chino de Ortega en el negocio del canal

Las acciones de Xinwei, la empresa propiedad del empresario chino Wang Jing, han perdido el 45.8% de su valor bursátil entre el 20 de enero pasado, cuando alcanzaron su punto más alto, al valorarse en 3.91 yuanes por unidad, hasta caer a 1.79 yuanes este seis de marzo.

Esto significa que la parte de su fortuna calculada con base en el valor de las acciones de Xinwei, valorada en 10 200 millones de dólares en junio de 2015, se habría reducido sensiblemente hasta quedar en 284.1 millones este fin de semana, en el supuesto de que sigue siendo dueño del mismo porcentaje de las acciones existentes.

El valor del yuan (la moneda china, cuyo nombre legal es Renminbi, o ‘dinero del pueblo’), ha oscilado entre 14 y 16 centavos de dólar desde 2015 hasta el presente, según información disponible en línea.

La caída del precio de las acciones de la empresa china de telecomunicaciones “no significa automáticamente, que la empresa esté en quiebra”, explicó un corredor de bolsa autorizado que accedió a hablar con CONFIDENCIAL, a condición de permanecer en el anonimato.

En junio de 2013, el asiático recibió una concesión de parte de Daniel Ortega, para construir un canal interoceánico por Nicaragua, cuya valoración inicial era de 40 000 millones de dólares, monto que luego subió a 50 000 millones, y si bien, nunca construyó nada, sí despertó la conciencia de miles de campesinos que se organizaron para montar 100 marchas de protesta.

Hasta antes de aparecer triunfante a la par de Ortega –quien tuvo que presentarlo para mostrar que no era un fantasma– el valor bursátil de Beijing Xinwei Technology Group Co. Ltd., fluctuaba lentamente, a pesar de cotizar en el usualmente volátil mercado bursátil chino.

Los registros históricos del periodo previo a recibir la concesión canalera, muestran que la acción se cotizaba en 9.89 yuanes el 29 de agosto de 2003; alcanzó su punto más bajo (4.95 yuanes por acción), el 30 de diciembre de 2005, y alcanzó los 20.67 yuanes, el 28 de febrero de 2011.

Desplome total

Esos mismos registros cuentan que el primer mes después de aparecer sonriente en Managua, las acciones de la empresa más bien bajaron de 8.76 yuanes a finales de mayo 2013, a 7.47 yuanes al cierre de junio de ese mismo año.

Aunque la información encontrada no detalla las razones que expliquen esa fluctuación, debe considerarse que el grueso de sus ingresos proviene del desarrollo y fabricación de “equipos de telecomunicaciones inalámbricas. La compañía también opera monitoreo de redes de comunicación, análisis de datos, negocios comunitarios de pensiones médicas inteligentes y otros negocios”, ofreciendo sus servicios en todo el mundo.

Comenzaría entonces una escalada que más que triplicaría el precio de la acción, para situarla en 25.22 yuanes en noviembre de 2013, y si bien, la acción se desplomaría de forma constante hasta situarse en 15.91 yuanes en abril de 2014, esa cotización sería la base para que alcanzara los 64.26 yuanes por acción el 2 de junio de 2015.

Esa cabalgata febril convertiría a Wang en un milmillonario, y le permitiría entrar al Índice de Millonarios de Bloomberg, que calculó el monto de su fortuna en 10 200 millones de dólares… hasta que el valor de la acción se desplomó.

Entre mayo y septiembre de 2015, la acción perdió más de dos tercios de su valor, situándose en 17.13, y siguió bajando lentamente, hasta cerrar 2016 en 14.60 por unidad, con lo que la fortuna de Wang se situaba momentáneamente en 2317.5 millones de dólares.

Hasta que llegó julio de 2019, fecha en que la acción comenzó a bajar, bajar y bajar, y tocó fondo el 7 de noviembre, cuando cada acción se cotizó en 1.05 yuanes, para cifrar la riqueza del asiático en 166.7 millones de dólares.

Si bien ha habido repuntes desde entonces, (el 12 de febrero, el precio por unidad subió hasta 2.18 yuanes), ese valor se situó en 1.79 yuanes el pasado 6 de marzo, (USD284.1 millones para el chino); última fecha en que hay datos del mercado asiático.

¿Quiebra? No necesariamente

La caída hasta 1.79 yuanes el 6 de marzo (estuvo en 1.47 yuanes el uno de marzo), no necesariamente implica que la empresa está en la quiebra. “Financieramente hablando, es muy difícil poder decir si está o no está en quiebra, sólo con la información financiera que tenemos a mano”, dijo el corredor de bolsa.

“Para que eso suceda, debería tener flujo negativo y no tener maneras de seguir fondeando ese flujo negativo para pagar deudas, o para pagar a sus empleados, por ejemplo”, que son 1428, según Bloomberg.

Al experto le llama la atención la caída en el precio de la acción, que “viene en las últimas 52 semanas de un aproximado de 15 dólares a oscilar entre 1.30 a 1.50. Ese es un indicador de que la compañía no va por buen camino, pero tampoco significa que va a quebrar”, insistió.

Desde su experiencia, recuerda que en algún momento de su historia, las acciones de compañías como American Airlines o CitiBank, pasaron de 100 dólares a 1 dólar.

“El mercado chino es un poco más complejo porque la información financiera que deben presentar las empresas es menos exigente que la que se exige a aquellas que cotizan en Estados Unidos, por lo que muchos dicen que la información financiera pública de esas compañías no es tan confiable”, explicó el experto.

El entrevistado señaló que lo importante es saber si Xinwei tiene cómo seguir fondeando esas pérdidas, recordando que “Amazon pasó en pérdidas, con resultados negativos desde su concepción en 1998, hasta 2017 aproximadamente, pero eso no significa que estaba en quiebra”. Otro ejemplo es Uber cuya utilidad es negativa, sin que signifique que está en quiebra.

Se requiere “más información, ver si tienen cómo cubrir su flujo negativo y cómo lo están cubriendo. Si es con más deuda, entonces sí es un problema, pero si logran levantar más capital fresco para hacerle frente (como hacía Amazon y hace Uber) a esas pérdidas iniciales, diría que no están quebrando”, concluyó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ