Oscar René Vargas: La dictadura y el dinero

La corrupción ha sido la forma de acumulación originaria de capital de la nueva oligarquía. No acumula en el proceso productivo; lo hace en la negociación y en el regateo de la discrecionalidad del poder para obtener privilegios y exoneraciones.

El régimen autoritario utiliza la propaganda, la publicidad y el quehacer gubernamental se dirige a los ojos y a los oídos de los “de abajo”, pretende aturdirlos y embotarlos para que no protesten, los recursos del Estado son invertidos para deslumbrar y no para el desarrollo productivo.

Lea Más: Oscar René Vargas: La apuesta de Ortega

Las inversiones del gobierno autoritario tienen también otros usos que pervierten los procesos políticos. Uno que hemos visto, es el pago a sicarios que se alquilan por unos cuantos pesos o por mucho dinero, según el caso, para atemorizar, agredir a la gente e impedir el libre juego de manifestarse pacíficamente.

También Puede Leer: Oscar René Vargas: La nueva oligarquía

El dinero también se usa para comprar votos. Abusando de la pobreza generalizada que ellos mismos han provocado, los beneficiarios del sistema, y por naturaleza enemigos de la democracia, con pequeñas dádivas en dinero o en bienes necesarios para la vida diaria, convencen a los ciudadanos más pobres y marginados para que escojan a los candidatos que promueven. El sistema también compra votos de legisladores, partidos y políticos comparsas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ