Sylvester Stallone cuelga los guantes de "Rocky Balboa"

Foto cortesía

El actor estadounidense Sylvester Stallone recurrió a su cuenta de Instagram para anunciar que se despide de su icónico personaje "Rocky Balboa", ese famoso boxeador que lo hizo alcanzar la fama en la década de los 70.

A sus 72 años, el famoso actor tomó la difícil decisión de colgar los guantes de "Rocky Balboa", luego de más de 40 años de que el personaje conquistara al mundo entero.

“Sólo quiero agradecer a todos en todo el mundo por haber acogido a la familia Rocky en sus corazones durante más de 40 años”, escribió Stallone en la red social.

La primera entrega de Rocky se estrenó en 1976, le siguió Rocky II (1979), Rocky III (1982), Rocky IV (1985), Rocky V (1990), Rocky Balboa (2006). Siguiendo con la saga llegó Creed (2015) y recientemente Creed II (2018).

"Ha sido un privilegio para mi haber sido capaz de crear e interpretar este personaje significativo y aunque me rompa el corazón, tristemente todas las cosas deben parar", destacó el actor.

"Te quiero, gente amable y generosa, y lo más maravilloso de todo, es que ROCKY nunca morirá porque él vive en ti", precisó en Instagram, donde compartió un vídeo del último día de grabaciones de Creed II, que se estrenó hace unos días en EE.UU.

El actor y productor dijo estar listo para el relevo generacional.

"Y no podría estar más feliz porque, al dar un paso atrás, al ver como mi historia ha sido contada, hay todo un nuevo mundo que se abre a la audiencia, a esta generación", expresó lleno de nostalgia por despedirse de legendario personaje.

"Este probablemente sea mi último rodeo porque lo que pensé que pasaría, pasó. Nunca esperé esto... Pensé que 'Rocky' había acabado en 2006 y estaba feliz y de repente se presentó ese joven muchacho y toda la historia cambió. Siguió a una nueva generación, nuevos problemas, nuevas aventuras", comentó Stallone en referencia al joven actor Michael B. Jordan, su coprotagonista en Creed.

"Rocky" llevó a la fama a Stallone. La película fue nominada a 10 premios Óscar en 1977 y logró llevarse tres estatuillas: Mejor Película, Mejor director y Mejor edición.