Pena máxima pide madre de víctima de femicidio en Bluefields: “No solo quería matar a mi hija, también a mis tres nietecitos”

En entrevista con 100%Noticias, Marling Aragón narra las últimas horas de vida de su hija. Revela que la Policía le pidió disculpa por no haber acudido a tiempo y hace un llamado a la justicia para que se aplique al agresor cadena perpetua.

A las seis de la mañana, del 1 de enero pasado, el taxista Bernardo Ruíz Chow se presentó a la delegación policial de Bluefields y confesó había dado muerte a su expareja tras permanecer varias horas junto al cadáver.

Lea: Suicidio: distintas voces se unen para prevención y atención psicológica gratuita en Nicaragua

“Mi hija llegó a su casa a prepararse un café porque tenía dolor de cabeza, pero fue sorprendida. Ella se retiró de la casa de mi sobrina donde tenían una reunión y le dijo que ya volvía, pero no volvió”, dice esta madre a solo horas de haberla sepultado. 

                                                             

Mientras, la madre brinda detalles del caso de su hija vía telefónica dice que sus hijos están limpiando la casa donde fue asesinada Martha Alicia de 35 años. 

“La violó. La torturó con odio. La asfixió porque su cara estaba inflamada totalmente. Me la agarró con saña. No había un espacio de la casa que no estuviera teñido de sangre. A mi hija hasta le tuvimos que lavar su cabello”.

Relata que su hija tenía dos semanas de estar separada de Bernardo Ruíz, sin embargo, el no aceptó su decisión y continuó acosándola, pero el 24 de diciembre pasado Martha Alicia le pidió que se retirara de su casa.

Ese día, su hija acudió a un intercambio de regalos con sus compañeros de trabajo, mientras ella iba caminando en busca de taxi, escuchó que se acercó uno y le hizo parada, tras reconocer que el taxista era Ruíz, se negó a tomarlo.

“Estúpida. Estúpida, le gritó ese hombre, él retrocedió en el vehículo y ella buscó refugio en casa de conocidos y él se fue. Sin embargo, la siguió vigilando para matarla”.  

El primero de enero 2022, la noticia del femicidio de Martha Alicia Robinson, madre de tres menores de edad no solo consternó a Bluefields, también sumió en profunda tristeza a todo el país. Era el primer femicidio en las primeras horas del año.

“Ella pasó conmigo hasta las diez de la noche del 31 de diciembre. Luego me dijo que se iba a una reunión donde mis sobrinas y como yo tenía dolor de estómago me fui al hospital y me pusieron un suero, ya no supe más de ella, hasta el día siguiente”.

Esta madre relata que Martha Alicia pretendía volver a la reunión con sus sobrinas, pero llegó a prepararse el café y encontró las puertas cerradas, las luces apagadas y no sospechó que el agresor la estaba esperando.

“Cuando los muchachos escucharon los gritos desgarradores y estaba la casa con candado, se fueron a la Policía que queda a la vueltecita. Esperaron casi una hora y la muchacha que los atendió les dijo que la camioneta no estaba”.

Agrega que ante la insistencia la encargada consultó con su superior, pero el llamado de auxilio fue ignorado. 

“Dice mi jefe que problemas de pareja… que resuelvan en pareja”, recordó. 

Al volver a la casa de Martha Alicia, sus familiares y amistades no escucharon más gritos y se fueron a sus casas. “El hombre les apagaba la luz y la volvía encender”.

Marling Aragón cree que las intenciones del agresor de su hija también era acabar con la vida de sus nietos. 

“Gracias a Dios, el día que la mataron, los niños no estaban con ella en la casa. Mis dos nietos mayores habían pasado fin de año con su abuelita paterna y la niña con su papá, quien la adora. Ellos le pidieron que quisieran pasar un día más y ella accedió”.

Lea Además: Lucha de las asistentes del hogar por trato y salario justo en Nicaragua

“En esa semana le pidió a mi nieto mayor que pasara con mi hija el 31 de diciembre: ´los tres pasen con su mamá no la dejen sola´. A mí, solo se me ocurre que él la iba a torturar a ella matando a esos niños, porque ya lo tenía todo planeado”, lamentó esta adolorida madre. 

Para salir del ciclo de la violencia

Para la socióloga y feminista nicaragüense Maryce Mejía, la tendencia en temas de género es que el país va por un mal camino porque el año 2020, la cifra de femicidios se cerró con 71 casos y el año pasado esta cantidad no se redujo, se repitió en 71.

“Sentimos que este año la cifra está en aumento porque el primer femicidio se reportó el 1 de enero en Bluefields con un mismo patrón en donde las mujeres están queriendo poner fin a las relaciones violentas, sin embargo, los hombres creen que siguen siendo dueños de la vida y el cuerpo de las mujeres y esa cosmovisión hay que cambiarla”.

En este punto, Mejía refiere que el cambio en la mentalidad machista no ocurre de la noche a la mañana. 

“El proceso es largo, porque son prácticas humanas aprendidas y son ancestrales”.

Para la especialista la manera de contrarrestar estos comportamientos violentos contra las mujeres es con acceso a la justicia, acompañamiento a las víctimas y campañas de prevención desde el sistema educativo con niños, niñas y adolescentes para cortar de raíz la violencia.

Además, precisó que el 2 de enero se registró un femicidio en grado de frustración en Villa El Carmen, municipio de Managua. Aunque la víctima fue macheteada logró sobrevivir gracias al rápido actuar de los vecinos.

Lea: Joven mecánico construye su propio vehículo de colección en Nicaragua

“Esta mujer fue salvada por hombres que escucharon sus gritos y por eso es muy importante la organización comunitaria para enfrentar este tipo de problemática y dejarla de ver como una situación privada, contrario a ello se debe ver como un tema de orden público donde está en juego la vida”, señaló Mejía.

Policía se disculpa

“Este martes vino el comisionado de Bluefields y me pidió disculpas por no atender el llamado ni los gritos de mi hija. Me dijo que la camioneta, que había otro caso y qué no sé qué, pero yo le dije que mi hija no merecía tanto odio y queremos justicia. Nosotros estamos pidiendo que le den cadena perpetua a ese hombre eso es lo único”.

Marling dijo que este comisionado le explicó que encontraron una soga en casa de Martha Alicia por lo que suponen que el agresor intentó quitarse la vida y le relató que Bernardo Ruíz tenía cortada las muñecas de las manos.

Femicida fue policía

Este lunes en horas de la tarde, a través de videoconferencia el comisionado Mayor Edwin Valle Corea presentó a Bernardo Melecio Ruiz Chow como el presunto femicida de Martha Alicia Robinson Aragón. Las primeras investigaciones determinaron que la causa de muerte fue por asfixia mecánica. Ruíz perteneció a las filas de la institución policial hasta 2016.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ