Alemania exigió a China que “clarifique el origen” del coronavirus

Infobae

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, exigió a China a dar una “clarificación del origen” del nuevo coronavirus. “El mundo entero quiere que se aclare el origen exacto del virus”, afirmó Maas en una entrevista con el grupo de medios de comunicación alemán Funke. China puede demostrar “lo transparente que quiere ser con el virus”, agregó.

Estados Unidos ha cuestionado abiertamente el origen del coronavirus y ha acusado a China de ocultar información. La versión oficial de Beijing es que el virus saltó a humanos en un mercado de animales salvajes de la ciudad de Wuhan, en el centro del país.

Otros países se han sumado a Washington en la petición de mayor transparencia y también la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido participar en la investigación del origen del coronavirus.

El régimen ha sido sombrío en sus informes sobre el virus basado en Wuhan desde un principio. China no sólo mintió sobre el brote, sino que “desapareció” a los médicos y otros expertos en salud que trabajaban en él y alertaron al mundo de lo que sabían.

Leer más: Mike Pompeo afirmó que “hay una enorme cantidad de pruebas” de que la pandemia del coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan

Ayer, se conoció un informe de la alianza de agencias de inteligencia “Five Eyes” compuesta por Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia que asegura que Beijing ocultó información.

El documento de investigación de 15 páginas afirma que ante el “peligro de otros países” el gobierno chino encubrió la noticia del virus silenciando o “desapareciendo” a los médicos que hablaron, destruyendo las pruebas del virus en los laboratorios y negándose a proporcionar muestras vivas a los científicos internacionales que estaban trabajando en una vacuna.

El informe denuncia “la negación mortal de la transmisión entre seres humanos”, el silenciamiento o la “desaparición” de los médicos y científicos que se pronunciaron, la destrucción de pruebas del virus de los laboratorios de estudios genómicos y el “blanqueo de los puestos del mercado de la fauna silvestre”, junto con la negativa a proporcionar muestras de virus vivos a los científicos internacionales que trabajan en la elaboración de una vacuna. Además, afirma que la información sobre los portadores asintomáticos de la de la enfermedad fue “mantenida en silencio” por el estado chino.

Uno de los aspectos más críticos del informe es la falta de transparencia de China sobre cómo se propagó la enfermedad. El expediente resalta la existencia de una “negación mortal de la transmisión entre humanos” en las primeras etapas del brote en Wuhan. De hecho, revela que China tenía “pruebas de transmisión entre humanos desde principios de diciembre”, pero siguió negando que pudiera propagarse de esta manera hasta el 20 de enero.

La Organización Mundial de la Salud aceptó esas afirmaciones de Beijing sin poner reparos y aún cuando Taiwán y Hong Kong expresaron su preocupación, según el informe.

Leer más: Corazón, cerebro, riñones, sistema inmunológico: todo lo que no sabemos sobre el daño que produce el coronavirus más allá de los pulmones

El trabajo, también afirma que mientras el régimen chino minimizaba la amenaza del virus en la escena mundial, se esforzaba en secreto por hacer desaparecer todo rastro de la epidemia. Según el memorando de inteligencia, el 3 de enero la Comisión Nacional de Salud de China ordenó que se destruyeran las muestras de virus y emitió una “orden de no publicación” sobre el virus.

El informe también afirma haber encontrado pruebas de que el virus se originó en el Instituto de Virología de Wuhan, cerca del mercado húmedo del que China dice que proviene. Según el trabajo, los investigadores chinos de virus relacionados con los murciélagos estudiaron una muestra que tenía una coincidencia genética del 96% con el Covid-19 ya en 2013 y este “arriesgado” experimento descubrió en 2015 que la enfermedad era transmisible de los murciélagos a los humanos.

Como parte de una masiva “supresión y destrucción de pruebas”, China ordenó que las muestras del virus se destruyeran en laboratorios mientras el mercado húmedo se blanqueaba para extinguir los restos de la enfermedad.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ