Tormenta tropical Gordon toca EEUU y deja un niño muerto

Foto cortesía

Un niño murió por la caída de un árbol sobre una casa rodante en el noroeste Florida el martes en la noche, luego de que la tormenta tropical Gordon tocó tierra al oeste de la frontera entre Alabama y Mississippi.

Los agentes respondieron a un aviso sobre un árbol caído en Pensacola y descubrieron el deceso del menor, del que no se revelaron ni su identidad ni su edad, dijo la policía del condado de Escambia en su página de Facebook. Por el momento no se reportaron más heridos.

Se espera que la tormenta tropical Gordon, que tocó tierra alrededor de las 10:00 de la noche, hora del Este, se debilite rápidamente mientras avanza por Mississippi y Louisiana hasta tocar Arkansas el jueves, dijo el Centro Nacional de Huracanes. El meteoro no llegó a alcanzar categoría de huracán como se preveía.

La tormenta tropical Gordon se fortaleció en las últimas horas mientras se acercaba a la costa central del Golfo de México, con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora (70 millas por hora). El vórtice de la tormenta estaba a unos 48 kilómetros (30 millas) al sureste de Biloxi, Mississippi, o a alrededor de 55 kilómetros (35 millas) al sur de Mobile, Alabama, donde los fuertes vientos y lluvias comenzaron poco antes del atardecer.

Más de 27,000 clientes estaban sin electricidad el martes en la noche cuando Gordon comenzó a avanzar tierra adentro. Los apagones se produjeron en su mayoría en la costa de Alabama y en el extremo oriental del ‘panhandle’ de Florida, cerca de Pensacola, con unos pocos cientos de casos en el sureste de Mississippi. El número de afectados por los cortes aumentó rápidamente tras la caída de la noche y la llegada del meteoro.

Por otra parte, el Servicio Nacional de Meteorología emitió varias alertas por tornados en el sur de Alabama y en el ‘panhandle’ de Florida luego de que el radar indicó posibles fenómenos asociados con la tormenta. Por el momento no se reportaron daños.

Una de las zonas más afectadas hasta el momento fue el aeropuerto internacional de Pensacola, donde cayeron más de 10 centímetros (cuatro pulgadas) de lluvia.