Human Rights Watch evidencia crisis de salud en Venezuela

La falta de medicamentos y atención médica agrava la cris...
Reuters

Un informe de Human Rights Watch indica que Venezuela "atraviesa una crisis devastadora" y afirma que "el gobierno venezolano sigue negando la magnitud del problema".

Los hallazgos de la organización internacional defensora de derechos humanos se enfocaron en un drástico aumento en los casos de malaria y tuberculosis, brotes de enfermedades como sarampión y difteria, y escasez de un tratamiento antirretroviral para personas con VIH.

Un factor que está agravando la situación es el aumento de desnutrición que incrementa la proliferación de enfermedades infecciosas y complicaciones, dice HRW.

En este sentido, el informe indica que "estos brotes sugieren que existen graves deficiencias en la cobertura de vacunación".

Según la Organización Panamericana de la Salud: desde junio de 2017, se han informado más de 7.300 casos de sarampión en Venezuela, incluidos 5.500 casos confirmados y 64 muertes hasta septiembre de 2018. No se registraron casos de sarampión en Venezuela entre 2008 y 2015, salvo un único caso en 2012. El brote se ha extendido a otros países de la región, y hay más de 10.000 presuntos casos de sarampión en Brasil vinculados con el brote en Venezuela".

También, Human Rights Watch señala que, entre julio de 2016 y septiembre de 2018, se informaron más de 2.000 presuntos casos de difteria​, con 200 víctimas mortales, cuando entre 2006 y 2015 no se informaron casos en el país latinoamericano.

El comunicado cita también datos de la Organización de la Salud (OMS) que indica que han aumentado los casos de malaria; pasaron de 36 mil, en 2009, a 406 mil, en 2017; es decir, se ha convertido en una epidemia.

Migrantes venezolanos en campamentos rudimentarios, establecidos en países vecinos, como Colombia.

La causas, dice Human Rights Watch, podrían estar relacionadas con la falta de medicamentos, la falta de control de insectos y las actividades de minería ilegal que favorecen la reproducción de estos, por las aguas estancadas.

Los casos de tuberculosis tuvieron un aumento de dos mil casos, entre 2014 y 2016, llegando a más de 10 mil, el año pasado.

En cuanto al VIH, Human Rights Watch indica que "Venezuela es el único país de ingresos medios del mundo donde numerosos pacientes con VIH se ven obligados a suspender el tratamiento debido a la escasez generalizada de medicamentos antirretrovirales".

De nuevo, citando datos de la Organización Panamericana para la Salud y la OMS señala que "la cantidad de casos de VIH recientemente identificados en Venezuela aumentó un 24 % entre 2010 y 2016, y en 2016 hubo 6.500 nuevos diagnósticos".

Salud materna y desnutrición

Según el Ministerio de Salud de Venezuela, en 2016, la mortalidad materna aumentó un 65 % y la mortalidad infantil, un 30 % en tan solo un año.

LA MORGUE DE VENEZUELA EN LA QUE ESTALLAN CADÁVERES POR FALTA DE ENERGÍA ELÉCTRICA

Como la escasez de alimento, el aumento de casos de desnutrición son visibles. Según el comunicado de HRW, "muchos venezolanos, entre las decenas de los entrevistados en la frontera por el equipo de Human Rights Watch y John Hopkins, manifestaron haber perdido peso y comer una o dos veces por día en su país. Para algunos, la comida consistía únicamente en yuca o sardinas".

Según una encuesta publicada en Venezuela y realizada a nivel académico por tres universidades de dicho país, el 80 % de los hogares venezolanos están en situación de inseguridad alimentaria, porque no tienen una fuente segura de alimentos, y que "las personas relevadas habían perdido un promedio de 11 kilos durante 2017".

Por otro lado, dice el comunicado de prensa, según la organización humanitaria católica Cáritas Venezuela, en un año, entre 2017 y 2018, "ha aumentado en un 7% la desnutrición aguda moderada a severa entre niños y niñas de menos de cinco años. Las embarazadas también padecían el mal, en un 48%, en 2018."

"Es preocupantemente elevada la proporción de niños y niñas ingresados en hospitales con desnutrición aguda (del 18 % al 40%), de acuerdo con información proporcionada por profesionales de la salud venezolanos a Human Rights Watch".

Para ver el alcance de la crisis venezolana, el organismo dice que viajó a la frontera, con Brasil y Venezuela, con profesionales médicos y de salud pública del Centro por la Salud Humanitaria (Center for Humanitarian Health) de John Hopkins University y del Centro de Salud Pública y Derechos Humanos (Center for Public Health and Human Rights), que forma parte de la Escuela de Salud Pública Bloomberg en Johns Hopkins.

“El sistema de salud pública de Venezuela ha colapsado y ha puesto en riesgo las vidas de un número incalculable de venezolanos”, expresó Shannon Doocy, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública Bloomberg en Johns Hopkins, dice el comunicado. “La combinación de un sistema de salud fallido y escasez generalizada de alimentos ha provocado una catástrofe humanitaria, que seguirá empeorando si no se aborda con urgencia”, agrega la publicación del organismo.

Finalmente, el organismo denuncia al gobierno venezolano por interrumpir difusión de datos relevantes relacionados con indicadores de salud de Venezuela.