ONU denunció que China, Rusia y Nicaragua intimidan a los ciudadanos que critican a sus Gobiernos por la pandemia de coronavirus

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos defendió los derechos de los pueblos indígenas que se encuentran desatendidos en medio de la pandemia del COVID-19.

Según Bachelet, los miembros de las minorías raciales y étnicas y los pueblos indígenas tienen más probabilidades de morir de COVID-19 y son los más afectados por sus consecuencias socioeconómicas y continúan enfrentando una educación desigual; servicios y acceso inadecuados a la atención médica.

“Los pueblos indígenas también son particularmente vulnerables. El acceso inadecuado a la atención médica y otras instalaciones clave exacerba su riesgo de la pandemia, mientras que la ausencia de datos desglosados ​​dificulta la adopción de medidas personalizadas para abordar sus necesidades. Es hora de que este descuido termine”, señaló en su informe Bachelet ante la 44ª sesión del Consejo de Derechos Humanos actualización global sobre los derechos humanos y el impacto de la pandemia de COVID-19. 

Leer más: Pompeo asegura que "América Latina no tiene mejor amigo que EE.UU. en el Hemisferio Occidental"

La funcionaria señaló que la pandemia debería impulsar a los gobernantes a adoptar medidas transformadoras para aumentar la protección en políticas basadas en los derechos humanos, promoviendo la salud pública, la confianza pública en la orientación oficial y una mayor capacidad de recuperación social y económica.

“Exige urgentemente un liderazgo basado en la claridad, la evidencia y el principio para proteger a los miembros más vulnerables de la sociedad y abordar las profundas desigualdades que aceleran la incidencia y el impacto de la pandemia” recalcó en su discurso.

Respecto a los lugares de detención, Bachelet instó a las autoridades a mejorar la atención médica y a buscar alternativas no privativas de la libertad. “Acojo con beneplácito las medidas adoptadas por numerosos gobiernos para permitir la liberación de decenas de miles de prisioneros, en línea con nuestros llamamientos para abordar el contagio y el hacinamiento. Insto a que se preste más atención a la liberación de las mujeres y los niños privados de libertad, a la luz de los bajos números liberados a nivel mundial, así como a la acción para defender los derechos de los detenidos extranjeros a la asistencia consular”.

Leer más: Fallece por coronavirus médico sandinista que reclamó a Daniel Ortega por el precio de las mascarillas

La Alta Comisionada lamenta que la pandemia del COVID-19 está siendo instrumentalizada para limitar los derechos de las personas a hablar, expresar opiniones y participar en la toma de decisiones que afectan sus vidas. 

“En la Federación de Rusia, China, Kosovo [1] , Nicaragua y muchos otros países, tomo nota de los informes e intimidación contra periodistas, blogueros y activistas cívicos, en particular a nivel local, con el objetivo aparente de desalentar críticas a las autoridades 'respuestas a COVID-19”

Bachelet también mencionó las severas restricciones a la libertad de expresión, de asociación y reunión pacífica en Egipto así como la aplicación arbitraria y excesiva de medidas contra la pandemia en El Salvador.

“La censura y la criminalización de los discursos son susceptibles de suprimir informaciones cruciales necesarias para enfrentarse a la pandemia”, dijo Bachelet, que pidió luchar contra la desinformación.

“En Bielorrusia, Brasil, Burundi, Nicaragua, Tanzania y Estados Unidos, entre otros, temo que las declaraciones que niegan la realidad del contagio del virus y la polarización creciente de las preguntas clave intensifiquen la gravedad de la pandemia”, afirmó.

Bachelet también reiteró su llamamiento para levantar parte de las sanciones internacionales “para garantizar que los cuidados médicos y la ayuda sean accesibles a todo el mundo”.

Aquí el informe íntegro 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ