Cardenal Leopoldo Brenes desmiente a Rosario Murillo: fue un acto terrorista, planificado y no había velas

El Cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes calificó el ataque a la Iglesia Católica como “un acto terrorista”, luego que un hombre aún no identificado lanzó una bomba artesanal en el interior de la Capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua.

“Un acto terrorista, lo quiero decir claramente, esto es un acto de amedrentar a la iglesia en su misión evangelizadora, nuestra misión es seguir anunciando la palabra del Señor, esto hiere el sentimiento dentro de nosotros”, manifestó Brenes.

Leer más: Rosario Murillo dice que velas quemaron sangre de cristo y descarta bomba

Más temprano, la sancionada vicepresidente Rosario Murillo señaló que el incendio fue provocado por unas veladores que encienden los feligreses “lamentablemente se combustionó la estructural, las cortinas y las flores que lo adornaban por la existencia de veladoras encendidas en el entorno a la sangre de Cristo se comprobó que son las veladoras que encienden los feligreses que buscamos como pagar promesas a nuestros santos, en este caso nuestra sagrada Sangre de Cristo”, justificó Murillo en su intervención este mediodía.

Sin embargo, el cardenal hizo hincapié que no existen ni veladoras, ni cortinas cerca de la imagen de la Sangre de Cristo “No hay ninguna vela y tampoco tenemos cortinas, nuestra capilla no tiene cortinas y no tiene veladoras, estos son actos de terrorismo, una bomba de gran poder, la imagen quedó calcinada, hemos derramado muchas lágrimas porque esta imagen para nosotros significa mucho y también para el pueblo católico y el pueblo devoto de la sangre de Cristo”, manifestó el religioso.

Leer más: Terrorismo contra iglesia católica en Nicaragua: bomba explota en capilla de sangre de Cristo en Catedral de Managua

En conferencia de prensa, Brenes informó que el hombre que cometió el acto terrorista tenía todo “planificado” porque sabía exactamente por donde iba a ingresar y escapar “es un acto condenable de mi parte como también de mis colaboradores y quiero decir claramente que fue un acto planificado con mucha calma. Según lo que me decían algunos laicos que el hombre pasó más de 20 minutos dando vueltas alrededor y después que tiró ese artefacto, una bomba molotov, la verdad tendrá que salir a luz, hasta planificó por dónde iba a salir, hay una verja que se nos robaron hace poco y por ahí salió”, explicó el cardenal.

Ante los hechos injustificables, el arzobispo insistió que fue planificado y descartó la existencia de veladoras en el lugar “El (agresor) planificó todo por dónde entrar, cómo hacerlo y luego por donde escapar, o sea que esto verdaderamente estaba planificado, quiero también dejar muy claro porque a ver una especulación de decir que fue producto de una candela o que fue producto de una veladora, quiero decir que no habían veladoras ahí, desde que su eminencia señor cardenal yo asesore al cardenal yo le dije a él junto a la imagen de la sangre de Cristo no puede haber velas”

Leer más: MRS y Cosep condenan acto de terrorismo en contra de la iglesia católica en Nicaragua

La imagen de la sangre de Cristo tenía más de 300 años de ser venerada en la arquidiócesis. La imagen  de Jesús crucificado  o la venerable  imagen  de la Sangre de Cristo de la Catedral de Managua fue traída a Nicaragua el 4 de julio de 1638  desde Guatemala. Fue ahora totalamente destruida una de la joyas de casi 400 años de antiguedad de los Managua y de la Iglesia Católica Nicaragüense.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ