“Un pueblo pobre y creyente es más fuerte que la violencia y la injusticia de cualquier gobernante”, expresó Báez

“Dios no quiere vivir en una casa material, en un templo, sino en la historia, en medio de nuestra vida diaria”, expresó Monseñor Silvio Báez, quien señaló que Dios quiere venir a nosotros en medio de los acontecimientos. 

El Obispo se refirió al pasaje bíblico en el que el Rey David decide construir una “casa” para el Señor, un templo digno para él. Sin embargo, esa misma noche, el profeta Natán le manifiesta a David que el Señor no quiere que le construya una “casa” (2 Samuel 7: 5).

Monseñor Báez señaló que las personas más pobres y humildes siguen confiando, esperando e invocando la venida del rey mesías prometido, quien cambiará la “historia” de los pueblos oprimidos.

LEER MÁS: OACNUDH demanda a Ortega Murillo continuar liberación de presos políticos

“La maldad de los reyes no apagó la esperanza de los pobres. Los pobres que creen en Dios poseen una fuerza extraordinaria para resistir y esperar. Un pueblo pobre y creyente es más fuerte que la violencia y la injusticia de cualquier gobernante. Los pobres y humildes que confían en Dios pueden cambiar la historia”, expresó Báez.

El religioso recordó a los creyentes que el reino de Dios es justicia, paz, verdad y amor, y rechaza el  “poder y la opresión” “Su palabra y su espíritu traerán a la humanidad la liberación del pecado y de la muerte. Este hijo no nacerá como fruto del amor de unos esposos que se aman mutuamente. Nacerá como fruto del amor de Dios a toda la humanidad”, dijo.

“Nada es imposible para Dios” señaló Báez, quien pidió a la feligresía a no vivir prisioneros “A veces parece que las cosas no tienen arreglo, pero más allá de lo que podemos ver y comprender, está Dios transformando todo para nuestro bien. Cuando dejamos espacio a su amor y confiamos en él, lo imposible empieza a hacerse realidad. Contemos siempre con el Dios de lo imposible”, dijo el religioso.

LEER MÁS: Contienda electoral "plagada de inhibiciones" sería un fracaso considera Bosco Matamoros

Según Monseñor Báez, Dios sigue buscando hombres y mujeres que como María (la madre de Jesús) se abran a él con infinita confianza. 

“Sigue necesitando personas dispuestas a colaborar con él para dar vida al mundo. Busca hombres y mujeres pobres que sepan esperar y confiar en él, que se arriesguen por los demás y no teman ser dóciles a la acción del Espíritu como María. Dios sigue buscando personas que escuchen su palabra y crean en sus promesas como María”, señaló.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ