Rosario Murillo ataca a Cristiana Chamorro ¿ungidos por quién?

La sancionada vicepresidente Rosario Murillo exigió a la comunidad internacional “respeto” al proceso electoral, al mismo tiempo, que agregó que el pueblo nicaragüense es “dueño” de definir su proceso, pese a que se rehúsan a realizar reformas electorales necesarias para elecciones libres, transparentes y observadas.

“Respeto que es lo que reclamamos al mundo, no interferencia, no pretender regir los destinos de otras naciones, de otros pueblos, no pretender erigirse en quienes deciden por injerencia el destino de nuestra patria. Los nicaragüenses tenemos el derecho a definir nuestro proceso, nuestra ruta, nuestro camino, nuestro destino entre nicaragüenses y el derecho que tenemos los nicaragüenses de construir una unidad que ha experimentado fracturas provocadas y promovidas desde el imperio pero una unidad que no se expropia, la unidad por el bien común en Nicaragua no tiene otro dueño que no sea el pueblo nicaragüense”, dijo Murillo.

En su intervención, la vicepresidenta atacó a la oposición nicaragüense porque en los últimos días ha presentado posibles candidatos a la presidencia de la República. 

“Aquellos que se confunden y andan buscando bendiciones donde no deben porque el pueblo es el que bendice, también los expedientes, es decir la historia de vida, de quienes buscan bendición (...) Todos tenemos derecho al bienestar, todos tenemos derecho a sentirnos dignos, en estos tiempos nuestro derecho supremo no lo puede violentar nadie, ni los ungidos, un montón de ungidos andan por ahí, ¿ungidos por quién? ni siquiera su trayectoria de vida los defiende, ni los hace ponerse de pie, agachados son y vendepatrias son y prácticamente no sólo el personaje o la personaje, sino una historia de familia que de patrimonio heroico no tiene nada porque el heroísmo es del pueblo”, dijo Murillo en un ataque directo a Cristiana Chamorro, quien manifestó que si es necesario una mayor contribución de su parte para derrotar a la dictadura, "mi respuesta será sí a Nicaragua".

LEER MÁS: Cristiana Chamorro: "mi respuesta será sí a Nicaragua"

La sancionada Murillo continuó su monólogo plagado de ataques a las voces disidentes y señaló que el régimen sandinista está “orgulloso” de los programas y proyectos que desarrolla en el país.

“Nosotros los nicaragüenses sabemos ser cristianos y solidarios exigimos respeto al mundo, nos sentimos orgullosos de nuestros procesos sociales, de nuestro proceso de reconciliación, nos sentimos orgullosos de la capacidad que tenemos de protagonizar proyectos y programas económicos, sociales, culturales en vida buena, nunca crímenes, no terrorismo destructor, nunca olvidará el pueblo nicaragüense a quienes interrumpieron este proceso de desarrollo que traía nuestra Nicaragua, (...) no es lícito perdonar, olvidar a quienes irrumpieron para alterar la convivencia pacífica de las familias nicaragüense, imposible olvidar, muy difícilm ahí están unos cuantosm los unos cuantos quieren que olvidemos el terror esas noches de cuchillos largos que ellos protagonizaron”, manifestó.

LEER MÁS: Dora María Téllez: discurso de Ortega fue de lamento, lució desgastado y desanimado

Murillo: Que nos dejen en paz

En una secuencia, al discurso del dictador Daniel Ortega, Rosario Murillo exigió paz, en un contexto de represión gubernamental y presos políticos en las cárceles del país. 

“Este año iniciamos dándole continuidad a una exigencia vital que nos respeten, que nos respeten que no se inmiscuya en nuestros procesos, que nos dejen en paz vivir nuestros procesos y andar nuestros caminos, sabemos hacerlo, lo hemos hecho (...) exigimos respeto y ojalá, aquellos que dicen ser nicaragüense se respeten así mismo y dejen de arrodillarse frente amos que creen, que creen que les bendecirán ya dijimos que es el pueblo que bendice”, concluyó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ