Monseñor Álvarez: "los verdaderos líderes vienen del silencio" sobre políticos en Nicaragua

En su homilía de este domingo 28 de febrero monseñor Rolando Álvarez destacó que “en Nicaragua se levantan muchas voces, unas transmiten odio, otras desesperanzas, otras miedo, otras agitaciones, otras protagonismos indefinidos, otras también transmiten una cultura contra la vida, cuantos defienden la muerte en el seno de la madre irrespetando el derecho fundamental de la vida del inocente” dijo Álvarez.

Destacó que “si se falta a ese derechos, todos los demás derechos humanos son vulnerados e irrespetados".

Lea Más: Monseñor Álvarez llama a trabajar por una Nicaragua con visión de nación, sin ambiciones personales

El obispo también criticó las voces que "se alzan contra la familia tal y como Dios la fundo en el Genesis. Ante tantas voces, escuchemos la voz del Señor, les he dicho en otras ocasiones que se escucha la voz del Señor en el silencio, les he dicho en otras ocasiones que los verdaderos libertadores viene del silencio del desierto no de la prisa, como dice la canción con una frase no se gana al pueblo, ni con un disfraz de poeta” dijo el religioso.

                                                       

Monseñor recalcó que a un pueblo se debe de ganar con respeto, “un pueblo es más que una maleta perdida en la estación del tiempo esperando sin dueño a que amanezca. Con una frase no se gana a un pueblo ni con una palmada en su paisaje ni con un aprender de su lenguaje ni con una canción que impregne el odio y que llene tu negocio. A un pueblo se le gana con respeto a su dignidad y a su trabajo" criticó el religioso.

Lea Más: Monseñor Rolando Álvarez insta a feligresía a no perder la “esperanza” ante la “barbarie y crueldad”

En varias homilías Monseñor Álvarez ha destacado la sabiduría del pueblo nicaragüense y que sabe escuchar y hacer silencio, "es capaz de saber quien puede tocar las llagas de los más pobres, más necesitados y capaz de hablarle al pueblo y al mismo tiempo ser pueblo".

“El pueblo nicaragüense que es inteligente está atento del que es capaz de tocar las llagas de los pobres, de los heridos, de los más necesitados, es decir capaz de abajarse de anonadarse y capaz no solo de hablarle al pueblo sino sobre todo de ser pueblo” refirió el obispo Álvarez en su homilía del 14 de febrero.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ