Rafael Solís ve a Daniel Ortega duro, sancionado y no hará cambios sustanciales en poder electoral

Gerall Chávez

El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, exiliado en Costa Rica desde enero del 2019, no avizora cambios sustanciales en el Consejo Supremo Electoral, donde Daniel Ortega mantendría a 5 magistrados sandinistas de la línea dura y a dos posiblemente independientes, pero sin mucho margen de acción y poder en ese poder del Estado. Solís, considera que la oposición tiene que "luchar" por ir a las elecciones, "si se dan las condiciones". En una amplia entrevista concedida a medios en el exilio como 100% Noticias, Solís, aunque no quiso ahondar en la salud de Ortega, valoró que si falla como columna vertebral del FSLN, el partido sandinista se desmorona. 

"Tenemos que esperar, estas dos semanas son claves y obviamente el mes de mayo y ahí va a quedar más clara la perspectiva de que si se va a ir a elecciones y quienes van a ir...tienen que superar el tema de la unidad para ir con candidatura única de lo contrario si van divididos no veo que ganen" dijo Solís con respecto a la oposición.

Solís, quien trabajo por 41 años con Daniel Ortega y el FSLN, considera que el dictador se va asegurar nuevamente fichas fieles y la mayoría del Consejo Supremo Electoral. El exmagistrado no ve el mismo escenario que hubo en 1990 cuando se buscó a un notable para que fuera el fiel de la balanza en el Consejo Supremo Electoral, pero en este contexto analiza que "ahora no hay notable que valga, a lo más, no lo veo sinceramente podrán quedar 4 magistrados sandinistas de línea dura y a lo mejor otros 2 de oposición parlamentaria y otro extraparlamentario ese sería el cuadro ideal, pero lo más seguro es que queden 5 (sandinistas) a 2 (no sandinistas)" manifestó el Dr. Solís.

¿Qué puede hacer cambiar a Daniel Ortega? preguntamos en referencia a la iniciativa de reforma a la ley electoral que presentaron diputados sandinistas, que fue rechazada por oposición por ser excluyente, inhibitoria, no garantiza observación electoral y prohíbe que se reciban donaciones.

"Trabajé 41 años con ellos no creo que las cambien, sin embargo pudiera ser que presión internacional lo haga cambiar porque va a quedar en una soledad y aislamiento total al aprobar la ley como está, va a echarse encima a la OEA, a la comunidad internacional, tanto a  los Norteamericanos y Europeos, existe posiblibilidad que si no cambia la ley, la oposición no participe" valoró Solís.

Leer más: Congresistas demócratas y republicanos tildan de "cortina de humo" reforma electoral de Daniel Ortega

Según Solís, la Ley RENACER, que presentaron senadores republicanos y demócratas en Estados Unidos y proyecta más sanciones específica para el régimen, pudiera ser "un factor que puede tomar en cuenta Ortega, la aprobación de ley RENACER es mucho más dura que la Ley Nica Act y es más específica contra Nicaragua establece más sanciones".

"A lo mejor la proximidad de la aprobación de la Ley RENACER, lo haga cambiar de criterio y diga bueno, voy a negociar, esta reforma para que no me apliquen Ley RENACER de manera más dura, creo que pudiera ser un factor de cambio" agregó.

                                                    

¿Ortega pudiera llegar a Noviembre sancionado? 

"Si se aprueba la ley RENACER con todas esas disposiciones, se pueden sancionar al Presidente de la República para abajo, son cosas que tiene que estar valorando" proyectó Solís.

Ortega está duro

El exmagistrado judicial y ex operador político del FSLN en el Poder judicial, estima que la dureza, el no ceder de Daniel Ortega lo dejará completamente aislado y traerá grandes perjuicios a todos los nicaragüenses, no solo a su partido y sus militantes.

"A mi me preocupa que Ortega esté duro, no solo por las elecciones, los candidatos, sino por todo mundo, por consecuencias que pueda tener su dureza en la vida de los nicaragüenses y la dureza de Ortega genera dureza de Estados Unidos,  de la Unión Europea, es una escalada de dureza que va a desembocar en una Nicaragua muy pero muy aislada (...) y hasta con la posibilidad real que pueda darse otra insurrección aunque sea cívica", aseveró el exmagistrado.

Reiteró  "hasta el día de hoy 19 de abril está duro, está duro no estoy seguro que vaya a cambiar de posición y vaya a flexibilizarse, la lógica del poder y la lógica de mantenerse en el poder de parte de ellos me da a mi la percepción que se van a mantener duros, no van a flexibilizarse" y consideró que solo un milagro como en 1990 que se involucraron países centroamericanos, personalidades como el expresidente Óscar Arias de Costa Rica, que en ese momento se logró garantizar unas elecciones observadas. Valora que con un diálogo donde estén representantes internacionales, el Vaticano, pudiera darse una "negociación que todo el mundo la quiere".

Siga leyendo: Daniel Ortega subestima las advertencias de EE.UU, no esperaban ley Renacer

¿Falla Ortega, se desmorona el frente?

El dictador Daniel Ortega sigue siendo un factor de unidad dentro de las filas del sandinismo, aunque según Solís, la sancionada vicepresidenta ha ganado terreno y poder, aunque en algunos sectores, sobre todo en la vieja guardia "no es bien aceptada" .

"Los dos pueden ser factor de unidad, pero pudiera ser que él es el mayor factor de unidad y si Ortega llegara a fallar habría una situación difícil dentro del frente, todos eso son hipótesis hay mucha especulación sobre su salud y yo no quisiera opinar sobre eso. Sí creo que es factor de unidad de cohesión y su liderazgo es fuerte dentro del frente, hay un sector del sandinismo que no es como que lo ponen otras personas, es un sector minoritario, que no están de acuerdo con Ortega, y con el Frente" analizó Solís, quien no tiene fecha de regreso a Nicaragua, pues considera que lo pueden echar preso, ya que fue tachado de traición a la patria porque renunció a sus funciones de magistrado. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ