Monseñor Báez: “Dios no tolera a los faraones de la antigüedad, ni a los faraones de hoy”

Monseñor Silvio Báez manifestó que Dios no es “indiferente” ante la injusticia, sufrimiento de los pobres y el dolor de las víctimas, sino que se pone de su parte, les hace justicia y los libera. En su homilía, el Obispo Auxiliar, considera que Dios traerá la liberación de los ciudadanos que están sometidos al poder “despótico” del “Faraón”, en referencia a los que ostentan el poder de forma autoritaria.

Desde la parroquia Saint Agatha, en Miami, Florida, Estados Unidos, el prelado se refirió a la misión de Moisés, antes de entrar en la tierra prometida “¿Hay algún pueblo que haya oído como tú has oído la voz del Dios vivo hablando de en medio del fuego, y haya sobrevivido?” en el pasaje bíblico del Deuteronomio 4:33-34 “El Dios eterno y omnipotente se inclinó para hablarle a un pueblo. El Dios invisible a los ojos humanos hizo posible que su voz se escuchase en la tierra”

LEER MÁS: Wilton Gutiérrez: “estoy feliz porque ya estoy con mi mamá" al fin juntos madre e hijo

Según Báez, el pasaje es una clara referencia a la liberación de los israelitas que eran esclavos en Egipto, sometidos al poder despótico del Faraón “Aquella situación de opresión atrajo la atención de Dios, quien decidió intervenir en la historia. Dios no es indiferente ante la injusticia, el sufrimiento de los pobres y el dolor de las víctimas, sino que se pone de su parte, les hace justicia y los libera”

Para el obispo, Dios nunca es neutral ante las injusticias de quienes se creen dueños de la historia. “Ser neutral ante la injusticia y la violencia es hacerse cómplice de quienes cometen estos crímenes. Por eso Dios no es neutral. Guardar silencio o mirar a otro lado, mientras los poderosos atentan contra la libertad, manipulan la justicia y arrebatan la vida de las personas es negar al Dios de la vida y de la liberación. Dios no tolera a los faraones de la antigüedad, ni a los faraones de hoy. Tarde o temprano los derriba de sus falsos tronos”

                                                   

Báez expresó que son necesarios ciudadanos comprometidos a favor de transformaciones sociales que erradiquen los poderes despóticos, dignifiquen a las personas, hagan justicia a las víctimas y generen relaciones de solidaridad, de paz y de libertad.

SEGUIR LEYENDO: William Grigsby confirma juicio político contra Cristiana Chamorro

“Como nos ha enseñado la experiencia, las transformaciones sociales no bastan. Sin personas íntegras, libres de ídolos, respetuosas de la justicia, capaces de amar y de servir, los procesos de cambio social son precarios y hasta se pueden pervertir. Por eso, Dios actúa en el corazón de los seres humanos”, manifestó. 

Monseñor Báez llamó a la feligresía a dejar que el Espíritu Santo conduzca sus vidas “El Espíritu de Dios realiza la auténtica liberación en nuestro interior, nos libera de los miedos y ataduras que nos esclavizan y de las actitudes egoístas y mezquinas que nos deshumanizan. Al mismo tiempo, el Espíritu hace posible que mantengamos viva la esperanza, aun en medio del desconcierto y los fracasos, hasta ser introducidos por él en la vida eterna, más allá del dolor y de la muerte”

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ