Monseñor Álvarez: la fuerza de la libertad nos garantiza una nueva nación sin exclusiones

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa,  en su homilía de este domingo pidió a los nicaragüenses a no tener miedo a la "fuerza de la esperanza" y de la libertad para construir un país para todos. El mensaje del obispo se da en medio de la radicalización del régimen de Daniel Ortega, que ha encarcelado a líderes de la oposición y empresarios.

“La fuerza de la libertad nos garantiza una nueva nación sin exclusiones con un estado funcional moderno y pluralista”, dijo Álvarez.

"La barca es Nicaragua", dijo Álvarez al reflexionar sobre el episodio de la tormenta que vivieron Jesús y sus discípulos al navegar por el lago de Galilea. 

LEER MÁS: Impunidad a tres años de la masacre de familia en barrio Carlos Marx

"No podemos continuar viviendo como si se estuviera en guerra de todos contra todos y contra todo (...) Los nicaragüenses debemos pasar a la otra orilla a la del amor, a la de la verdad y a la de la gracia" manifestó el obispo quien expresó que el amor de Cristo nos urge a todos los nicaragüenses.

                                                 

Al reflexionar sobre esas olas fuertes que se estrellaban en la barca de los discípulos y Jesús, dijo "Entreguémosle cualquier zozobra o agitación exterior o interna que pretenda quitarnos la paz, al igual que los discípulos experimentaremos que con él a bordo no se naufraga(...)esa es la potencia de Dios convertir en algo bueno, incluso lo malo". 

Álvarez recordó que "el amor es una fuerza invencible, así lo manifestó para liberarnos del dominio del mal, al igual como sucedió del éxodo de Egipto cuando Dios los liberó del poder del faraón y lo hizo con brazo fuerte y mano extendida".

LE PUEDE INTERESAR: Ley RENACER será aprobada el próximo martes por el Comité de Relaciones Exteriores de EEUU

Invitó a los feligreses a que “No tengamos miedo a la fuerza de la esperanza, la fuerza de la esperanza es indestructible e invencible, la esperanza es inquieta y trabaja por lo que espera(… )No tengamos miedo a la fuerza de la libertad porque para ser libres nos liberó Cristo, la fuerza de la libertad es indestructible e invencible, Cristo es nuestra paz y nuestra esperanza”, aseguró Monseñor Álvarez.

                                                     

“No podemos negar la oportunidad de construir un país para todos, debemos aprender la tolerancia, el respeto al criterio del otro, debemos de seguir insistiendo que los problemas de Nicaragua los debemos de resolverlos los nicaragüenses, esperemos aún en contra de las peores adversidades y trabajemos incansablemente por la justicia y la paz”, reiteró Monseñor Álvarez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ