Monseñor Báez pide dejar "hipocresía diplomática" ante "régimen de crueldad" en Nicaragua

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez, hizo un llamado urgente a los países del mundo y sobre todo a los países de Centro América a voltear su mirada hacia Nicaragua que vive bajo un "sistema de crueldad" por la represión de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Báez participó en una "Jornada Espiritual" organizada por "Nicaragüenses En El Mundo" donde diferentes familiares y organizaciones de presas y presos políticos alzaron su voz para demandar la libertad de los detenidos. 

El obispo definió en esta jornada de solidaridad como un "sistema de crueldad" lo que se vive en el país "se podría definir de muchas maneras utilizando conceptos de ciencias sociales y política, pero creo que el adjetivo cruel es el mejor para definir el régimen, es un régimen de crueldad" aseguró. 

LEER MÁS: Blinken denuncia “sombrío camino” de Ortega y Murillo, alarmante ataque a libertades al saludar 200 años de independencia

Báez pidió a los países de la región, comunidad internacional, así como a las organismos humanitarios a que "intervengan" en el país. 

"Hay que ir más allá de la hipocresía diplomática" demandó el obispo y prosiguió "lo que ocurre en Nicaragua no puede ser ajeno a otras naciones del mundo. Los países de Centroamérica son los primeros que tienen que volver la mirada y el resto de países para parar esta crueldad, para liberar a los presos políticos. Intervenir para solucionar en menor tiempo posible, porque el pueblo Nicaragua está sumamente maltratado y necesita ayuda" manifestó Báez. 

El Buen Samaritano

El mensaje de Báez para las víctimas de cárcel y familiares de asesinados por la represión y exiliados, giró también en torno a la parábola del buen samaritano en la Biblia y que compartió Jesús con sus discípulos. Recordó que un hombre cayó en manos de una banda de delincuentes, le robaron, hirieron y lo "dejaron medio muerto"

"Jesús propone como solución, para superar un régimen de crueldad, la compasión y misericordia, el sentir el dolor del otro como propio, hacerse cargo y ayudar (...) una Iglesia misericordiosa sabe donde es su lugar, al lado del herido, sabe cual es su actitud, no la indiferencia" argumentó Báez. 

SEGUIR LEYENDO: Carlos Sánchez Berzaín: "Daniel Ortega avanza hacia el abismo"

Báez llamó a "superar la indiferencia con la resistencia misericordiosa, hay que oponernos a la crueldad, no podemos tolerar la crueldad, no nos podemos acostumbrar, no  podemos dar media vuelta y hacer que no hemos visto nada". 

La otra lección de la parábola, es que el buen samaritano "se hizo prójimo del herido" y "creó  proximidad con la víctima que estaba en el camino" y adaptándola a estos tiempos estuvo no solo en la rehabilitación sino que es "parte activa en la reparación de la víctima (...) hoy el herido es todo un pueblo víctima de injusticia". 

"Si hoy Jesús contara la parábola, nos pediría identificar a la banda de asaltantes para denunciarlos, hacer todo lo posible a nivel estructural para que este herido no vaya a caer otra vez en manos de esta banda de delincuentes, esto es resistencia misericordiosa" que permite "crear vínculos" con las víctimas, reflexionó Báez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ