Monseñor Báez: “No es el momento de descalificaciones absurdas, es tiempo de reconocer que nos une”

Monseñor Silvio Báez asegura que actualmente hay muchos creyentes dispuestos a luchar contra “demonios modernos”, es decir, aquellos que se disfrazan de políticos, y se imponen con autoritarismo y crueldad en las sociedades provocando dolor, pobreza y migración forzada. Por eso, pidió a los ciudadanos a no crear innecesarios y artificiales enfrentamientos “ideológicos” que impiden una unidad nacional que busque el bien de todos. 

“Hoy hay mucha gente comprometida en luchar contra terribles “demonios modernos: los grupos mafiosos que, con disfraz de políticos, se imponen con autoritarismo y crueldad sobre nuestras sociedades provocando dolor, pobreza y migración forzada”, dijo Báez.

LEER MÁS: Expresidente Óscar Arias asegura que "Nicaragua es una dictadura en todas sus dimensiones"

Continuó “Los corruptos que le roban el dinero al pueblo a través de transacciones sucias, lavado de dinero y tráfico de influencias; las empresas nacionales o transnacionales que explotan las riquezas naturales de nuestros países, con políticas extractivas que empobrecen a las mayorías y contaminan el medio ambiente”

El obispo retomó el pasaje bíblico en Marcos 9,38-40 en el que los discípulos prohibieron a un desconocido expulsar demonios en el nombre de Jesús. En ese momento, el Nazareno dijo a sus seguidores que toda persona que expulse a los demonios que rebajan al ser humano y deshumanizan a la sociedad, está llevando adelante su obra.

“Jesús adopta siempre una actitud abierta e inclusiva. Él es el hombre sin fronteras, cuyo único deseo y voluntad es dar vida, abrir caminos para que todos tengan una existencia sana y digna”, manifestó

SEGUIR LEYENDO: Situación en Nicaragua "pone en tela de juicio la validez y legitimidad" de elecciones, declaran ocho países en ONU

En este sentido, Monseñor instó a los creyentes a promover la “unidad” y evitar el “sectarismo” “Toda persona, organización, partido político o gobierno que esté dispuesto a sanear las estructuras sociales y construir sociedades fundadas en el respeto a los derechos de las personas y la búsqueda del bien común, está de parte de Jesús”.

“Quien lucha por la libertad y la dignidad de la gente, sobre todo a favor de los más pobres y olvidados, trabaja por el proyecto del reino de Dios que anunció Jesús, aunque no lo sepa o no esté dispuesto a reconocerlo. Quien hace el bien no es un rival de la Iglesia, sino alguien a quien apoyar y acoger”, agregó

También instó a los creyentes a evitar “etiquetas y descalificaciones” que dividen y enfrentan, sino a buscar la “unidad” para derrotar las tiranías. “En nuestros países es necesaria la reconstrucción de la gran familia nacional, a menudo fracturada y fraccionada por artificiales enfrentamientos que no le hacen bien a nadie. Urge la unidad de la ciudadanía para afrontar las consecuencias nefastas de las tiranías que nos dañan a todos y las grandes diferencias sociales que crean nuevas pobrezas”

Y agregó “Hoy está fuera de lugar crear innecesarios y muchas veces artificiales enfrentamientos “ideológicos” que impiden una unidad nacional que busque el bien de todos. El evangelio de hoy nos recuerda que no es el momento de descalificaciones absurdas. Ha llegado el tiempo de reconocer que es más lo que nos une que lo que nos separa”

LEER MÁS: Los Ortega Murillo se quedan sin promesa en campaña electoral

“Son signos del reino de Dios los políticos honestos que renuncian a sus intereses y aman al pueblo, los educadores que se dedican a formar con auténticos valores a las nuevas generaciones, los empresarios que anteponen a la ganancia económica el bien de las personas, los periodistas que dicen la verdad y usan la libertad de expresión para crear una sociedad mejor, los trabajadores que son responsables y solidarios, los policías que se niegan a reprimir a su pueblo por seguir su conciencia recta, los médicos que se dedican a curar a la gente enferma con competencia y cariño, a veces a costa de su propia vida. Todos ellos, aunque no sean cristianos, aunque no profesen explícitamente su fe en Jesús y no vengan al templo, “están con nosotros”, “están a favor nuestro”, “son de los nuestros”, pues con su vida y su trabajo contribuyen a que el mundo sea mejor, más humano, más fraterno, más digno”, concluyó 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ