Régimen en Nicaragua impulsa reforma para desaforar a diputados sin sentencia firme

El régimen de Daniel Ortega en Nicaragua a través del Presidente de la Asamblea Nacional, el sancionado Gustavo Porras aprobará en los próximos días una reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, que contempla suspender de forma inmediata a cualquier diputado que sea acusado penalmente en los tribunales de justicia.

Actualmente la Ley orgánica del poder legislativo contempla entre las causales para suspender a un diputado que "haya sido condenado mediante sentencia firme, a la pena de privación de libertad, o de inhabilitación para ejercer el cargo, por un término menor al resto de su período, mientras dure la pena", pero en la reforma el desafuero es "exprés". Solo bastará que sea acusado penalmente.

LEER MÁS: Los Ortega Murillo se quedan sin promesa en campaña electoral

El Artículo 23 de la reforma establece que el diputado o diputada quedará suspenso en el ejercicio de sus derechos "Cuando previa privación de la inmunidad, el Diputado o  Diputada este siendo procesado por la supuesta comisión de un delito. Recibida la notificación correspondiente, la Junta Directiva, en la próxima inmediata reunión, incorporará al suplente al trabajo parlamentario. Si tras realizarse el juicio la sentencia es absolutoria, se le restituirán todos sus derechos" indica el texto de la reforma propuesto por el diputado sandinista Gustavo Porras.

Para la exdiputada Edipcia Dubón, exiliada en Costa Rica, el objetivo del régimen con esta reforma es "quitarle autonomía a los diputados" utilizando como herramienta de intimidación al poder judicial, que se "utilizar como hemos visto para criminalizar y perseguir".

"En esa medida no hay la posibilidad que se sienta que puedan tener autonomía para la gestión porque van a tener siempre una espada de Damocles siempre sobre sus gargantas" analizó Dubón.

SEGUIR LEYENDO: Expresidente Óscar Arias asegura que "Nicaragua es una dictadura en todas sus dimensiones"

Daniel Ortega y Rosario Murillo, van a unas votaciones este 7 de noviembre, seriamente cuestionadas por la detención de liderazgos de oposición y de siete precandidatos presidenciales. Ortega a través de policía, fiscalía y poder judicial, los acusa de "traidores a la patria" de "conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional", tras la aplicación de sanciones a sus hijos, esposa, jefe policial, jefe militar y círculo más cercano. 

Siete partidos políticos van a estos comicios, el FSLN y seis más considerados "colaboracionistas" o "zancudos". Para Edipcia Dubón la reforma a la Ley orgánica del poder legislativo, evidencia la "maniobra" para "más hacer más control legislativo", con el fin que ni los "colaboracionistas" se atrevan a cuestionar desde el plenario al régimen Ortega Murillo.

LEER MÁS: Situación en Nicaragua "pone en tela de juicio la validez y legitimidad" de elecciones, declaran ocho países en ONU

"Es sobre todo para evitar que hayan posiciones disidentes ante el quehacer de los diputados y de liderazgos a lo interno del mismo partido, porque es innecesario cuando se supone que tienen ya el control de todo el aparato legislativo" reflexionó Dubón.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ