Joven con discapacidad visual denuncia acoso sexual, hombres le tocaron sus glúteos mientras caminaba

“No sabía que hacer, lo que tengo es mi voz”, reza la denuncia de una joven con discapacidad visual que fue víctima de acoso por parte de un guarda de seguridad que labora en el parque Las Madres en Managua. Además, denunció que otros dos hombres la agredieron sexualmente mientras caminaba hacía Los Pipitos. 

En una denuncia pública, una joven con discapacidad visual informó que el pasado primero de octubre entre las 2:00 - 3:00 de la tarde se dirigía a pie en el trayecto del parque Las Madres hacia Los Pipitos en Bolonia cuando fue acosada por el CPF del parque.

LEER MÁS: Opositora Marvia Padilla "Rayza" sufre atentado en Costa Rica

“Desde su entrada principal hasta su salida fui asediada por un CPF quién caminaba persiguiéndome, haciéndome preguntas sobre mi estado físico, haciendo alusión al lugar donde vivo, la ruta de bus que utilizo, hacia dónde me dirigía y por que andaba sola por el parque”, reza la denuncia

Según la víctima, no es la primera vez que es acosada al transitar por el lugar “he sido víctimas de asedio en reiteradas ocasiones pero esta vez este sujeto hizo referencia a mi rutina personal, quería salir corriendo pero se hacía difícil para mí”

También denunció que al salir del parque Las Madres fue interceptada por dos agresores sexuales quienes le hicieron tocamientos en sus glúteos “me acosaron sexualmente realizando con fuerza manoseo sexuales en mis glúteos (nalgas), comentarios lascivos, en mi contra, los agresores luego de haber cometido este delito percibí se fueron caminando como si nada y yo camine rápidamente para alejarme del lugar de los agresores”

La joven señaló que por su discapacidad visual no pueden identificar a sus agresores.

SEGUIR LEYENDO: Nica muere electrocutado en Costa Rica

Con esta denuncia, la joven quiso exponer la inseguridad que viven las mujeres en la calle, principalmente las niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad.

“Me sentí desorientada, asustada, frustrada e impotente no sabía que hacer lo que tengo es mi voz, por eso hago esta denuncia pública para poner en evidencia el asedio y el acoso callejero (...) Necesitamos calles seguras para caminar, es un derecho sentirnos libres y seguras” manifestó.

Al respecto la organización Grupo Cometanic, rechazó los actos de acoso y violencia sexual en perjuicio de una de sus integrantes “La violencia sexual es una realidad palpitante en Nicaragua. Niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad sufren o se ven expuestas a situaciones de violencia sexual en diferentes núcleos (...) es inconcebible y repudiable que nuestra condición sea una ventaja para personas sin escrúpulos puedan cometer estos actos de violencia”

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ