Monseñor Álvarez: ¿qué acusación se nos podrá hacer? y si la hacen es "inventada"

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador de la Diócesis de Estelí reflexionó sobre las acusaciones en contra de la Iglesia Católica y en particular la de Nicaragua, bajo el contexto de las ofensas, criminalización que el dictador Daniel Ortega y la vicedictadora Rosario Murillo promueven en contra de sacerdotes y obispos.

Álvarez exhortó a los creyentes a que "no tienen que preparar de antemano su defensa porque nos creyentes vivimos de la palabra" expresó el obispo este jueves durante su programa “Pastoreo, Comunión y Oración” transmitido en Diócesis Media-TV Merced.

LEER MÁS: Iglesia Católica se ofrece a mediar un nuevo diálogo en Nicaragua

"De tal manera que nuestro pedernal es el Señor. El pedernal es la piedra donde tropiezan todos los adversarios que quieran dañarnos, ¿por qué preocuparnos entonces preparando nuestra defensa? y ¿sobre qué cosa nos vamos a defender,? no hemos cometido delito, ¿qué acusación se nos podrá hacer? y si hacen alguna, es inventada o calumniada, ¿por qué hemos de preocuparnos?, el Señor es nuestra defensa, él da la cara por nosotros" recordó Álvarez. 

 

Ortega tilda a obispos de "terroristas"

En el arranque de la campaña electoral, el dictador Daniel Ortega, en su primer discurso dado desde su casa donde despacha los asuntos públicos, acusó a los obispos de la Conferencia Episcopal de ser "terroristas" y de ser parte del supuesto "intento de golpe de estado" en su contra en abril del 2018. El régimen reprimió con fuerza letal manifestaciones de estudiantes y adultos mayores dejando un saldo de más de 355 muertos, según la última actualización de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) 

"no hemos de entretenernos de cualquier tipo de amenaza, no, no nos entretengamos en eso, tenemos muchas cosas a qué dedicarnos, como para entretenernos en esas pequeñeces" ripostó Monseñor Álvarez este jueves. 

SEGUIR LEYENDO: “No podemos callar”, dice el cardenal de Nicaragua al regresar a la catedral

Indicó que "los creyentes nos dedicamos a predicar a palabra a anunciar la buena noticia a los pobres, la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos, la libertad a los presos y si por eso vendrán persecuciones, tribulaciones, calumnias, ofensas, señalamientos, hermanos ya el Señor en el texto evangélico de hoy nos lo había anunciado hace 2 mil años". 

Álvarez reafirmó que la Iglesia va a "denunciar la injusticia" y que la persecución los tiene sin cuidado, al recordar que hasta al propio Jesucristo lo señalaron de que "expulsaba demonios por el poder de belcebú, qué no podrán decir de nosotros?"

"Estas cuestiones son para nosotros palabras que se las lleva el viento a los arenales del desierto y se pierden en arenas movedizas de las aguas que ya no sirven porque están embebidas de maldad. Nosotros sigamos dedicándonos a proclamar la palabra" manifestó Álvarez. 

LEER MÁS: Báez: los poderosos que arrebatan la libertad a los pueblos y los dominan con las armas ejercen un poder ilegítimo

Advirtió que "habrán traiciones" e invitó a prepararse desde el punto de vista espiritual para "soportar esas traiciones de gente que aparentemente puede estar cercana a nosotros, pero en realidad su corazón está lejos de Dios", concluyó el obispo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ