Monseñor Álvarez recuerda a víctimas de Covid, exiliados forzados y presos políticos en Navidad

El prelado también llamó a los nicaragüenses a no perder la fe, aún en medio de las dificultades que atraviesa el país.
Tomada de Facebook

Durante su misa de Navidad, el obispo de Matagalpa y administrador de la diócesis de Estelí, monseñor Rolando Álvarez Lago, recordó a las víctimas del Covid-19, a los exiliados forzados y a los presos políticos, quienes a pesar de los múltiples llamados de organismos nacionales e internacionales demandando su liberación, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, ha desacatado.

“En esta noche santa, de alegría, como no traer a nuestro pensamiento y a nuestro corazón a tantos hermanos y hermanas nuestros, enfermos y contagiados por el virus, como no traer a nuestra mente y a nuestro corazón en esta noche santa y depositarlo en el portal de Belén, a tantos hermanos y hermanas nuestros, que miles de ellos han partido a causa de la pandemia”, recordó el prelado.

Lea: Papa confirma a Monseñor Báez como obispo Auxiliar de Managua

Monseñor Álvarez también exhortó a las familias que han perdido a uno o más de sus integrantes a causa de la migración, como resultado de la persecución del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Como no traer a la mente y al corazón a tantos seres amados nuestros que han migrado forzada y forzosamente, buscando en otras tierras nuevos horizontes para vivir dignamente, como no llevar el pesebre de Belén a las familias desintegradas porque un ser amado, uno de los nuestros ya no estará físicamente presente en esta noche santa”, continuó el religioso.

Sobre exiliados

El obispo de Matagalpa, durante su mensaje, también recordó a los exiliados y a los presos políticos, quienes pasaron la Navidad sin poder abrazar a su familia.

Lea más: La posibilidad de retornar en Navidad a Nicaragua es incierta para exiliados

“cómo no llevar el pesebre de Belén a los privados de libertad, a los exiliados, a los atemorizados, como no llevar al pesebre de Belén a los que están silenciados en el dolor y en el sufrimiento de su propia vida, para que el señor, salvador y libertador redima y siga redimiendo nuestra vida y siga siendo el Dios con nosotros y siga dándonos en medio de las vicisitudes, dificultades y contrariedades, la alegría, el consuelo y la esperanza de saber que ya no nos llamarán abandonada, ni a nuestra tierra desolada”, alentó el religioso.

Lea también: Oposición de Nicaragua reclama “humanismo” y anhela “verdadera paz”

Álvarez Lagos recordó a los nicaragüenses que “Dios es pueblo y camina con su pueblo”, alentándolos a no perder la fe y la esperanza.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ