Cardenal de Nicaragua aboga por el diálogo en Día de la Sagrada Familia

La crisis sociopolítica que vive Nicaragua se inició en el 2018 con unas protestas antigubernamentales en las que murieron al menos 355 personas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Managua, 26 dic (EFE).- El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, abogó por el diálogo este domingo, cuando la Iglesia católica celebró el Día de la Sagrada Familia, en un contexto en que el país centroamericano vive un éxodo como consecuencia de la crisis sociopolítica que atraviesa.

“Todos sabemos, gran parte de la familia nicaragüense está con la ausencia de un miembro que puede estar fuera del país pasando dificultades, puede estar privado de libertad, y la familia está sufriendo (…) la grandeza de la familia está en el diálogo”, dijo Brenes en la misa.

LEER MÁS: Báez: "Jesús toque corazón de tiranos crueles", pide liberar a presos políticos en Nicaragua

En un año en que el presidente Daniel Ortega fue reelegido en su cargo, miles de nicaragüenses han partido hacia otros países.



 

La organización Nicaragüenses en el Mundo (NEEM) ha calculado que son unos 100.000 nacionales los que han huido de Nicaragua por razones políticas o económicas en 2021, principalmente hacia Costa Rica y Estados Unidos.

“La familia en Nicaragua y el mundo ha sufrido mucho durante estos dos últimos años, ha recibido ataques, ha recibido calumnias, ha habido persecución solapada”, agregó el purpurado.

SEGUIR LEYENDO: Álvarez: "Niño de Belén permite que los encarcelados por razones políticas puedan volver a sus hogares"

El pasado día 8 la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió una resolución para pedir a Ortega que deje entrar una misión diplomática del organismo para iniciar un diálogo sobre reformas electorales y la convocatoria de nuevas elecciones, misma que el exguerrillero sandinista hasta ahora no ha respondido.

La crisis sociopolítica que vive Nicaragua se inició en el 2018 con unas protestas antigubernamentales en las que murieron al menos 355 personas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).



 

La crisis se mantiene en el país, acentuada tras las elecciones de noviembre pasado en las que Ortega obtuvo otra reelección, muy cuestionada por una parte de la comunidad internacional y por la OEA, ante lo cual el líder sandinista decidió retirar a Nicaragua de la organización continental.

Ortega ha declarado su malestar públicamente contra los líderes locales de la Iglesia católica, la religión más seguida en Nicaragua, que aglomera al 58,5 % de sus 6,5 millones de habitantes. EFE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ