Noticias NicaraguaNacionalesGrave situación de presos políticos en Nicaragua, denuncian familiares

Grave situación de presos políticos en Nicaragua, denuncian familiares

Mediante un comunicado los familiares de los presos y las presas políticas denunciaron que sus parientes secuestrados en el Nuevo Chipote siguen siendo víctimas de torturas y tratos crueles.

Aunque entre el 30 de diciembre y el 2 de enero se les permitió visitar por cuarta vez a sus familiares, los denunciantes confirman que fueron testigos de las violaciones de derechos a las que constantemente están sometidos los presos de consciencia.

Además, denuncian que los familiares sufren revisión y acoso antes y durante las visitas, pero esta práctica se repite con los encarcelados.

 “Inmediatamente después de las visitas, nuestros familiares sufren un registro exhaustivo, pese a que los visitantes ya fuimos revisados.

Lo más preocupante para los familiares de los presos las presas políticas es estado de salud en que han encontrado a los detenidos después de 45 días sin visitas.

“Nos alarma la pérdida de casi 90 libras de peso de José Pallais y su estado de debilidad física que le ha llevado a sufrir dos desmayos; el de Mauricio Díaz que ha perdido alrededor de 30 libras, se ha desmayado dos veces, tiene manchas en su piel y lagunas mentales; el de Violeta Granera que ha perdido dientes, se le dificulta comer y tiene manchas rojas en la cara por falta de sol; el de Edgar Parrales que carece de intestino grueso, tiene una hernia y ha perdido 12lbs en 40 días; el de Juan Lorenzo Hollman quien tiene mancha en el ojo y también ha sufrido de desmayos”, cita el comunicado familiar.

El sufrimiento de los familiares es cada día más angustiante y lo revelan en su mensaje al preocuparse tanto de la salud física como psicológica de sus parientes encarcelados.

Uno de los actos que cuestionan es el aislamiento permanente en celdas solitarias al que someten a Tamara Dávila, Ana Margarita Vijil, Suyén Barahona y Dora María Téllez.

Para la defensora de Derechos Humanos, Vilma Núñez el dolor del encierro se vive dentro y fuera de la cárcel porque son los familiares quienes lo padecen y aumenta con el paso de los días.

Carmen Córdoba, esposa de Edagar Parrales, exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Unidos, aseguró que siendo ella una de las últimas familiares que se ha sumado a los 175 reos políticos no está dispuesta a negociar la liberación de su marido porque “No es moneda de cambio”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ