Noticias NicaraguaNacionalesBáez: Dios baja cuando se denuncia a farahones endiosados

Báez: Dios baja cuando se denuncia a farahones endiosados

El religioso manifestó que la experiencia de Moisés en el monte Horeb demuestra que la injusticia y la opresión que sufren los pueblos no son un simple problema social y político, sino un problema religioso.
Carlos Herrera/Confidencial

Monseñor Silvio Báez expresó que Dios no tolera a los faraones de la antigüedad ni a los faraones de hoy, por eso llamó a los creyentes a dejar de lamentarse y abrir los ojos de la fe, como lo hizo Moisés cuando escuchó la voz de Dios que le habló a través de una zarza que ardía, pero no se consumía en el monte Horeb.

“Los faraones surgen cuando los poderosos consideran a los pueblos como sus sirvientes y esclavos, cuando sus deseos se vuelven ley, cuando los otros no son más que hombres y mujeres sin valor, que ellos utilizan para alimentar su egoísmo y saciar sus enfermizas ambiciones de riqueza y de poder. Sin embargo, la historia bíblica enseña que Dios no tolera a los faraones de la antigüedad ni a los faraones de hoy”, dijo Báez

LEER MÁS: Alerta por salud de José Adán Aguerri "tiene hongos en su cuerpo" confirma Alianza Cívica

En su homilía, Báez recordó que Moisés era un exiliado, pero que Dios nos puede tomar a su servicio, como a Moisés, y hacer de nosotros testigos de su luz y de su amor liberador. 

Por eso, Dios se presenta a Moisés diciéndole: “He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído sus quejas contra los opresores, he conocido, –es decir, he sentido–, sus sufrimientos” (Ex 3,8).

El religioso manifestó que la experiencia de Moisés en el monte Horeb demuestra que la injusticia y la opresión que sufren los pueblos no son un simple problema social y político, sino un problema religioso. 

“Es algo que tiene que ver con Dios. Oprimir a los pueblos y quitarles su libertad, como ocurre en algunos de nuestros países, o promover la guerra contra otros pueblos, como hace Rusia hoy contra Ucrania, es “algo inhumano, incluso, sacrílego””

Báez aseguró que Dios no es neutral ante estas situaciones inhumanas, pues se convertiría en cómplice. Por eso, llamó a los creyentes a denunciar y rechazar la injusticia y la violencia.

“Hay que comprometernos para que en la sociedad se respete la dignidad de los seres humanos, que a los ojos de Dios son lo más sagrado que existe sobre la tierra”, dijo

SEGUIR LEYENDO: Interrogatorios a Medardo Mairena continúan y Freddy Navas está en celda de castigo del Chipote

Según el prelado, Dios se revela a Moisés como el Dios que oye el grito de su pueblo esclavizado por el Faraón. 

“No es solo el grito de alguien que sufre y se lamenta, sino un grito que pide justicia. Por eso, Dios se revela a Moisés como el juez supremo del universo, que no puede dejar de intervenir en favor de los oprimidos, diciéndole: “He bajado para liberarlos de los egipcios y sacarlos de esta tierra (…), para llevarlos a una tierra que mana leche y miel” (Ex 3,8)”

En este sentido, Báez reiteró que Dios baja siempre a través de hombres y mujeres dispuestos a luchar contra la opresión y la injusticia. 

“Dios baja siempre que se denuncia a los faraones endiosados y crueles que someten a los pueblos. Dios baja cuando los pueblos se organizan y luchan contra los poderes opresores, cuando las conciencias de las personas se iluminan y anhelan liberarse. Cada vez que en la historia se generan procesos de liberación, Dios está allí”, manifestó 

Agrega “Dios está misteriosamente presente cuando defendemos a los pobres, cuando exigimos que se libere a los presos políticos, cuando reclamamos que se devuelva la palabra a quien se ha querido callar, cuando se hace justicia a las víctimas del poder opresor. Dios está bajando siempre para devolver a los seres humanos su dignidad y su libertad. Dios no olvida a los pueblos oprimidos y está bajando para liberarlos”

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ