Báez: Dios sufre con presos políticos condenados, maltratados y exiliados

Este Domingo de Ramos, día en que la iglesia universal marca el inicio de la Semana Santa, monseñor Silvio Báez recordó que “estos días santos son una ocasión propicia para volver la mirada al Señor Crucificado”.
Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua.
Archivo El Nuevo Diario

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, comparó el sufrimiento de Jesús con el padecimiento de los presos políticos y exiliados. Durante su homilía del Domingo de Ramos, en donde las lecturas de la Iglesia Católica narran la pasión y muerte de Jesucristo, el monseñor Báez también lamentó el dolor de la guerra entre Rusia y Ucrania.

“A Dios le duelen los niños y las mujeres que huyen de Ucrania bajo las bombas, Dios padece la pobreza y la incertidumbre de quienes se ven forzados al exilio en nuestros países, Dios sufre con los presos políticos condenados y maltratados injustamente, Dios llora con las madres de las víctimas de la represión”, expresó el religioso, al recordar el dolor de la Virgen María, quien sufrió la muerte injusta de su hijo.

Lea: Liberan a Gerardo Miranda exalcalde y exdiputado sandinista

Este Domingo de Ramos, día en que la iglesia universal marca el inicio de la Semana Santa, monseñor Silvio Báez recordó que “estos días santos son una ocasión propicia para volver la mirada al Señor Crucificado”.

“Nos sentiremos amados y acogidos por un Dios que está presente en nuestras soledades y miedos, deseoso siempre de colmarnos de su ternura y su perdón. Mirando a Jesús Crucificado nos llenaremos de esperanza aún en el dolor y la muerte. Mirando a Jesús Crucificado aprenderemos el lenguaje del amor humilde de Dios, que perdona, que salva y que da vida”, exhortó el religioso.

El prelado, quien ha sido una voz crítica a las violaciones de Derechos Humanos cometidas por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes usurpan la presidencia de Nicaragua, lamentó que quienes se autoproclaman cristianos, ignoren el sufrimiento de quienes padecen injusticias.

Lea más: Comienza en Nicaragua el “Plan Verano” para la seguridad en Semana Santa

“No podemos besar la cruz de Jesús o llevarla colgada en el pecho e ignorar a los crucificados de hoy. Acogemos a Jesús crucificado llorando con quien llora y siendo compasivos con quienes sufren, acercándonos a los últimos del mundo, escuchando el grito de las víctimas y siendo solidarios con sus exigencias de justicia”, reprochó.

“No sabemos explicarnos la raíz última de tanto mal. Y, aunque lo supiéramos, no nos serviría de mucho. Solo sabemos que Dios sufre con nosotros. No estamos solos. En el Crucificado contemplamos un Dios encarnado en nuestros sufrimientos, que llora en nuestras lágrimas y nos consuela en nuestras penas y desgracias”, continuó el prelado, quien se ha ganado el cariño y respeto de los nicaragüenses.

Lea también: Régimen otorga nacionalidad a otro familiar del expresidente salvadoreño Sánchez Cerén

Monseñor Silvio Báez también recordó que el padecimiento de quienes sufren no será eterno, pues Dios llenará esos vacíos causados por el hombre.

“Solo sabemos que ninguna cruz injusta es para siempre y que el Dios de la vida hará justicia a las víctimas, hará resucitar a los pueblos crucificados y hará surgir la vida en medio de nuestros dolores y angustias”, finalizó monseñor Báez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ