Se cumplen cien días de represión por parte del Gobierno de Ortega

Aquí un recuento de los hechos que más han impactado a la población nicaragüense

Luego que el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo hicieran oficial la reforma del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, el 18 de abril, un grupo de jóvenes autoconvocados realizaron un plantón rechazando esta nueva reforma.

¿El resultado? El inicio de una insurrección nacional. Ese 18 de abril resultaron los primeros heridos por parte de los simpatizantes del FSLN.

19 de abril. Se registraron los primeros dos estudiantes muertos, asesinados por antimotines.

El 20 de abril. Una de las muertes que más impactó fue la Álvaro Conrado, de 15 años, quien murió a manos de los antimotines en los alrededores de La Catedral de Managua. Para esa fecha, más de siete jóvenes murieron.

A partir del 19 de abril, cada día aumentaban la cantidad de muertos asesinados por el régimen Ortega-Murillo.

Un 21 de abril, el periodista Ángel Gahona fue asesinado de un disparo en la cabeza cuando informaba en vivo, en Bluefields, las protestas entre estudiantes y antimotines.

Masaya, ha sido un bastión de la lucha cívica. 

Para el 25 de abril, la cantidad de muertos era de 34 personas.

16 de mayo inicia el Diálogo Nacional. Hasta esta fecha, el intento de llegar a una solución por medio del diálogo ha sido un fracaso. Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) le mandaron una carta a Ortega, en la cual lo emplazan a contestarles por escrito si aún los quiere como mediadores y testigos en el Diálogo Nacional.  También cineasta guatemalteco muere al caerle “árbol de la vida”.

El 30 de mayo realizan Marcha Madres de abril. Durante la manifestación, turbas orteguistas y fuerzas policiales atacaron a los ciudadanos, registrándose quince muertos, ocho de ellos fallecidos en Managua.

Este año no se celebró el Día de las Madres cono en años anteriores. Esta vez, las madres nicaragüenses, de los jóvenes caídos, convocaron a una marcha.

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humano (ANPDH), en su informe de este jueves reporta 448 nicaragüenses asesinados, mientras que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), hasta el 25 de julio, contabilizaba 295 personas fallecidas.

2 de junio.  Sixto Henry Vera, de 48 años, fue asesinado de manera sospechosa en el sector de del paso a desnivel en Rubenia. En el sector también se quemaron dos vehículos. De acuerdo a declaraciones de testigos, hombres desconocidos y armados lo emboscaron y le dispararon.

Sandor Dolmus.

14 de junio. En León, paramilitares asesinan a Sandor Dolmus, de 15 años, el monaguillo de la Catedral de León. Dolmus fue herido de bala en el tórax que le perforó el corazón.

Un hecho que quedará para la historia es el del incendio en el barrio Carlos Marx, de Managua. Un 16 de junio, Nicaragua se levantó con la noticia de que cuatro adultos y dos niños fueron quemadas por paramilitares del Gobierno.

23 de junio. Murió Teylor Lorío, un bebé de 14 meses. Los hechos ocurrieron en la zona de las Américas Uno, cuando recibió un disparo en su cabeza por parte de paramilitares.

8 de julio. Asesinan a policía Faber López. El oficial había pedido su baja para no reprimir al pueblo nicaragüense. “Quien mató a mi hijo fue la misma Policía, porque él pidió su baja”, expresó su madre Fátima Vivas Tórrez.

Los obispos durante su visita a Diriamba.

9 de julio. Ataque a obispos. Luego que Cardenal Leopoldo Brenes, Monseñor Silvio Báez, Monseñor Miguel Mántica, al Nuncio Apostólico Waldemar Stanilaw Sommertag, y otros Obispos, acompañados de la ANPDH y periodistas, llegaran a la Basílica de Diriamba a apoyar a los ciudadanos víctimas de la represión del Gobierno, turbas y paramilitares orteguistas agredieron y golpearon los representantes de la iglesia católica. El Vaticano, organismos de derechos humanos nacionales e internacionales repudiaron los hechos.

24 de julio. La estudiante brasileña Raynéia Gabrielle Lima, de 31 años, fue asesinada por paramilitares en el sector de la Universidad Americana (UAM). Las protestas han dejado a tres extranjeros asesinados por fuerzas policiales del Gobierno.