Ortega será recordado como el tirano que destruyó en dos ocasiones al pueblo de Nicaragua

José Luis Velásquez
Jackson Orozco

José Luis Velásquez, ex embajador de Nicaragua en la OEA, expresó que a Daniel Ortega “se le va a recordar como el tirano que destruyó en dos ocasiones al pueblo de Nicaragua, y que tuvo una oportunidad de resarcirse y, al contrario, agravó más las cosas”, pero también vaticina que, con las acciones de la presión internacional y las continuas protestas de la población, Nicaragua va a tener un final feliz.

Las declaraciones de Velásquez surgen luego que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas abordara la crisis de Nicaragua este mañana, calificando esto como un logro.

“Es un día histórico, es un logro fundamental el que ha obtenido la comunidad nicaragüense y la comunidad internacional democrática el día de hoy, cuál es logro, poner el tema de las grandes violaciones a los derechos humanos que se han cometido aquí en Nicaragua, los crímenes de lesa humanidad en la gran pantalla de la comunidad internacional”, explica.

Considera que, tras el informe de la CIDH, Amnistía Internacional, los informes de las organizaciones de derechos humanos a nivel nacional, y el contundente informe de la misión de la ONU que “tira por el suelo la versión del gobierno genocida de que aquí se ha realizado un golpe de Estado cuando en verdad el informe reconoce es que fue una masacre de estado”, los diez países que se pronunciaron a favor del pueblo nicaragüense “el tema de Nicaragua está en la agenda ya en la gran pantalla de los temas de derecho internacional y relaciones internacionales del mundo”.

“Los países más cercanos a nosotros, los países democráticos están apoyando la inclusión del tema, ese es un logro fundamental”, comenta.

A la posición de las naciones que se pusieron al lado de Ortega: China, Rusia y Bolivia, indicó que “ya sabemos quiénes son ellos, ya sabemos el tipo de regímenes tienen, ya sabemos lo que hace Putin, básicamente Ortega es como una réplica en miniatura de Putin; y China es donde existe un gran emperador que ya se proclamó vitalicio, el presidente de China, entonces ahí no hay sistema democrático, no hay preocupación de derechos humanos”,

De darse una resolución para Nicaragua en el Consejo de Seguridad de la ONU, el ex diplomático aseguró que estos países amigos del régimen sí la vetarían, sin embargo, pagarían un alto precio por su decisión.

“Sí, definitivamente eso va a suceder, pero las potencias pagan un precio muy alto por el derecho al veto, pagan un derecho altísimo, este va a ser el caso de Rusia Y China cuando se atrevan a vetar una resolución”, refiere.

“Rusia no puede estarle pisando la cola a Estados Unidos, porque tiene una cola inmensísima donde tiene más de 60 millones de muertos, y China tampoco puede estar hablando, China siempre ha sido un poder brutal asiático que ha tenido que enfrentarse a los tártaros, a los mongoles. Ninguno quiere ver la cola que ellos tienen”, dijo.

Para Velásquez, la resolución para Nicaragua que pueda anunciar la ONU sería la “posibilidad de presionar para que regrese nuevamente el Alto Comisionado a Nicaragua, la importancia de enviar una misión de buenos oficios, una misión de mediación o acercamiento de las partes en ayudar a que se reinicie el diálogo”.

No darse la aprobación de una resolución para Nicaragua, esta “cada vez va a estar más aislada de manera económica, de manera comercial, en la parte diplomática, en la parte política y social, y en la parte militar, especialmente si viene la ley que está aprobando el Congreso de Estados Unidos, tarde o temprano estas sanciones tienen resultado, porque van socavando las últimas bases de apoyo que le quedan a Ortega, si él fuera un hombre que le quedara medio centímetro de sabiduría en su cabeza debería darse cuenta que no va a poder lidiar con esto sin sacrificar a todo el pueblo de Nicaragua a otra tortura como hizo en los años 80”, pronosticó el ex embajador.

Finalmente, Díaz hace un llamado para que la lucha cívica continúe. “La lucha cívica debe continuar, ya comenzó, no puede terminar. Estas presiones de la comunidad internacional aunadas a la consistencia de la oposición de Nicaragua a todas estas políticas represivas van a tener un final feliz”, concluyó.