Ana Quirós no podrá ingresar a Nicaragua en los próximos 5 años por tener doble nacionalidad

La activista feminista, Ana Quirós, no podrá ingresar a Nicaragua durante los próximos 5 años, así se lo informaron las autoridades de la Dirección de Migración y Extranjería, DGME, además le manifestaron que su expulsión del país se da porque “tiene dos nacionalidades” (costarricense y nicaragüense).

Ana Quirós, quien fue citada la mañana de ayer por la DGME, relató en EXCLUSIVA a 100 Noticias, que desde el momento de su detención hasta cuando fue llevada a la frontera de Peñas Blancas, iba siendo víctima de insultos por parte de los policías sandinistas quienes iban custodiándola.

“Me negaron la posibilidad que ingresara conmigo la abogada, luego me llevaron a una oficina donde me leyeron una resolución en donde me decían que me quitaban la nacionalidad aduciendo que tengo doble nacionalidad (…) le pedí que me entregaran la resolución, solo me dijeron “salga, salga” no dilatamos ni 15 minutos en Migración”, relató la activista Ana Quirós.

Una vez que salió de DGME, fue llevada esposada hacia El Chipote custodiada por varias camionetas de la Dirección de Operaciones Especiales Policiales, DOEP.

Una vez estando en El Chipote le revisaron minuciosamente sus pertenencias, y le tomaron sus huellas dactilares, asimismo la fotografiaron de frente y perfil, para luego ingresarla a una celda en donde se encontraba la presa política de Jinotepe, Delmis Portocarrero.

“Era como hablar con una pared. Yo insistía en comunicarme con las autoridades costarricense y me dijeron que no lo podían hacer. A las 4 de la tarde, me sacaron (de la celda) me entregaron las cosas, había un personal de Migración y me leyeron una nueva resolución en la que me expulsaban del país y me decían que no podía ingresar a Nicaragua durante los próximos 5 años”, contó Quirós.

Además, relató que fue sacada de El Chipote hacia la frontera de Peñas Blancas, en un bus en donde iban seis policías con Ak, y custodiados con patrullas. En el camino le obligaron a quitarse su camiseta y gorra de colores azul y blanco, las que fueron robadas.

“Llegamos a la frontera con Costa Rica hasta se momento me quitaron las esposas y me entregaron las pertenencias, me iban diciendo golpista (…) debo señalar el miedo que nos tienen y que me tienen en lo personal, yo nunca hubiera imaginado que mi traslado requiriera de despliegue militar”, manifestó Quirós.

La activista dejó claro que seguirá trabajando por Nicaragua y su democracia, además luchará por la libertad de los presos políticos.

“Vamos a utilizar todos los recursos que tengamos en nuestras manos, porque esta arbitrariedad que han cometido conmigo no es más que una muestra del autoritarismo de la voluntad de leer las leyes como quieren y de atropellar a todos y cada uno de los nicaragüenses (…) Mi compromiso es no parar hasta que el último de los nicaragüenses secuestrados esté en su casa, con su familia, con la posibilidad de moverse donde quieran sin temor hacer apresados arbitrariamente”.

Finalizó diciendo que "un papel no me hace nicaragüense, sino el compromiso de solidaridad y mi sangre nicaragüense y así seguiremos de aquí en adelante. Gracias al pueblo de Nicaragua por acompañarme".