Oposición tiene que ir a elecciones sí o sí dice el ex parlamentario europeo Ramón Jáuregui

El ex diputado europeo y actual presidente de la Fundación Euroamericana, Ramón Jáuregui aseguró que la única oportunidad que tiene la oposición para empujar una transición democrática y conquistar espacios de poder es consolidar la unidad y participar en las elecciones presidenciales porque el régimen de Daniel Ortega no va a permitir ningún tipo de arbitraje o "injerencia" de la comunidad internacional.

“Veo un escenario nada favorable, la presión internacional no es suficiente para que se genere la decisión (...) en primer lugar la unidad de la oposición. No cabe comprensión alguna en la comunidad internacional con una oposición fracturada, dividida, no cabe ningún respeto, es lo mismo que pasa con Venezuela la oposición está totalmente dividida es cero (...) la unidad es una condición necesaria para tener el respeto internacional”, expresó Jáuregui, quien estuvo en Nicaragua en enero del 2019, cuando los parlamentarios visitaron en las cárceles a presas y presos políticos tanto en el Chipote como en la cárcel de mujeres La Esperanza. 

El ex eurodiputado, señaló que quedarse al “margen” de  los comicios electorales es un “error” porque los espacios se arrebatan en los procesos electorales y puso en contexto el panorama en Venezuela con el régimen de Nicolás Maduro. 

“En mi opinión muy humilde, sinceramente creo que la experiencia de lo que se ha producido en Venezuela en el mes de diciembre del año pasado con la no participación electoral y los resultados posteriores porque al final el espacio político lo ocupa otro, provoca que no tengan un reconocimiento de la comunidad internacional esa es la verdad. Esto me lleva a preguntarme con toda honestidad si la oposición Nicaragua puede quedarse al margen del proceso electoral”, manifestó.

El analista fue enfático que transiciones a la “chilena” no funcionan en las circunstancias actuales “La unidad es una condición necesaria para tener el respeto internacional, hay que participar para poder negociar el tránsito hacia un proceso de transición que no puede acabar con la guerra (...) las transiciones a la chilena y a la española y a los modelos que hemos conocido en otros episodios no funciona en estas circunstancias. En Venezuela, Nicaragua, hay que asegurar el tránsito pacífico partiendo desde arrebatar los espacios de poder, parcelas de poder y se alcanza literalmente jugando en el espacio político que se pueda”, manifestó.

Ortega no cederá 

En octubre del 2020, la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución en la que manda al régimen de Daniel Ortega a realizar reformas electorales mínimas para unas elecciones libres, transparentes, justas y observadas por la comunidad internacional.  Para el ex eurodiputado, Ortega no cederá porque se refugia en la “no injerencia”.

“La geopolítica latinoamericano en todo el sistema político internacional no está impulsando a Ortega a hacer esta negociación, más bien, tengo bastantes pruebas que el gobierno de Nicaragua se mantiene muy firme, no permite ninguna injerencia, no permite arbitraje, no van a admitir ninguna intromisión, ninguna interferencia de su soberanía, por tanto, hay que situarse probablemente en el escenario peor y lo lamento pero estamos a marzo hay que esperar a mayo para saber si cumple o no se cumple, pero creo que tenemos suficiente indicios”, dijo.

Al igual que Jáuregui, el ex presidente de Costa Rica, Guillermo Solís, apuesta a la unidad sólida de la oposición, considera que los espacios se ganan en el terreno electoral, pese a las condiciones represivas.

“Estoy absolutamente de acuerdo con Jauregui, el peso de las pruebas tiene que estar en la unidad de la oposición de Nicaragua independientemente de cualquier otra complicación que tenemos a la vista, lo cierto, es que el factor determinante para lo que viene es encontrar un punto de unidad en la fuerzas opositoras una unidad no puede ser de mala calidad tiene que ser muy bien fundada que haga posible ese factor de interlocución desde la oposición sea sólido y creíble, sabemos que no es fácil (...) un régimen que es incombustible que se considera absolutamente fuera de cualquier posibilidad de negociar nada, no quiere hablar, no quiere dejarse”, expresó.

Para el expresidente de Costa Rica, la oposición tiene una “responsabilidad histórica” tiene que participar unida y sólida. Respecto a la comunidad y organismos internacionales señala que hay que seguir presionando por procesos electorales creíbles.

“Esta articulación de fuerza tiene que trabajar muy bien, la política de los Estados Unidos con la Unión Europea tiene que trabajar muy bien, los sectores de oposición entre sí, tenemos que acompañar desde los órganos multilaterales hacer la gestiones de buenos oficios ante entidades para lograr esa interacción de las diferentes fuerzas que no haya violencia, que haya espacio para la participación (...) Hay que participar, nunca ha sido favorable dejar espacios abiertos en procesos electorales hay demostrar con esa participación que el régimen viola y que la oposición ese sentido asume la responsabilidad histórica frente a la arbitrariedad de un régimen que violentan los derechos humanos”, manifestó Solís.

Para Jáuregui correr o no correr traerá consecuencias devastadoras porque dejará morir la insurrección cívica en abril 2018. “El riesgo de participar en malas condiciones, hay mucho, pero, el riesgo de no participar es mucho más, creo que las cosas son así de claras, más bien, el riesgo de no participar es la derrota definitiva porque Daniel Ortega buscará su propia legitimación y si la oposición no se presenta a las elecciones este año, el 18 de abril muere, se diluye, desaparece”, dijo.

Estados Unidos centrado en temas migratorios

Respecto a la posición de Estados Unidos, Jáuregui señaló que la Administración de Joe Biden tiene la misión de frenar la migración irregular desde Centroamérica, por eso considera que las elecciones no son su prioridad.

LEER MÁS: Harris asume la misión de frenar la migración y coordinarse con Centroamérica

“Tengo información directa del servicio exterior europeo, el gobierno de Nicaragua desprecian cualquier negociación, mientras el servicio exterior del departamento americano está preocupado por la migración desde Centroamérica, es muy probable que lleguen a un acuerdo con los gobiernos actuales, lo que más importa de Nicaragua es su influencia en el proceso migratorio de Centroamérica, es lo que verdaderamente les preocupa en este momento, de tal manera cabe decir que EEUU puede tener interés en Nicaragua pero probablemente ese interés le lleve a un pacto con los gobiernos actuales menos a la presión sobre el gobierno de Nicaragua es mi impresión”, indica.

Esta semana, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, delegó a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, asumirá la misión de frenar la migración irregular desde Centroamérica y la coordinación con El Salvador, Honduras y Guatemala para combatir los problemas de violencia y corrupción que provocan la huida de sus ciudadanos hacia el norte.

En este conversatorio también participó Cynthia J. Arnson del Centro Wilson en Washington y analizó que se ha "sobreestimado el poder de Estados Unidos" pero que la solución y esfuerzo debe venir de adentro de Nicaragua con respecto a la unidad de los sectores.

Luciano García, Director de Hagamos Democracia, quien fue uno de los panelistas planteó los escenarios en este contexto electoral que la organización ha discutido con nicaragüenses exiliados. Este conversatorio fue organizado por la Fundación Arias para La Paz y Hagamos Democracia. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ