UNAB lanza grito de auxilio para presos políticos en Nicaragua

Denuncia que la salud física y psicológica de los reos de conciencia se ha deteriorado y pide a la Cruz Roja Internacional los ayude.
Miembros de la UNAB. 100%NOTICIAS

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denunció el grave deterioro de la salud física y emocional de todas las personas presas políticas de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a la vez que solicitó ayuda de la Cruz Roja Internacional para los reos de conciencia. 

“En la Unidad Nacional tememos y alertamos por las vidas de ellas y ellos, estamos seguros que corren un riesgo inminente de daños irreversibles a su integridad física y sicológica. Las personas presas políticas que están recluidas en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como “El Nuevo Chipote”, presentan un alto grado de desnutrición por la mala alimentación a la que están sometidos, mientras a los familiares no les reciben los alimentos en ninguno de los tres tiempos de comida y representa una de sus principales demandas”, advierte el comunicado de la UNAB.

Lea también: ¿Qué dice la ley sobre la propaganda electoral? ¿Se está cumpliendo en Nicaragua?

Actualmente la dictadura ejecuta elecciones nacionales manteniendo tras las rejas a precandidatos presidenciales opositores, periodistas, dueños de medios de comunicación, líderes políticos, defensores de derechos humanos, extrabajadores de la extinta Fundación Violeta Barrios de Chamorro, entre otros.

Sometidos a torturas

Desde la Unidad Nacional respaldan a los familiares de los reos de conciencia en sus demandas de liberación inmediata de las cárceles del régimen. Señalan que suscriben el comunicado de los parientes de las más de 160 personas presas políticas emitido este 15 de octubre, tras la segunda visita a los reos detenidos ilegalmente en “El Chipote”.

                                                    

“Los intensos interrogatorios no se detienen, las luces permanecen 24 horas encendidas y ven el sol pocas horas en la semana. Las personas presas políticas que pertenecen a la Unidad Nacional han perdido demasiado peso, presentan desnutrición severa y, en consecuencia, su salud física, emocional y psicológica está muy deteriorada. Han bajado entre 20 y 35 libras de peso, situación que nos pone en alerta extrema por la salud de todos y todas las detenidas. Tamara Dávila, integrante de nuestro Consejo Político, sigue totalmente aislada en una celda que no presta las condiciones carcelarias mínimas para el cautiverio a la que es sometida por la dictadura”, denuncian.

Otros 123 reos de conciencia que fueron apresados en el contexto de las protestas ciudadanas de abril de 2018 y antes de ellas han sido condenados por el sistema de justicia del régimen y éstos pueden recibir visitas de sus familiares, pero bajo asedio y amenazas en los distintos sistemas penitenciarios de Nicaragua.

Lea además: "Miguel Mora sigue resistiendo con mucha fuerza y fe", asegura su esposa

La UNAB reitera su llamado al Comité Internacional de la Cruz Roja a gestionar ante el régimen orteguista que les permita ingresar a las cárceles de “El Chipote” y “La Modelo”, para verificar las condiciones de salud y tratar médicamente a cada persona presa política.

La Unidad Nacional tiene a 13 integrantes bajo secuestro: Félix Maradiaga, Violeta Granera, Tamara Dávila, José Antonio Peraza, Róger Reyes, Ana Margarita Vijil, Suyén Barahona, Víctor Hugo Tinoco, Hugo Torres, Dora María Téllez, Alex Hernández, Irving Larios y Yader Parajón. “Sin embargo, nuestra demanda de libertad es para las más de 160 personas presas políticas, entre ellas algunas que llevan más de dos o tres años detenidos en las cárceles del régimen”, finaliza el comunicado.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ