Oposición de Nicaragua cautelosa ante el plan de diálogo de la OEA

Tanto la Alianza Cívica como la Unidad Nacional coincidieron con la OEA en que el presidente Daniel Ortega debe liberar “con carácter urgente y como primera medida” a los 160 “presos políticos”, sin embargo, mostraron cautela en el tema del diálogo.
EFE

Las organizaciones opositoras de Nicaragua Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y la Unidad Nacional Azul y Blanco, reaccionaron con cautela este jueves ante la resolución la Organización de los Estados Americanos (OEA) de intentar enviar una misión al país centroamericano para iniciar un diálogo que lleve a nuevas elecciones, que sean “libres, imparciales y transparentes”, con “observación internacional creíble”.

Tanto la Alianza Cívica como la Unidad Nacional coincidieron con la OEA en que el presidente Daniel Ortega debe liberar “con carácter urgente y como primera medida” a los 160 “presos políticos”, sin embargo, mostraron cautela en el tema del diálogo.

Lea: Presentan iniciativa en Washington a favor de los presos políticos de Nicaragua y Cuba

“El diálogo que necesitamos los nicaragüenses es un ‘diálogo en libertad’, por eso es necesario que se liberen a todos los presos, se deroguen las leyes represivas aprobadas por Ortega y se restituyan las libertades previo a cualquier diálogo, creemos que debe haber esa manifestación de voluntad política por parte de Ortega”, dijo a Efe la miembro del Consejo Directivo de la Alianza, María Asunción Moreno, quien insistió en que su organización respalda la resolución.

“La OEA es clara al indicar cuál es la ruta que se debe seguir para contar con las condiciones necesarias para la realización de unas verdaderas elecciones libres (…), no vemos otra solución pacífica, no violenta distinta a la planteada por la OEA”, destacó Moreno, quien recordó que la libertad de los “presos políticos” no se limita a las excarcelaciones, sino también “la anulación de los juicios, cesar la represión y restitución de todas las libertades.

"Guión de los dictadores"

Por su parte el integrante del Consejo Político de la Unidad Nacional, Juan Diego Barberena, expresó las reservas de esta organización frente a un diálogo que lleve a unas elecciones en las que Ortega logre la legitimidad que le negó la 51 Asamblea General de la OEA.

Lea más: EEUU trabaja con Costa Rica para aumentar protección a solicitantes de refugio nicaragüenses

“Hubiera sido más gratificante que el Consejo Permanente de la OEA hubiese cumplido a cabalidad con la resolución de la Asamblea General, y que hubiera convocado a una asamblea extraordinaria de cancilleres, nunca estamos en contra de un encuentro entre los verdaderos actores políticos, sin embargo en este momento, con muy altas asimetrías en favor de la dictadura, no va a resolver el problema, le va a dar legitimidad el régimen”, sostuvo Barberena.

El representante de la Unidad indicó que un diálogo en condiciones desiguales, incluso cuando lleve hacia unas elecciones anticipadas, resultaría en una réplica de las recientes elecciones regionales de Venezuela, en las que el oficialismo venció con claridad a la oposición.

Lea también: Oposición de Nicaragua pide libertad de “reos políticos” tras la decisión de la OEA

“El diálogo que va a promover (Ortega) es utilizar el hito electoral del 6 de noviembre de 2022 como una forma de obtener viabilidad, otorgar una cuota de poder a partidos opositores, y buscar legitimidad, como lo hizo (Nicolás) Maduro en las elecciones de Venezuela, siguen el guion de los dictadores”, resaltó Barberena.

La OEA mandó a su secretario general, Luis Almagro, a realizar las gestiones para convencer a Ortega de que permita el ingreso de una misión del organismo a Nicaragua, y que presente un informe a más tardar el próximo día 17.

País en crisis

Nicaragua vive una crisis sociopolítica desde 2018, cuando manifestaciones multitudinarias contra Ortega fueron reducidas con ataques armados que, según Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dejaron al menos 355 muertos.

La crisis se agravó en 2020 por cómo el exguerrillero sandinista manejó la pandemia, al negarse a seguir los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y empeoró cuando ganó las elecciones generales de 2021 tras arrestar a siete aspirantes a la Presidencia por la oposición, anular tres partidos opositores, y establecer leyes restrictivas.

En noviembre pasado, luego de que la OEA rechazó la legitimidad de la reelección de Ortega, el Gobierno nicaragüense decidió retirar a Nicaragua del organismo, que todavía analiza suspender al país por “alteración del orden constitucional”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ