Noticias NicaraguaPolíticaCIDH resalta en OEA huelga de hambre de Miguel Mora, régimen no permite ver a su hijo

CIDH resalta en OEA huelga de hambre de Miguel Mora, régimen no permite ver a su hijo

La CIDH mostró preocupación por el estado de salud del preso político Miguel Mora, quien se encuentra en huelga de hambre, demandando ver a su hijo Miguelito
Miguel Mora junto a su hijo Miguelito.
Cortesía

Julissa Mantilla Falcon, presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), resaltó la tarde de este viernes la situación en la que se encuentra el periodista Miguel Mora Barberena, Director Fundador de 100% NOTICIAS, quien este sábado cumple 51 días en huelga de hambre, en demanda para que la dictadura le permita ver a su hijo Miguelito.

“El periodista miguel Mora, hoy cumple 50 días en huelga de hambre en prisión, demandando que su hijo le pueda visitar, la Comisión Interamericana le exige al Estado nicaragüense garantizar su integridad, su vida y su liberación inmediata”, denunció Julissa Mantilla Falcon, presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, durante ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

A más de un año de su detención, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo no han permitido que Miguel Mora Barberena logre ver a su hijo Miguel Mora Chávez, conocido cariñosamente como “Miguelito”.

Lea: Tribunal de Apelaciones dice que no tiene facultad para resolver visita especial a Miguel Mora

Mora Chávez es un joven con discapacidad motora que lo mantiene postrado en una silla de ruedas y a diario llora por ver a su papá. La ausencia de su progenitor ha causado problemas psicológicos en Miguelito.

“Las personas detenidas en la Dirección de Auxilio Judicial, conocidas como El Chipote, están imposibilitadas de tener contactos con sus hijas e hijos menores de edad, recibir su correspondencia o incluso una fotografía”, agregó Mantilla Falcon.

La presidenta de la CIDH también denunció la grave situación de salud en la que se encuentran la mayoría de los familiares de los presos políticos, a quienes el régimen mantiene bajo asedio policial.

“Quiero llamar la atención sobre la grave situación de las más de 180 personas presas políticas, que permanecen en condiciones contrarias de la dignidad humana y muchas de ellas en un estado de salud delicado”, agregó Mantilla Falcon.

“Nuestro MESENI, (Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua) ha documentado que las familias de las personas detenidas permanecen bajo hostigamiento policial, asedio y viviendo en un clima de zozobra”, insistió.

Denuncia cierre de medios católicos

Al momento de su intervención, Julissa Mantilla denunció los ataques de la dictadura en contra de la Iglesia Católica, a quien el régimen le ha eliminado tres canales de evangelización, así como a siete emisoras católicas de la Diócesis de Matagalpa.

“Durante el último mes, la CIDH ha recibido información sobre la eliminación del Canal Católico de la grilla de programación de televisión, así como el cierre y confiscación de radios comunitarias, entre ellas siete radioemisoras pertenecientes a la Diócesis de Matagalpa”, denunció la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Desde la CIDH denunciamos ante el Consejo Permanente, la nueva arremetida contra la Iglesia, así como la situación del obispo Rolando Álvarez, quien permanece detenido arbitrariamente en la curia episcopal de Matagalpa, junto con 10 personas religiosas que han denunciado incomunicación y la imposibilidad de recibir alimentos y medicinas”, detalló Julissa Mantilla.

“Esta represión debe acabar”, finalizó la presidenta de la CIDH durante su comparecencia.

Durante la sesión de la Organización de Estados Americanos, también se denunció el exilio forzado de la redacción del diario La Prensa, cuyas instalaciones cumplen un año de haber sido allanadas por la Sancionada Policía y su gerente general fue detenido.

Lea más: OEA: con 27 votos a favor condenan a régimen por persecución religiosa, periodistas y piden liberar a presos políticos

En la actualidad, las instalaciones del diario más antiguo de Nicaragua permanecen tomadas por la Policía y la junta directiva del medio permanece detenida.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ