LICOR AFECTA NEURONAS EN ADOLESCENTES

El consumo de alcohol en jóvenes de la secundaria lleva a la máxima preocupación porque provoca comas alcohólicos, pérdida de la memoria e impensables efectos sobre el desarrollo cognitivo; la bióloga Lucía Sáenz Briones, especializada en el tema, cuenta por qué es sano, en padres e hijos, saber decir que no, no permitirlo. El alcohol y sus consecuencias sobre los adolescentes es un tema que preocupa tanto a los padres como a las escuelas. Es por eso que la bióloga Lucía Sáenz Briones expresa sus riesgos. "Cuantos más adultos estemos convencidos de que el alcohol daña a nuestros hijos, más fácil será para ellos decir que no. Hay que convocar a padres y chicos porque hay mucha necesidad de reflexión", asegura Sáenz Briones que, desde hace 9 años, trabaja en escuelas con jóvenes de 2° a 5° año de secundaria. NIVEL BIOLÓGICO Está comprobado que hay efectos a nivel neuronal. La generación de dendritas, que son extensiones de neuronas que conectan neurona con neurona, en un adolescente se ve afectada por el consumo de alcohol. LEY PROHÍBE EN MAYORÍA DE PAÍSES VENDER LICOR A MENORES Se prohibe porque realmente el cuerpo de ese chico no está preparado para recibir una sustancia como el alcohol. Cuanto menos desarrollado esté el cuerpo el efecto es más dañino y provoca más posibilidad de adicción. Los estudios científicos indican que con sólo tomar los fines de semana el joven tiene mayores posibilidades de caer en la adicción En Estados Unidos la edad permitida por ley es a partir de los 21 años. ROL DE LOS PADRES Lo que hacen los jóvenes depende de los permisos y actitudes de los padres. Está visto que en los más chicos la decisión de tomar tiene que ver con la opinión de los padres. A medida que van creciendo ya es más su opinión, en función de lo que ven a su alrededor. No creo que haya ningún padre que les diga que tomen, pero sí hay muchos papás que creen que hay que aceptar y adaptarse a esta realidad, entonces sostienen que es mejor que tomen en su casa por lo cual ponen ellos el alcohol, a pesar de que los chicos no tengan edad para tomar. El chico que ve eso se siente autorizado para tomar. Como papás tenemos que hacérselas más fácil y no que se enfrenten a la elección de elegir el vodka o la Coca-Cola a los 13 o 14 años. No hay necesidad de hacer esa elección a esa edad. MENSAJE A LOS PADRES Como papás tenemos que ayudar a que el momento de la elección del adolescente para tomar alcohol sea lo más tarde posible. Ocurre que los padres ponen el alcohol para que su hijo pertenezca a los grupos sociales. Pero los padres no deben caer en eso. Si no estoy de acuerdo con eso, entonces le muestro que esto no y le propongo otros desafíos, como el deporte o temas solidarios. LA NACIÓN.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ