Nicaragua celebrará una velada de boxeo con entrada gratuita en medio de la pandemia del coronavirus

El Polideportivo Alexis Argüello será la sede de ocho combates el sábado a partir de las 19:00 local. El ex bicampeón Rosendo “Búfalo” Álvarez está a cargo de la organización: “Si algo sale mal, la responsabilidad será de nosotros”, afirmó

Una promotora del ex bicampeón mundial de boxeo, el nicaragüense Rosendo “Búfalo” Álvarez, celebrará una velada boxística con entrada gratuita el próximo sábado, en Managua, en medio de la pandemia del coronavirus que se ha cobrado la vida de dos personas en el país.

El Polideportivo Alexis Argüello será la sede de esa velada de ocho combates a partir de las 19:00 horas (01:00 GMT del domingo) que será transmitida por el estatal Canal 6 de la televisión local, anunció la presidenta de la promotora Búfalo Boxing Promotions, Ruth Roa, esposa de Rosendo Álvarez.

Recuerde Leer: Los 4 países que no han cancelado sus campeonatos de fútbol por la pandemia

La cartelera boxística también será transmitida por el programa ESPN KnockOut que transmite la cadena ESPN Latinoamérica.

La pelea estelar estará a cargo de los pugilistas nicaragüenses Robin Zamora y Ramiro Blanco en las 135 libras.

SI NO BOXEAN, NO COMEN

Los organizadores calificaron esa velada de “especial”, debido a que se realizará en medio de la pandemia del coronavirus.

Muy prudentemente vamos a cumplir con las medidas protocolarias para proteger la salud de los presentes y boxeadores”, aseguró Roa.

Explicó que decidieron organizar el evento porque boxear “es el trabajo de ellos”.

“Son personas que viven del boxeo. Al no haber actividad boxística, ellos no tienen una fuente de trabajo y es dinero que no llega a su familia, es un plato que no llega a su mesa”, argumentó la promotora.

RECUERDE LEER: Muere madre de Pep Guardiola por Covid-19

Entre las medidas que se tomarán están el medir la temperatura a los asistentes, desinfectar la suela de los zapatos y echar alcohol gel en la entrada, usar guantes y mascarillas, y cada aficionado se sentará una silla de por medio.

ROSENDO ÁLVAREZ ASUMIRÁ CONSECUENCIAS

Álvarez, que fue campeón en las categorías del peso mínimo y minimosca y mandó a la lona a la leyenda mexicana del boxeo en los pesos mínimos, Ricardo “Finito” López, dijo que si algo sale mal en esa velada, asumirán las consecuencias.

Si algo sale mal, la responsabilidad será de nosotros y es por eso que clamamos a Dios y su hijo Jesucristo que nos ayude a que todo salga muy bien”, apuntó.

Reconoció que Nicaragua es uno de los pocos países en el mundo donde no se ha declarado cuarentena por la COVID-19 y también, según dijo, el único país donde se realiza una velada de boxeo profesional en este contexto.

Sostuvo que su promotora organiza esa velada porque los boxeadores nicaragüenses son de origen humilde y si no pelean no tienen como llevar alimentos a sus hogares.

Nicaragua tiene en el boxeo su segundo deporte preferido después del béisbol.

Los universitarios exigen la suspensión parcial de las clases

Los estudiantes de educación superior en Nicaragua exigieron este miércoles la suspensión parcial de clases ante el Consejo Nacional de Universidades (CNU), para prevenir contagios de COVID-19.

Los universitarios, aglutinados en más de diez organizaciones estudiantiles, demandaron al CNU que se retracte del llamado a las clases presenciales permanentes a partir de esta semana y tome medidas para prevenir el contagio del coronavirus.

Lea Además: Real Madrid anunció que reducirá hasta un 20% los sueldos de los planteles de fútbol y de básquet

El CNU, un ente estatal autónomo, rector de la educación superior en Nicaragua, ordenó iniciar clases el pasado lunes, aunque su convocatoria fue poco exitosa ya que únicamente asistieron el 20 % de los alumnos, según las organizaciones estudiantiles, por el temor al nuevo coronavirus.

“Nosotros estamos poniendo sobre la mesa propuestas de parte de la población estudiantil, para que las autoridades del CNU llamen a la suspensión parcial de clases”, dijo el líder universitario Ariel Sotelo, en conferencia de prensa virtual.

PROPONEN CLASES EN LÍNEA

La propuesta de los jóvenes consiste básicamente en que se reduzcan al máximo los cursos presenciales, se establezcan las clases en línea, y si no hay más opción que acudir a la universidad, que se garantice jabón y agua en los baños, así como alcohol en gel suficiente.

Otro movimiento de universitarios ha propuesto que se brinden clases a distancia y grupos de monitores para explicar en casos excepcionales, para garantizar el aprendizaje de los alumnos que no cuentan con un computador o acceso a Internet, informó a EFE el líder estudiantil Jasson Salazar.

Los líderes universitarios mostraron especial preocupación en dos grupos de estudiantes, los que tienen que viajar desde zonas rurales y los becados.

Según el estudiante Aritz Báez, ambos grupos sufren “chantajes y amenazas” de parte de las autoridades universitarias, “para forzarlos a asistir a clases”, ya que la universidades del CNU son estatales o reciben subsidios del Estado, con lo cual, la mayoría sigue las orientaciones del presidente Daniel Ortega, que contradicen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Dichas orientaciones consisten básicamente en negar la presencia del COVID-19 entre la población nicaragüense, acudir a actividades de aglomeración y dar prioridad a la economía.

MATRÍCULAS RETIRADAS

Báez y Salazar coincidieron en que un 20 % de la matrícula universitaria podría mermar este año, debido a la cantidad de padres de familia que han decidido retirar a sus hijos temporalmente de sus estudios.

La actitud de los estudiantes ha sido tomada por las autoridades del CNU como un acto de rebeldía política, según los grupos universitarios.

Salazar señaló la necesidad de una “comunicación directa entre las autoridades de las universidades con los maestros y estudiantes”, para que el CNU “se ponga la mano en la conciencia, y que no politice el tema de la salud y la educación”.

Los conflictos entre las autoridades universitarias y los estudiantes permanecen desde 2018, cuando los alumnos se sumaron de forma masiva a la rebelión popular contra Ortega, lo que dejó cientos de estudiantes de todos los niveles educativos muertos, por ataques de policías y paramilitares contra manifestantes en diferentes ciudades de Nicaragua.

El manejo de la pandemia por parte de Ortega, quien únicamente reconoce diez casos de COVID-19, incluidos dos muertos, ha sido criticada por organismos y científicos, tanto dentro como fuera de Nicaragua.

(Con información de EFE)

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ