Noticias NicaraguaEspecialesEscasez de mano de obra en Nicaragua comienza a impactar como efecto de la migración

Escasez de mano de obra en Nicaragua comienza a impactar como efecto de la migración

La fuga de nicaragüenses al extranjero obliga a varias empresas productoras a buscar operarios en el campo y la ciudad aumentando el límite de edad y otorgándoles mayores beneficios
migracion nicaraguense afecta mano de obra
Hay escasez de mano de obra en Nicaragua.
Óscar Navarrete

Se calcula que más de 570,012 personas abandonaron Nicaragua en los últimos cuatro años, de los cuales 328, 443 nicaragüenses emigraron este 2022 principalmente a Estados Unidos y Costa Rica.

La migración nicaragüense no es un problema nuevo, sin embargo, para algunos este flujo es considerado parte de una nueva era que desde el 2021 ya refleja sus primeros efectos en la falta de mano de obra tanto en el campo como en la ciudad.

Se le conoce como “fuga de cerebro” a la transferencia de recursos en forma de capital humano que generalmente se aplica de forma desigual, por personas migrantes de países en desarrollo a países desarrollados.

Los primeros reportes de hace dos años adelantaban que la migración nicaragüense por razones económicas se estaba dando principalmente entre sectores como médicos, ingenieros, maestros, universitarios entre otros trabajos profesionales.

Un año más tarde, la migración alcanzó al interior de Nicaragua y así lo contó  100%NOTICIAS en enero de 2022 con Campesinos de Nicaragua emigran con sus hijos, los pueblos se quedan sin niños y jóvenes, una realidad que entonces era poco visible. Además de los obreros del campo, han dejado el país mecánicos, albañiles y otros técnicos de la ciudad.

De acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) entre enero y noviembre de 2021, se registraron 72,192 detenciones de migrantes nicaragüenses en las fronteras de Estados Unidos, pero en 2022 esta cifra fue superada con 181, 566 y para el mismo período en Costa Rica las solicitudes de refugio de nicaragüenses se dispararon hasta 76,676.

VER MÁS: Aplicación CBP ONE lista para el parole humanitario a nicaragüenses, así se debe llenar

Lo anterior se traduce en que el año pasado al menos 258, 000 nicaragüenses de todas las edades abandonaron el país hacia estos dos principales destinos.

¿Quiénes se marchan del país?

El economista Enrique Sáenz analiza el comportamiento de la mano de obra nicaragüense en los últimos dos años donde más del 7 por ciento de la población ha salido del país y la califica como la mayor tragedia social.

“Si bien se marchan subempleados y desempleados, también se marchan personas que tenían empleo y dadas las características primarias de la economía nicaragüense, impacta la fuga de mano de obra calificada y también la mano de obra no calificada, principalmente en el campo”.

Sáenz asegura que en unos años nadie va a quedar para trabajar porque en el mediano y largo plazo este impacto se agrava en términos de productividad y de disponibilidad de mano de obra.

Además, precisa que se está alterando de manera irreversible la pirámide poblacional porque se está yendo la gente del segmento más joven de la población.

VER MÁS: Expertas aclaran dudas y brindan recomendaciones para que nicaragüenses apliquen al parole humanitario

“Estamos perdiendo lo que los economistas y demógrafos llaman ‘bono demográfico’. Finalmente, también es trágico que, en las encuestas más recientes, el 60% de los consultados declaró que, si pudiera, se marcharía del país. El 70% de los menores de 25 años expresó la misma opinión”, alerta Sáenz.

Según la OMS (2004), la disparidad en los niveles de vida, los salarios, el acceso a la tecnología avanzada y también las condiciones políticas inestables de los países son determinantes a la hora de migrar.

En mayo de 2022, Juan Carlos, de 37 años, un arquitecto con más de diez años de experiencia se sumó a los profesionales desempleados de Nicaragua, tocó puertas por un mes y ante el rechazo de empresas buscó opciones en el extranjero, sus parientes en Estados Unidos y España lo convencieron que lo mejor era emigrar con su familia y en agosto del mismo año con la venta de su vehículo compró cuatro boletos aéreos y viajó a Europa.

“El dinero únicamente ajustaba para irme yo a Estados Unidos o mi familia a España, elegí lo segundo”, recuerda que fue el primero en viajar. 

A los quince días de estar en España, Juan Carlos, recibió dos ofertas laborales con mejor remuneración en Nicaragua, dice que lo llenó de frustración porque en el extranjero todavía no lograba trabajar y tenía la presión de que en tres meses llegaría su familia.

VER MÁS: Las claves del permiso temporal para migrantes de Cuba, Nicaragua y Hai

Es que había acordado con su esposa Jennifer, quien también es arquitecta, que cuando sus hijos de 7 y 9 años finalizaran el ciclo escolar se reunirían en Madrid.

A finales de diciembre la familia se reencontró dice Juan Carlos que probarán suerte en España los próximos dos años, si no les va bien piensan volver a Nicaragua donde por ahora mantienen su casa rentada.

Los efectos

Para el analista internacional, Manuel Orozco, la migración en el país ha causado dos efectos: la primera es la reducción de la mano de obra nicaragüense y la segunda es la enorme fuga de cerebros.

Explica que, en la actualidad, de los seis millones de habitantes en Nicaragua, su ejército laboral total es de 2.3 millones de personas cuando debería ser de 3 millones.

VER MÁS: Fincas costarricenses en crisis por falta de mano de obra ante rigidez en políticas migratorias

Añade que en los últimos cinco años, unos 600,000 mil nicaragüenses han dejado el país, es decir el 20 por ciento, que equivale a 120,000 personas y destaca que es importante traer a colación que solo el 15 por ciento de la población total posee títulos universitarios.

“Estamos viendo que el país ha tenido una fuerte escasez de talento humano, de personas con habilidades que emigran porque no hay incentivos de quedarse en el país, sus efectos son a largo plazo y la situación política de Nicaragua no tiene mejoría por lo menos para los próximos dos años”, analiza Orozco.

Alternativas en Nicaragua

Algunas empresas y productores de Nicaragua han puesto en marcha ciertos planes estratégicos para reclutar a su personal como ampliar beneficios o aumentar el rango de edad de los aspirantes que hasta no hace mucho tenía como frontera 25 años de edad.

En un anuncio digital del Grupo Compañía Cervecera de Nicaragua, se lee: “Requiere contratar personal para tiendas de Managua y departamentos… si tenés más de 40 años ¡no dudés en aplicar a nuestras vacantes”.

En otro anuncio de la Compañía Azucarera del Sur. S, A, se lee: “Requiere contratar personal de campo con beneficios: canasta básica, azúcar al costo, subsidio de alimentación, transporte, bebidas hidratantes, plan de salud”, sin precisar el rango de edad.

VER MÁS: Fincas costarricenses en crisis por falta de mano de obra ante rigidez en políticas migratorias

Mario Amador, gerente general de Comité Nacional de Productores de Azúcar explicó que los cuatro ingenios al inicio de la zafra publican avisos para contratar a unas 800 personas, sin embargo, el 95 por ciento del corte se hace de forma mecánica permitiendo que cada vez sea menos frecuente la demanda de empleados no permanente.

Amador detalla que hasta el momento la migración de mano de obra en los ingenios no es alarmante porque tienen salarios bastantes competitivos, pero coincide en que una vez los empleados son capacitados en esta industria se convierten en recursos humanos de alta demanda y algunos optan por migrar a otros sectores.

Por su parte, Walter Lima, presidente de la Cámara de Ganaderos del Municipio de El Coral y Nazario Barrios, presidente de la Asociación de Productores Ganaderos El Almendro (APROGAL) declararon en noviembre de 2022 que desde ese año el flujo migratorio afectó profundamente estas zonas productivas del país con “escasez de mano de obra calificada” y “encarecimiento de mano de obra local”.

Seguir adelante

Martha Lorena es madre, esposa, abuela y sobre todo una mujer orgullosa de ser campesina. Vive en Jinotega y trabaja en Estelí para una empresa dedicada a la producción de tabaco donde dice que sus más de veinte años de experiencia le han dado el título de capataz de la finca.

“Estoy a cargo de un grupo de mujeres que nos toca quitar los hijos de la planta, regar líquido, supervisar si hay moho o si está maduro para mantener sanito al tabaco y evitar que contagie a la planta de al lado”.

Con mucha facilidad explica que en la planta del tabaco se presentan tres tipos de enfermedades: moho, maduro y mosaico.

VER MÁS: Nicaragüenses regresarán a su país tras nueva política migratoria de EEUU

Está contenta porque este 2023 lo empezó con el pie derecho: pasó de ganar 3,200 córdobas a 3,800 quincenal. Un aumento que considera justo.

Ella trabaja por temporada y cada temporada se compone de siete meses, cuenta que durante los cinco meses que no está cortando tabaco acude a los cultivos locales con su esposo y sus hijos para sembrar frijoles y maíz.

Marha Lorena habita en el poblado Valerio 2, municipio de La Concordia, Jinotega, cada mañana viaja poco más de 30 kilómetros hasta la plantación tabacalera de Estelí y regresa por la tarde a su hogar. Hace ver fácil su jornada laboral, pero su día empieza desde las 3:00 de la madrugada.

Regresa a su casa cerca de las cinco de la tarde de lunes a sábado. No tiene uniforme, pero ella igual que el resto de obreras visten siempre de suéter porque las protege de la lluvia, el frío y casi nunca del sol, cuenta que ya se acostumbró, aunque su rostro luce tostado.

“Tuve seis hijos, trabajo desde que tenía 19 años y todavía no me llega la hora de jubilarme, me falta un par de años, me encanta trabajar; fíjese, que tengo comprobado que si yo me quedo en la casa me enfermo”, dice.

Martha Lorena, su esposo y sus hijos han dedicado su vida a trabajar la tierra porque está convencida que en el campo la experiencia es más valiosa.

De los seis hijos de Martha Lorena ninguno trabaja en la producción de tabacos, al igual que el padre se inclinan más por sembrar hortalizas y dice que tampoco han pensado en emigrar del país pese a que en el vecindario la mayoría de los jóvenes se han ido a Estados Unidos en el último año.

“Les ha ido bien porque uno ve que a sus familiares les llegan remesas, son gente que piensan y no se van a perder el tiempo en otra parte”.

Dice que también han conocido personas humildes que fueron secuestradas en México y eso ha frenado a que sus hijos tomen la decisión de dejar el país.

“Mire, mamá, si uno no hace calzones en su país, menos que va hacer calzones en otro lado, hasta dejar la vida ahí y al final la quien sufre es la madre, la esposa y los hijos”, conversa Martha Lorena, “mis hijos todo eso echan de ver”, agrega orgullosa.

Toñito es un conductor de la empresa donde trabaja Martha Lorena, cuenta que ya intentó cruzar a Estados Unidos a mediados de 2021, pero “no tuvo suerte” a los dos días lo devolvieron a México.

A la semana, volvió a Nicaragua endeudado y con la moral por el suelo.

Un mes después, un amigo le habló que estaba una plaza disponible para encargarse del recorrido del personal de una empresa tabacalera con la única condición que debía ir a varias comunidades cercanas de Estelí y “pastorear a la gente” para convencerla de llegar a trabajar porque la empresa necesitaba mano de obra y le explicó que así lo hizo él cuando se abrió su ruta.

VER MÁS: “Tenía todo listo para viajar”: cubanos y nicaragüenses desconcertados por cierre de fronteras de EEUU

“Antes, era imposible que el patrón agarrara esos caminos y rogara al empleado, ahora eso es más común de lo que parece”, dice Toñito quien ganó el empleo dedicando un domingo a acompañar a su jefe para visitar al actual personal.

Toñito, también dice que está aprendiendo mecánica con otro amigo en sus horas libres porque se ha dado cuenta que muchos técnicos se han ido al extranjero buscando el “sueño americano” y ya está pensando que cuando termine la temporada en la fábrica de tabaco tendrá trabajo asegurado.

“Antes de esta crisis de mano de obra, uno llegaba a un taller y si miraba a los mecánicos lentos se iba a otro taller, pero ahora ellos se dan el lujo de decirle a uno que primero revisarán su agenda y ni modo toca esperar”, dice con una larga sonrisa.

Costa Rica en apuros por falta de mano de obra

El fenómeno de la migración se ha acentuado en los últimos meses con la escasez de mano de obra nicaragüense y países vecinos como Costa Rica ya sufren sus efectos en el sector productivo de esa nación.

Se calcula en 20 mil el número de trabajadores que hacen falta para recoger la cosecha de al menos cinco cultivos: café, caña de azúcar, melón, sandía y naranjas. Y si bien la situación ya preocupa a los productores costarricenses, se anticipa que se agudizará con el grueso de la producción.

Las tareas altamente demandantes en mano de obra están estimadas a desarrollarse entre los meses de diciembre y mayo de 2023.

VER MÁS: Periodista nicaragüense narra su intento de secuestro en México: “Me sentí sin dignidad”

“Hay menos gente viniendo este año y eso evidentemente genera menos personal. La mayoría de fincas cafetaleras están en apuros, ya el café se está cayendo”, declaró Óscar Arias, vicepresidente y vocero de la Cámara de Agricultura y Agroindustria de Costa Rica al medio local Extra.

Se cree que este déficit de mano de obra nicaragüense se debe en parte a la implementación de políticas migratorias anunciadas por el presidente Rodrigo Chaves que ha orillado a los nicas a buscar nuevos campos laborales como Estados Unidos.

Para Manuel Orozco, la medida aplicada por el presidente de Costa Rica a los migrantes nicaragüenses otorgando permisos laborales de modo temporal se asemeja al procedimiento utilizado por Joe Biden.

“Es complejo. No es una solución perfecta pero desde la perspectiva del gobierno de Costa Rica como el de Estados Unidos, resuelve un problema burocrático acerca del manejo de múltiples solicitudes de refugio”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ