Maestros venezolanos protestan: "La clase de hoy la damos en la calle"

Los educadores acudieron hasta las afueras de una emblemática escuela, en el centro de la capital, para protestar y exigir que sean restituidos sus derechos
Foto: Álvaro Algarra - VOA

Bajo el grito de “la clase de hoy la damos en la calle”, los profesores venezolanos continuaron este miércoles 20 de noviembre la semana de protesta sostenida promovida por la oposición liderada por Juan Guaidó como vía para lograr la salida del gobierno en disputa y solventar crisis que atraviesa la nación suramericana.

LEA MÁS: Venezuela: Opositores y seguidores de Nicolás Maduro regresan a las calles

Los educadores acudieron hasta las afueras de una emblemática escuela, en el centro de la capital, para protestar y exigir que sean restituidos sus derechos, mejoras en el sistema educativo y atención a sus denuncias.

Raquel Figueroa, de la coordinación nacional de la Unidad Democrática del sector educativo, afirmó que la educación venezolana está en “emergencia humanitaria”.

Relató que llevaron las clases a las calles para expresar “no solamente el descontento, sino la continua violación de nuestras reivindicaciones, de nuestros derechos sociales, y también de nuestros derechos políticos”.

Foto: Álvaro Algarra - VOA

Por su parte, Lourdes Ramírez de Viloria, presidente de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios, indicó que se han violentado los derechos no solo de los trabajadores, sino también el de una educación de calidad.

“La educación no se cumple solo transmitiendo conocimiento de persona a persona, sino dando el ejemplo, y uno de los mejores ejemplos para nuestros niños y jóvenes es que aprendan a respetar la Constitución de su país”, expresó.

Marvis Misler, otras de las educadoras que participó en la protesta, afirmó a la Voz de América que decidieron realizar esta clase “porque en las escuelas no tenemos las condiciones mínimas para darlas. Hoy tenemos muchachos desnutridos. Se nos desmayan los muchachos en las aulas. Los muchachos, al igual que el maestro, llevan los zapatos rotos y el estómago vacío”.

Aseguró que, si no hay un cambio de gobierno y de sistema, no van a tener “las condiciones mínimas de trabajo” y no van a poder dar una “educación de calidad como lo establece nuestra constitución”.

Entre tanto, en el marco de lo que el gobierno en disputa llama el fortalecimiento del sistema educativo, el ministro para la Educación, Aristóbulo Isturiz, anunció recientemente “bonos” para complementar el salario de los educadores, y un plan para mejorar la nutrición de los niños en las escuelas.

La semana de protesta comenzó el lunes con concentraciones en distintas zonas del país y la siguió una protesta del gremio de enfermeras. Este jueves cierran los estudiantes universitarios.