Enfrentados a la misma causa que los llevo al exilio: Censura y persecución

Reporte Especial de Noticias de Bluefields y República 18

Jennifer Ortiz, Yelsin Espinoza y Elmer Rivas, son tres periodistas nicaragüenses que a consecuencia del estallido social de abril de 2018 y la violenta represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, les tocó abandonar de manera forzada el país, huyendo de las amenazas y persecución.

Tras meses fuera del país, decidieron regresar del exilio para seguir informando, asumiendo los riesgos que implica ejercer periodismo en Nicaragua.

Desde el retorno no han podido ejercer con plenitud la libertad de prensa, se enfrentan a las mismas causas que les forzó al exilio, la censura y persecución.

Leer más: Al 10 de junio más infectados y más muertos, proyecta el Imperial College de Londrés para Nicaragua

Elmer Rivas, periodista de Confidencial y productor de los programas Esta Noche y Esta Semana, expresa que hay una represión selectiva, “probablemente no vamos a ver la represión en las calles como fue en septiembre, octubre de 2018, pero si hay una represión y una campaña de desprestigio a toda la prensa independiente en Nicaragua”.

Leer más: Confidencial: “Tenía miedo de llegar al hospital”: Decenas de trabajadores de la Salud renuncian en hospitales

Rivas, denuncia que tienen que trabajar descentralizados porque los persiguen, “tenemos que huir del espionaje político, no podemos salir a las calles a grabar con libertad, una fachada de una institución pública porque nos persiguen, porque nos roban nuestras herramientas de trabajo”.

Jennifer Ortiz, directora de la plataforma digital Nicaragua Investiga, regreso para cohesionar su equipo de trabajo y poder contar en primera persona lo que acontece en el país; sin embargo se incrementaron las amenazas y han ocurrido eventos que han puesto en riesgo la seguridad y vida de uno de los miembros de su equipo periodístico.

“Nosotros recién estábamos reincorporándonos al trabajo desde Nicaragua, estábamos tratando de crear una nueva estructura organizativa que nos permitiera mejorar los contenidos que publicamos en nuestra plataforma, entregar mejores formatos, coordinarnos mucho mejor porque estábamos todos en un mismo espacio; sin embargo se nos juntó la crisis del Covi-19 y muy pronto tuvimos nuevamente que dispersarnos”

Según la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, unos 90 periodistas fueron forzados a salir del país desde que se inició la crisis en abril de 2018.

Aunque organismos defensores de derechos humanos consideran que en Nicaragua aún no hay garantías para el retorno de los exiliados, más de veinte periodistas han optado por regresar. El último fue Yelsin Espinoza, de Nicaragua Actual, quien sostiene que regreso para recuperar un espacio, a sabiendas del ambiente adverso existente en el país.

A pocos de días de su retorno, Yelsin fue amenazado de muerte por un oficial anti motín, mientras daba cobertura a un piquete expres. “Acodarte que sos de la Calle Real y te voy a palmar (matar) a tu familia”, amenazó el agente policial al periodista.

“Tras mi retorno salí inmediatamente a las calles, encontré nuevamente la represión policial, paramilitar, de fanáticos gubernamentales en contra de una voz crítica, una voz del periodismo independiente”, denuncia Espinoza.

Leer más: Álvaro Navarro de Artículo 66 sale de UCI, al mostrar mejoría ante covid-19

Retorno una decisión personal

Para la directora de Nicaragua Investiga, volver a Nicaragua implica un riesgo enorme y ese riesgo debe ser asumido de manera personal, conscientes de todos los factores y realidades que “tenemos en nuestra familia, en nuestro trabajo y asumir esas consecuencias. Nosotros estamos asumiendo los costos de haber retornado”, apunta.

Elmer Rivas, coincide con Jennifer Ortiz, de que el retorno es una decisión personal, “las condiciones de todos los periodistas no son las mismas y creo que de ahí parte la decisión, que debería ser aceptada y muy bien analizada por cada uno.”

Los periodistas que han retornado resisten por un compromiso con la verdad, “no tenemos grandes ganancias, no las estamos pidiendo”,  dice Yelsin Espinoza, quien asegura que el periodismo independiente es ese canal a través del cual la población puede expresar sus demandas y denuncias, “porque sabemos que tenemos ese compromiso y sabemos que la población en estos momentos necesita de nosotros los periodistas y no los vamos a dejar solos”, asegura.

Es importante reconocer el desafío, la valentía, el coraje y el compromiso de hombres y mujeres periodistas que bajo su propio riesgo retornaron para seguir informado y seguir batallando contra la censura oficial.

Reporte especial de Noticias de Bluefields y República 18

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ