Báez: “Corremos el riesgo de no entender nada de Jesús si nos creemos mejores que otros por cumplir ciertas normas religiosas”

LA PRENSA

En su homilía Monseñor Silvio Báez  hizo un llamado a los feligreses a acercarnos a Jesús y no encerrarnos en esquemas del pasado y en la religiosidad.

“Jesús ha sido objeto de dudas, insultos, desprecios y rechazo, sobre todo de parte de la gente más religiosa de Israel. Casi siempre gente rica de la clase alta y que presumían de sabios, pero que llenos de autosuficiencia se cerraban a la palabra de Jesús y lo rechazaban. Lo consideraban peligroso por su cercanía con los pobres y los pecadores, a quienes Jesús les abría el corazón y los ojos; lo rechazaban porque no entendían que se preocupara tanto por los sufrimientos del pueblo y no diera importancia a las normas religiosas” señaló Báez. 

Leer más: "Me estoy enloqueciendo", el maltrato y tortura que sufre el reo político Kevin Solís

Según el obispo, hoy ocurre lo mismo “Nos podemos quedar sin comprender a Jesús si en nuestro corazón es más fuerte el orgullo y la arrogancia que la bondad y la misericordia. Corremos el riesgo de no entender nada de Jesús si nos creemos mejores que otros por cumplir ciertas normas religiosas o si nos encerramos rígidamente en esquemas del pasado sin abrirnos a la novedad de los caminos de Dios. Nunca conoceremos a Dios si preferimos los mandamientos al amor, si nos contentamos con teorías y descuidamos la solidaridad, si somos muy religiosos pero poco humanos”.

Monseñor hizo un llamado a estrechar la sabiduría de los pobres “desde su sufrimiento y su inseguridad, los pobres y sencillos entienden el amor, acogen a Dios y confían en él. Podremos acoger el evangelio en plenitud solo siendo pequeños, despojados de vanidad y necesitados de misericordia; sólo entenderemos a Jesús y podremos colaborar a cambiar el mundo si llevamos una vida sobria”.

Leer más: Kevin Sullivan: "Responsables de violencia contra manifestantes deben responder ante justicia"

“En medio de la crisis mundial de salud y cargando con todos los problemas y tensiones que nos agobian, nos hace bien acercarnos a Jesús desde nuestra pobreza y sentirnos amados y cuidados por él” enseñó Baéz. 

 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ