Monseñor Rolando Álvarez: “5 principios éticos para un auténtico liderazgo”

Diocesis de Matagalpa

Monseñor Rolando Álvarez de la diócesis de Matagalpa compartió con los nicaragüenses cinco principios éticos para un auténtico liderazgo desde el evangelio de Jesús.

Álvarez destacó los siguientes principios:

1.Respeto a la persona y su dignidad humana

2.Respeto a las ideas y propuestas de los demás, a las diferencias 

3.Respeto al derecho que tienen los demás a su buena fama

4.Respeto a la libre y responsable decisión de los otros

5.Respecto a los propios procesos personales, grupales y asociativos evitando las descalificaciones, los señalamientos y las falsas acusaciones.

Según Álvarez, un verdadero liderazgo debe tener un espíritu de “pequeñez” para entrar en la ética de un auténtico liderazgo “estos pequeños que han entrado en este espíritu de humildad, Jesús los invita carguen con mi yugo porque mi yugo es suave y mi carga es ligera” refirió.

Leer más: "Me estoy enloqueciendo", el maltrato y tortura que sufre el reo político Kevin Solís

El obispo recordó a los enfermos, principalmente a quienes están intubados en un estado crítico, sin atención médica y sin un verdadero diagnóstico, test o sin tratamientos aislados en sus hogares “familias temerosas, angustiadas, adoloridas por no haberle dado el último adiós a su ser amado, es el drama que se vive en la sociedad por los ataúdes que se ven pasar uno después de otro en las calles, los entierros de la noche o madrugada, la sepultura de prisa, el que sufre en el anonimato, el que no tiene para el pan de cada día mucho menos para su tratamiento” lamentó Álvarez.

Leer más: Báez: “Corremos el riesgo de no entender nada de Jesús si nos creemos mejores que otros por cumplir ciertas normas religiosas”

El obispo instó a la feligresía a no olvidar que Dios nunca abandona y camina junto al pueblo doliente y sufriente “tanto sufrimiento, tanto mar de dolor, ese corazón pequeño, ese corazón sencillo, pobre y humilde es capaz de descubrir la dulzura en la agonía en lo más hondo de su interior la presencia divina de un Dios que no nos abandona”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ