Preso político Uriel Pérez está aislado y en máxima seguridad tras sobrevivir al covid-19

Silvana Pérez, madre del preso político Uriel Pérez de 30 años de edad, no cree que la justicia sandinista, de un veredicto de no culpabilidad hacia su hijo y los otros dos procesados con él: José Santos Sánchez y José Ángel González Escobar.

Este lunes se espera que finalice el juicio oral y público contra Pérez, Sánchez y González a quienes se les imputan delitos de venta y comercialización de estupefacientes.  

"Espero que todo se realice bien, yo se que todos lo haran a su modo a su manera, aunque sean inocentes le pondrán una condena, aunque sean inocentes" dijo doña Silvana, quien no siembra sus esperanzas en ningún fallo judicial.

"Que se pongan la mano en la conciencia, todos los muchachos son inocentes, que los liberen" demandó nuevamente a Daniel Ortega y Rosario Murillo porque los cargos no son jurídicos, sino políticos.

Lea Además: Monseñor Báez: La fiebre del poder, poseer, del figureo, soberbia, descalificación impiden servir

Uriel es ingeniero en sistema, se graduó hace 7 años de la Universidad evangélica de Nicaragua, UENIC, trabajaba de forma independiente en su casa de habitación y según su madre siempre fue solidarios y muy colaborador en causas sociales. Como miles de nicaragüenses se indignó cuando de un disparo de francotirador, asesinaron al niño Alvarito Conrado.

"Le impactó la muerte de Alvarito Conrado" y también se molestó cuando el régimen decidió quitarle el 5% de su pensión a los jubilados, como parte de las reformas al seguro social que desataron las protestas en abril del 2018.

"Y dijo no podía ser que le hicieran eso a los ancianitos, pues él en su pobreza, ayudaba a unos ancianitos de la Divina providencia, les llevaba papel higiénico y alimentos" recordó doña Silvana, quien acompañaba a su hijo en las obras sociales que se hacían en la iglesia. 

Uriel Pérez fue detenido en Masaya el pasado 13 de noviembre del 2019, un día antes detuvieron a su hermano Víctor, pero lo liberaron un día después. 

Lea También: Monseñor Alvarez: hay que superar cualquier obstáculo en construcción de nueva Nicaragua

Uno de los momentos más angustiantes que vivió doña Silvana fue cuando de forma inesperada y sin avisarle, hospitalizaron a su hijo en el Alemán nicaragüense por estar contagiado de coronavirus. 

"El pasó una experiencia dura, miró morir a decenas de personas, los decesos eran incontables" relata la madre de Uriel quien pasó 28 días hospitalizado. Desde ahí logró comunicarse con su madre, luego que un paciente que tenía covid-19 le dijo que si él moría podía quedarse con su teléfono para que llamara a su familia. El señor adulto mayor, falleció y Uriel pudo llamar a su madre. 

Lea Además: Arquidiócesis de Managua cancelan celebración de fiestas patronales

Tras haberse recuperado del covid-19, Pérez fue aislado a las celdas de máxima seguridad en el penal Jorge Navarro de Tipitapa. Las autoridades alegaron que era de forma momentánea para evitar contagio con otros presos, pero ya han pasado dos meses y Uriel pasa las 24 horas solitario y sin libros para leer. Su madre lo visita cada mes y se comunican por teléfono divididos por un vidrio. Cuenta que lleva 3 meses de no poder abrazar a su hijo. 

"Él siempre me pregunta, si ando en la lucha afuera, ¿cuándo vamos a salir? yo sé que vamos a salir pronto, ya me dijeron, no se aflija oiga mamá" son las palabras de ánimo y esperanza que le transmite Uriel a su madre. 

"Uriel dice que cuando sea liberado, va a buscar un buen trabajo. Él es bien inteligente, estudioso, se desvela por obtener lo que quiere" así lo describe doña Silvana.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ