A dos años de ataque a Divina Misericordia, impera impunidad

Carlos Herrera

Este 13 de julio se cumplen dos años del ataque a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) y la Iglesia Divina Misericordia, por parte de fuerzas paramilitares del régimen de Daniel Ortega.

Tras el ataque, los estudiantes atrincherados en la UNAN se refugiaron en la iglesia, la cual fue atacada por una ofensiva armada por casi 15 horas. En la embestida murieron el estudiante Gerald Vásquez y Francisco José Flores. Ambos crímenes continúan en la impunidad. 

Actualmente en el templo se observan las huellas del ataque, como hoyos de distintos tamaños en las paredes, en la imagen de Jesús de la Divina Misericordia, así como en el sagrario.

Leer más: Sandinistas en UNAN-Managua consideran "victoria" ataque paramilitar a estudiantes hace dos años en recinto y en Iglesia Divina Misericordia

El ex reportero de 100%Noticias y exiliado, José Noel Marenco  recordó esa cobertura periodística “lloro por recordar momentos como los que vimos es anoche, total incertidumbre de lo que estaba pasando, los que estuvimos ahí, presenciamos y vivimos en carne propia, el régimen mandó a desalojar a todos los jóvenes” manifestó.

Para Marenco, el ataque contra la iglesia no ocurrió ese 13 de julio, sino semanas antes “en las madrugadas llegaban camionetas de paramilitares a atacar, quizás eran las  4:30 o 5:00 am se aprovechaba del cansancio de los jóvenes”

Al igual que Marenco, la joven exiliada Nidia Monterrey aseguró en 100%Entrevistas que nunca esperó que la sancionada policía sandinista atacará la iglesia como lo hizo ese día “fue un cambio radical, el régimen sobrepasó todos los límites hasta llegar a atacar una iglesia, algo que no esperábamos. No me arrepiento de haber utilizado las redes sociales para dejar evidencia de la violencia”. 

Monterrey responsabilizó una vez más al régimen Ortega-Murillo del ataque armado “yo no me arrepiento nunca, todo lo que hice fue decisión propia”, sostuvo.

Leer más: Preso político Uriel Pérez está aislado y en máxima seguridad tras sobrevivir al covid-19

A dos años, Susana López, madre de Gerald Vasquez, uno de los jóvenes asesinados, expresó “seguimos en pie de lucha, no vamos a claudicar porque eran eran estudiantes no era delincuentes, vamos a mantener viva esa llama, fue una promesa a mi hijo”

López realizó un plantón dentro del templo donde fue asesinado su hijo “le prometí a él (Gerald) que iba a continuar su legado y vamos a ver una Nicaragua libre, nos vamos a mantener firme, estamos sufriendo todas las consecuencias pero nos mantenemos firmes firmes en la lucha y seguimos en la lucha”

En 100%Entrevista López recordó que su hijo salió de casa, pero nunca imaginó que no lo volvería a ver más “nunca esperé encontrarme con un disparo (Gerald) en la cabeza , su lucha de resistencia la mantendré viva”

En referencia a la pareja dictatorial, la madre de Gerald Vásquez asegura  “Que Dios los perdone todo el daño que nos hicieron es irreparable, pero que Dios tenga misericordia de ellos, vamos a salir a la calle con nuestra frente en alto porque no hicimos nada, ellos son señalados como asesinos. Las Madres de Abril esperamos justicia y vamos a tener justicia, no vamos a descansar, vamos a mantenernos firmes”.

Leer más: Pastor estadounidense Tom Guess “Dios traerá un cambio drástico en Nicaragua”

Ese 13 de julio, tras negociar con el régimen de Daniel Ortega, el cardenal Leopoldo Brenes junto con el nuncio Waldemar Stanilaw Sommertag llegaron a la iglesia en la mañana del sábado 14, para preparar la salida de las personas atrapadas. Los estudiantes salieron en buses hacia la catedral de Managua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ