Rafael Solís confirma uso de armas del Ejército en masacre y francotiradores, la orden era matar

Gerall Chávez

El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, quien está exiliado en Costa Rica, tras renunciar del cargo en enero del 2019, confirmó la participación del Ejército de Nicaragua con la entrega de armas a policías y paramilitares para sofocar la rebelión de abril del 2018. Solís en una amplia entrevista, reiteró que una de las razones que le motivó a renunciar y denunciar fue cuando tuvo a la vista, como magistrado, los dictámenes de Medicina Legal, que evidenciaban el uso de francotiradores para "asesinar" a los jóvenes, "eso me impactó" dijo.

"Tengo la percepción que las armas efectivamente eran armas del Ejército, eso es una cosa que es muy difícil de negar, ustedes tres lo saben (los periodistas), lo cual implica algún grado de participación, haber dado armas, haber dado armas a la policía y paramilitares, ellos han dicho que no, que esas armas salieron de la calle y que no fueron ellos que la dieron, pero es algo que hay que investigar más a fondo" confirmó el Dr. Solís quien considera que "no hubo una participación del Ejército como institución".

Para Solís se debe ir a fondo con las investigaciones sobre el Ejército, pues aunque no se tuvo a la vista de forma permanente a militares en las calles o vestidos de militares formal "hay gente que dice que andaban ellos vestidos de civiles".

Leer más: Comando Sur de Estados Unidos ya no confía en el Ejército de Nicaragua, aseguran analistas

"Todas estas situaciones se tienen que investigar a fondo, pero no se ha hecho, no se ha querido hacer, hay que hacer justicia y hay que ser cuidadosos. En el fondo, sí creo que hubo por el hecho de entregar armas que son del Ejército y del orden militar, una participación, aunque haya sido de esa naturaleza que fue incorrecta, porque el Ejército se debe de mantener al margen de las protestas que se dieron en Nicaragua, no tienen que intervenir porque su misión es defender las fronteras, temas de narcotráfico" agregó.

                                                 

Solís no quiso ser categórico en posibles sanciones al Ejército como institución luego que el senado de Estados Unidos, apruebe la ley RENACER que trae sanciones más duras y específicas para "más militares", según su contenido.

Francotiradores en represión

El exmagistrado judicial Rafael Solís, quien trabajó para el FSLN, partido de Daniel Ortega, por 41 años y conoce las entrañas del monstruo, aseguró que una de las razones para poner su renuncia es cuando confirmó con sus propios ojos los dictámenes de Medicina Legal, que evidenciaban el uso de francotiradores, por los disparos certeros a la cabeza, tórax y corazón.

"Yo me leí todos los dictámenes antes de renunciar y lo que más me impactó fueron los francotiradores tirando directo a 3 lugares, a la cabeza a la parte del cerebro nuca, o tiraban a la parte frontal al cuello o al corazón y la gran cantidad de dictámenes de Medicina Legal, a lo cual yo tuve acceso porque yo era Magistrado y podía pedirlo (...) sí estableció ese tipo de procedimiento que te indica que hubo una dirección de asesinar a estos muchachos que no fue un enfrentamiento normal que sé yo en una barricada, que uno disparaba, el otro disparaba como cuando nosotros estuvimos en la insurrección y combatíamos con la guardia y estábamos volándonos balas de frente, ahí no habían francotiradores, ahora no, la modalidad que usaron fue esa" constató Solís.

Siga leyendo: Samcam:  “El Ejército nunca han aceptado sus fechorías”

Tras su renuncia el exmagistrado y ex principal operador político del FSLN en el poder judicial, sus excompañeros lo han tildado de "traidor", pero lo rechaza.

"Todos los que me dicen traidor, yo los rechazo, yo no traicioné los ideales por los que me incorporé al sandinismo, creo que eran ideales de respeto a la vida humana, los derechos humanos y había que hacer uso de la violencia para botar a Somoza y no de la manera que se hizo en el 2018 que fue grave" aclaró.

Solís no piensa regresar a Nicaragua, ya que podría ser encarcelado, precisamente en la Asamblea Nacional cuando sometieron a votación la aceptación de su carta (que la cambiaron según Solís) lo calificaron de traidor por supuestamente "abandonar" el cargo. Según el ex militante sandinista, está por verse "si Ortega se va por la vía de la negociación o el endurecimiento, si Ortega endurece esto y Estados Unidos endurece, y hay escala de endurecimiento, ni yo ni ustedes regresamos, porque si no sabemos que vamos a la cárcel" advirtió.

"Esa carta la cambiaron en la Presidencia y me pusieron como traidor a la patria, algunos diputados, sí me defendieron fuera del plenario, porque no hubo chance de debatir en el plenario (...) se mencionó el término traición, es duro" denunció. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ