Presas políticas Tamara Dávila, Ana Vijil y Dora María Téllez "no quieren ser negociadas"

Un diálogo o negociación, que convocaría el dictador Daniel Ortega ha estado en el debate de la opinión pública en Nicaragua. El pasado 11 de enero del 2021, Ortega dijo que "después de las elecciones de este año" se iba a "instalar un gran diálogo nacional para que lo que quedó aprobado en la constitución pueda caminar tomando en cuenta las nuevas circunstancias" dijo.

Pero a finales desde junio Ortega ordenó la captura de los liderazgos de oposición y de siete precandidatos presidenciales que decidieron desafiarlo en las urnas y derrotarlo con votos en unas elecciones que se demandaban fueran limpias, transparentes, observadas, competitivas. Pero eso no se materializó y Ortega corrió solo acompañado de candidatos y partidos colaboracionistas.

LEER MÁS: Nuncio apostólico asegura que Santa Sede "intercede" por la liberación de los presos políticos

Nuevamente la palabra diálogo sale a la palestra pública, tras las votaciones tildadas como una "farsa electoral" y desconocidas por la mayoría de países de las Américas y Europa. 

Las dirigentes opositoras Ana Margarita Vijil, Tamara Dávila y Dora María Téllez, transmitieron a sus familiares su posición sobre posibles negociaciones "y es que ellas no quieren ser negociadas" aseguró Ana Lucía Álvarez hermana de Dávila y sobrina de Vijil en el Programa Nicaragua por el Cambio, transmitido en 100% Noticias.

"Nuestra posición política es que nuestros familiares no son monedas de cambio, que cualquier proceso de diálogo tiene que ser cuando ya hayan sido liberadas, y uso esta palabra liberadas y no excarceladas, porque sabemos que en otros procesos de negociación hubo excarcelaciones, pero  las excarcelaciones políticas tienen una carga política de un proceso de criminalización, de persecución política que continúa después de la excarcelación" agregó Álvarez. 

En la entrevista Álvarez aclaró que esta es la posición como familia y de las tres reas políticas y no hablan en representación de otros familiares de presos. 

"Entonces, tiene que haber esa condición, previa la libración completa de todas las personas presas políticas, el restablecimiento de todas las libertades y garantías. Eso incluye retorno de exiliados, eso incluye que no sigan metiendo gente, porque ocurre que en otros procesos de negociación excarcelaban a unos y encarcelaban a otros" expresó Álvarez. 

SEGUIR LEYENDO: Asociación de familiares de presos políticos rechazan diálogo con rehenes encarcelados

Consideró que en un proceso de diálogo, no solo la Iglesia católica puede jugar un rol, si no que hay "distintos sectores de la sociedad, sobre todo un país laico como es Nicaragua, que tienen que estar representados para velar por los intereses de esos sectores". 

Álvarez recordó los incumplimientos del régimen de los acuerdos firmados en marzo del 2019, pese a que estuvo como testigo el Nuncio apostólico "¿cómo podemos hacer para garantizar que eso no sea un papel mojado? el gobierno firma para lograr ciertas cuotas de legitimidad y que después nos quedamos sin eso, sin cumplirse, aquí deben de haber garantías de cumplimiento" enfatizó la hermana de Dávila.

Tamara Dávila sigue en completo aislamiento, en la celda de castigo, empernada y ya suman más de 5 meses sin que la saquen a tomar el sol. Dávila solo sale cuando la llevan a interrogatorios que son diarios y en las tres ocasiones que la visitaron sus familiares en las celdas de Auxilio Judicial, Evaristo Vásquez, conocidas como El Nuevo Chipote. 

LEER MÁS: Eurodiputados prometen empujar sanciones contra Daniel Ortega, más allá de sanciones individuales

"Tamara ha demostrado en su vida en general y en este momento, ser una persona sumamente fuerte en sus ideales, en sus convicciones y además tener unos recursos espirituales y emocionales muy fuertes que hasta el momento han sido inquebrantables por los torturadores del Chipote" manifestó Álvarez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ