Daniel Ortega se ensaña contra 14 presos políticos adultos mayores

La mayoría de los adultos mayores detenidos por el régimen por pensar diferente, se encuentran en condiciones delicadas de salud.
Cortesía

Los abogados de los presos políticos consideran que deberían ser liberados o si siguen los procesos, bajo arresto domiciliar y no con prisión preventiva. Los presos adultos mayores tienen enfermedades crónicas. Pese al deterioro de su salud, los jueces afines a Daniel Ortega y Rosario Murillo les impusieron 90 días de detención para "investigarlos", luegos los acusaron y la mayoría tiene más de seis meses preso.

El artículo 176 del Código Procesal Penal (CPP), relacionado con la Sustitución de prisión preventiva por domiciliaria explica que “el juez puede sustituir la prisión preventiva por prisión domiciliaria, entre otros casos, cuando se trate de: 1. Mujeres en los tres últimos meses de embarazo; 2. Madres durante la lactancia de sus hijos hasta los seis meses posteriores al nacimiento, o 3. Personas valetudinarias o afectadas por una enfermedad en fase terminal debidamente comprobada”.

Lea: Nicaragua: se cumplen tres años del asalto a 100% Noticias, resurgimos para seguir derrotando la censura

La abogada Karla Sequeira, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), en entrevistas anteriores ha explicado que otorgar el arresto domiciliario y no la detención judicial por 90 días a un procesado depende exclusivamente del criterio del juez que lleva la causa.

“Sobre todo porque depende de las enfermedades, depende de la situación médica que esta persona (el detenido) enfrenta. Hay personas de 60 años que perfectamente pueden soportar la prisión, tener 60 o más años no es una eximente de responsabilidad penal y no por eso no aplican las medidas correctivas, sin embargo, lo que hacen (los jueces) es, o aminorar las penas o dar una medida alterna a la prisión preventiva”, expresó la abogada en una entrevista al diario La Prensa.

Las personas valetudinarias son los mayores de 70 años que sufren los efectos de la edad como: enfermedades, estados de salud delicados y padecimientos crónicos. Y por otro lado, la tercera edad es la etapa de la vida humana que inicia a los 60 años. En Nicaragua la Ley de Adulto Mayor aplica a las personas mayores de 60 años.

“Con respecto a las personas valetudinarias tienen que tener un trato preferencial. Todo anciano arriba de 70 años se puede considerar un valetudinario porque padece de reumatismo, de la presión, de la pelvis, de múltiples padecimientos y no se le puede tener bajo régimen carcelario; lamentablemente lo que la ley expresa, lo que la ley manda taxativamente no se respeta y se basan en los criterios personales del judicial”, detalló el abogado penalista Oscar Vargas a La Prensa.

El inciso 13 del artículo 6 de la Ley 720, Ley del Adulto Mayor, ordena a que se le garantice ante los jueces o tribunales competentes un proceso sencillo, con prelación, celeridad, gratuidad e inmediatez, con las debidas garantías procesales, que le ampare contra actos que violen o puedan violar sus derechos humanos y libertades fundamentales.

Presos políticos muy enfermos

En los últimos meses, el régimen ha detenido a más de 60 presos políticos. Entre ellos hay personas de la tercera edad, quienes se encuentran enfermos debido a las enfermedades crónicas que padecen desde hace varios años.

Lea más: Hijo del periodista Ángel Gahona logra bachillerarse, quiere ser abogado para buscar justicia

El excanciller Francisco Aguirre Sacasa tiene 76 años de edad y fue llevado por la sancionada Policía a las celdas del Chipote hace 4 meses, luego un juez le impuso 90 días de detención mientras continúan las “investigaciones” por los supuestos delitos que se le imputan.

El analista político, José Pallais, de 68 años, tiene más de 6 meses de estar detenido y según sus familiares padece de múltiples enfermedades crónicas como: problemas cardíacos, diabetes, hipertensión, obesidad, apnea del sueño, glaucoma y problemas en la columna.

La opositora Violeta Granera, de 68 años de edad, más de 4 meses de estar detenida y aislada en las celdas de Auxilio Judicial. En la semana de su captura tenía que realizarse exámenes relacionados con el corazón. También padece de presión alta, según advirtió su hijo Julio Sandino Granera.

“El abogado de mi mamá ha pedido el cambio de medida cautelar, pero no tenemos respuesta alguna. La lucha que nosotros venimos haciendo ha sido apegada a la ley, nosotros estamos claros que si la dictadura cree que mi mamá tiene una acusación —que sabemos que es totalmente falsa—, entonces debe ir a los juzgados y demostrarlo… Me preocupa la salud de mi mamá, explicó en su momento, Julio Sandino Granera, hijo de Violeta Granera.

El exguerrillero sandinista, Víctor Hugo Tinoco, de 69 años, lleva más de cinco meses encarcelado y según sus familiares padece del síndrome de “Meniere”, que se caracteriza por presentar mareos muy fuertes, zumbidos en los oídos y pérdida de la audición.

Tras la detención de Tinoco, su hija Cristian Tinoco, quien padece cáncer, denunció ante los medios de comunicación que ella se ha deteriorado desde que el régimen decidió apresar a su padre.

El pasado 14 de julio ella denunció que los oficiales de la sancionada Policía del Chipote le solicitaron una tobillera que necesitaba el preso político, lo que produjo en la familia desconfianza sobre su estado de salud.

El exguerrillero sandinista, Hugo Torres, de 73 años, conocido por haber participado en la década de los años 70 en una operación militar que permitió la liberación del dictador Daniel Ortega, lleva más de 6 meses preso. 

Aunque su hijo, Hugo Marcel Torres, ha afirmado que su padre no padece de ninguna enfermedad, responsabiliza al régimen de lo que pueda pasar con su salud.

Lea también: CIDH preocupada por aumento de nicaragüenses forzados a salir de su país, pide ayuda internacional

La exguerrillera sandinista, Dora María Téllez, de 65 años, también lleva más de seis meses tras las rejas del Chipote.  Aunque sus familiares han asegurado que al igual que Hugo Torres, no padece enfermedades crónicas, responsabilizan al régimen del daño que puedan ocasionar a su salud.

Durante la última visita que le hicieron sus familiares, denunciaron que el régimen mantiene sola, en una celda sellada a Dora María Téllez, quien permanece aislada.

Más vulnerables

El artículo 168 relacionado con las Condiciones generales de aplicación señala que “la privación de libertad sólo procederá cuando las demás medidas cautelares sean insuficientes para asegurar la finalidad del proceso”.

“Se aplica la prisión preventiva cuando sabés que esa persona puede evadir su responsabilidad y puede evadir el proceso, o sea que se puede ir a la fuga, pero en este caso estamos hablando de personas mayores de edad que obviamente no van a salir corriendo, no van a salir huyendo, que son valetudinarias, que tienen diferentes enfermedades crónicas, que simplemente con el hecho de tener que salir (del país) ya correrían riesgo en su integridad física”, consideró a La Prensa, la abogada Sequeira.

Pedro Joaquín Chamorro Barrios, de 69 años —hijo mayor del Mártir de las Libertades Públicas de Nicaragua, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal y de la expresidenta de Nicaragua, doña Violeta Barrios—, tiene más de tres meses de estar encarcelado en las celdas de El Chipote.

Aunque no padece problemas de salud crónicos, sus familiares temen que debido a las torturas sicológicas que recibe puedan enfermarse.

Por otro lado, el aspirante a la Presidencia por el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Arturo Cruz, de 68 años, lleva más de seis meses de estar en detención judicial. Él fue detenido por la Policía el pasado 5 de junio cuando regresó de un viaje que hizo a Estados Unidos; su vivienda fue allanada y desde entonces el régimen lo mantiene incomunicado en las celdas del Chipote.

Sufre derrame en celda

El reo político Eliseo Castro Baltodano, capturado en septiembre de 2019, sufrió un derrame cerebral en las celdas del Sistema Penitenciario Nacional “Jorge Navarro” en Tipitapa y se encuentra en condición delicada de salud, han denunciado sus familiares.

Castro Baltodano sufrió el derrame el pasado 13 de noviembre y fue llevado al hospital Antonio Lenin Fonseca en condición delicada de salud y de acuerdo con sus parientes, su estado de salud viene desmejorando.

Lea además: Doña Pinita: "no me quiero morir, estoy haciendo todo lo posible para vivir" y volver a ver a su hija y nieta presas políticas

“El estado de él es un estado crítico. Él ha dejado de comer y no está consumiendo nada de líquidos. Está muy delgado y se le ven sus costillas”, dijo a 100% NOTICIAS un familiar de Castro Baltodano, quien pidió el anonimato por temor a represalias de parte del régimen.

Don Eliseo Castro Baltodano permanece en una sala del hospital Antonio Lenin Fonseca, en donde los galenos han confirmado que la condición de salud del hombre viene deteriorándose.

Don Eliseo Castro Baltodano permanece en una sala del hospital Antonio Lenin Fonseca, en donde los galenos han confirmado que la condición de salud del hombre viene deteriorándose.

Un caso similar en 2020

La sancionada Policía represora del régimen de Daniel Ortega, el 20 de abril de 2020, arrestó arbitrariamente a don Justo Rodríguez, de 68 años. A pesar de advertencias de familiares y abogados de Rodríguez sobre su salud, los funcionarios no autorizaron el arresto domiciliario, por lo que tras las rejas sufrió un derrame cerebral que hasta la fecha lo mantiene postrado en una cama en su vivienda, en la Isla de Ometepe.

Don Justo Rodríguez permanece en cama, sin poder movilizarse y en estado crítico de salud, según expresaron sus familiares.

Acusados por ciberdelitos

La dictadura de Nicaragua acusa a Harry Chávez, de 64 años de edad, extrabajador del Instituto para la Democracia y el Desarrollo (Ipade) y o acusan de infringir la Ley 1055 o “Ley de Soberanía” y la Ley Especial de Ciberdelitos, aduciendo supuestas publicaciones en sus redes sociales relacionadas a la Ley Renacer, recientemente aprobada por el Senado de Estados Unidos.

El economista, fue capturado por dos sujetos de civil el pasado 6 de noviembre, en víspera de las votaciones en Nicaragua, cuando se encontraba en su vivienda en compañía de su familia.

“Chávez, de 64 años, acudió al llamado de la puerta de su casa hecho por dos hombres cerca de las 7:20 de la noche del 6 de noviembre. Los sujetos se identificaron como policías y le informaron que debía acompañarlos a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocido como “el nuevo Chipote” para hacerle algunas preguntas, y posteriormente, regresaría. Sin embargo, lo encarcelaron, de “forma arbitraria e ilegal, sin mostrar orden alguna de captura”, indica su familia, quienes demandan su libertad.

Los familiares de Chávez responsabilizan al régimen de cualquier daño que ocurra a su salud.

De la celda al hospital

Doña Nidia Lorena Barbosa Castillo, edad 66 años, quien es acusada por el Ministerio Público bajo la Ley Especial de Ciberdelitos, fue detenida ilegalmente el pasado 06 de noviembre del 2021 en su casa de habitación en el municipio de Nindirí del departamento de Masaya.

100%Noticias conoció que la oficina de Auxilio Judicial de Masaya sin orden judicial allanó la vivienda de Barbosa Castillo, siendo detenida arbitrariamente y trasladada a las celdas preventivas de la localidad. Barbosa era Miembro Territorial de la Alianza Cívica de Masaya.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia informó el pasado 23 de noviembre que la opositora se encuentra internada en un hospital de Masaya, con problemas de hipertensión y cardiopatía. Además “presenta problemas osteomusculares y articulares”.

La justicia del régimen no ha cambiado las medidas cautelares en favor de Barboza, quien fue apresada por la simple razón de alzar su voz contra la dictadura.

Edgar Parrales “mal de salud”

Carmen Dolores Córdova y Carmen Parrales Dolores, esposa e hija del analista político y exembajador ante la OEA, Edgar Parrales, temen por su vida ya que a sus 79 años él necesita estrictamente cumplir con su tratamiento médico y alimentación balanceada por problemas en el sistema digestivo.

Parrales, quien fue embajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), fue secuestrado la tarde del 22 de noviembre por sujetos desconocidos en su casa de habitación, en Los Robles, en Managua.

“Lo que más me preocupa es la vida de mi papá, porque estamos en lo desconocido, si fueron paramilitares o policías vestidos de civil. Es preocupante no saber adónde se lo llevaron, porque obviamente no llegaron con un papel, sino que fue un secuestro”, declaró Parrales Dolores en una entrevista vía telefónica con 100% Noticias. La hija del exdiplomático, además, reveló que ella se encuentra en el exilio desde hace algunos meses.

Por su parte, la esposa del analista político señaló a 100% Noticias que don Edgar presenta una hernia y que debido a esa condición de salud, Parrales se llega a descompensar si no cuenta con la alimentación y el medicamento especial. Asimismo dijo que padece de una hernia en el estómago.

“Tiene una hernia en el estómago que no se la ha quitado, porque no hemos tenido plata para operarlo, esa es la realidad. Él es una persona con su salud delicada, lo que pasa es que es disciplinado, pero esa es mi preocupación. Él tiene que tomar sus medicamentos. Si él no toma esos medicamentos puede darle una descompensación en su cuerpo, él tiene que comer puntualmente”, enfatizó preocupada su esposa Carmen Dolores Córdova.

Ley no se cumple

Evelyn Pinto Centeno de 62 años de edad fue encarcelada el pasado 6 de noviembre, más de 20 policías allanaron su vivienda, informaron sus familiares. Pinto Centeno se ha destacado en la defensa de los derechos humanos, enfocada en la niñez y adolescencia, derechos de la mujer y pueblos indígenas. Su familia todavía no la ha podido ver.

El artículo 20 de la Ley del Adulto Mayor relacionado con la Protección Legal advierte que “todos los actos de violencia institucional o intrafamiliar, física, psicológica, económica, sexual u otros, en contra del adulto mayor serán sancionados administrativa o penalmente de acuerdo con la legislación nacional vigente”.

El artículo 172 del CPP, relacionado con la Revisión indica que “el juez deberá examinar la necesidad del mantenimiento de las medidas cautelares mensualmente, y cuando lo estime prudente las sustituirá por otras menos gravosas”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ