Muere Silvana Pérez, madre del preso político Uriel Pérez

La señora se rindió ante la muerte sin lograr ver a su hijo fuera de la cárcel de la dictadura de Daniel Ortega.

Los familiares de los presos políticos de Daniel Ortega y Rosario Murillo, continúan con el tormento de perder a un familiar sin lograr ver la liberación de sus hijos. Este 24 de diciembre, horas previas a la Navidad, falleció doña Silvana Pérez, madre del reo de conciencia Uriel Pérez.

Uriel Pérez de 31 años de edad, se encuentra en el sistema penitenciario, después de ser condenado por el régimen por el supuesto delito de “venta y comercialización de estupefacientes”, delitos con el que la dictadura, por medio del Ministerio Público y la Sancionada Policía, han encarcelado a la mayoría de los jóvenes opositores.  

Lea: Rosario Murillo no se olvida de las sanciones, asegura que EEUU intenta "asfixiarlos"

El joven opositor, quien es originario del departamento de Masaya, fue detenido en esa ciudad el 13 de noviembre del 2019.

Agentes de la sancionada policía, un día antes detuvieron a su hermano Víctor, pero lo liberaron un día después.

Junto a Uriel, también fueron detenidos José Santos Sánchez y José Ángel González Escobar.

Lea más: Nicaragua reporta 18 quemados por pólvora durante el mes de diciembre

Uno de los momentos más angustiantes que vivió doña Silvana Pérez fue cuando de forma inesperada y sin avisarle, hospitalizaron a su hijo Uriel, en el Hospital Alemán Nicaragüense por estar contagiado de coronavirus.

Doña Silvana se enteró de que su hijo estaba hospitalizado después que un paciente contagiado de Covid-19 antes de fallecer le dejó su teléfono móvil para que Pérez pudiera avisar a su madre.

Lea también: “Navidad será difícil” para los familiares de los presos políticos de Daniel Ortega

El señor adulto mayor, falleció y Uriel pudo llamar a su madre. Tras haberse recuperado de la Covid-19, Pérez fue aislado a las celdas de máxima seguridad en el penal Jorge Navarro de Tipitapa.

Las autoridades alegaron que el aislamiento de Pérez era de “forma momentánea” para evitar contagio con otros presos, pero pasó más de tres meses solitario y sin libros para leer.

Doña Silvana visitaba a su hijo Uriel cada mes y se comunicaban por teléfono divididos por un vidrio.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ