Báez: "no tenemos miedo" responde a quienes amenazan a iglesia en Nicaragua

El religioso respondió a la dictadura de Daniel Ortega, quienes amenazan con enjuiciar a los sacerdotes y obispos que denuncien las violaciones a los Derechos Humanos en Nicaragua.
Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua.
Cortesía

Monseñor Silvio Báez, obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, respondió a quienes amenazan a la Iglesia Católica en Nicaragua, afirmando no temer ante las advertencias de enjuiciar a los sacerdotes y obispos por predicar la palabra de Dios.

No prestemos atención a otras voces que engañan y extravían, que atemorizan y dañan. Dice Jesús que sus ovejas “no conocen la voz de los extraños”. No escuchemos cualquier voz. En nuestra conciencia resuenan las voces del egoísmo y de la ambición, resuenan voces que nos desvían de la vida y del bien. No las escuchemos. No nos dejemos extraviar”, dijo el religioso durante su homilía correspondiente al Cuarto Domingo de Pascua, que como es costumbre, la iglesia celebra la fiesta de “Jesús el Buen Pastor”.

Lea: Monseñor Álvarez dice a delegados de la palabra que no se dejen amedrentar

El Domingo del Buen Pastor es aprovechado por la iglesia para orar por las distintas vocaciones, tanto religiosas como laicas (vocaciones laicales son aquellos llamados que sienten las personas para estudiar una profesión en específico).

Más allá de las amenazas de quienes odian a la Iglesia, hay una mano fuerte que la guía y la protege. La mano de Jesús, que sostiene a la Iglesia, es más fuerte que las calumnias y la persecución que se desatan contra ella. La Iglesia puede parecer débil, pero no lo es. No tengamos miedo. Estamos en buenas manos”, recalcó.

Monseñor Báez exhortó a la feligresía recordando que “la mano de Jesús es la mano fuerte de un pastor fiel y cuidadoso, que lucha contra los lobos que se alzan feroces contra la Iglesia para intimidarla, doblegarla y someterla a sus intereses malignos”.

“La mano de Jesús sostiene a la Iglesia para que siga siendo una comunidad que trabaje por la paz y lleve esperanza al mundo, una comunidad profética al lado de los últimos, los pobres y las víctimas. La mano de Jesús es la mano vigorosa de un pastor que sostiene un bastón de camino y de lucha, con el que guía y defiende a su Iglesia. No tengamos miedo. Estamos en buenas manos”, continuó.

Lea más: Nicaragüense recibe disparo en la cabeza por parte de su esposo, ayude a Elizabeth Osorio

El prelado también denunció que “en la sociedad hay voces que intimidan y oprimen, voces que se alzan altaneras para imponerse y aplastar libertades. No permitamos que esas voces nos condicionen y nos llenen de temor. Son voces que provienen de corazones oscurecidos y de conciencias atormentadas. No escuchemos esas voces, no nos acostumbremos a esas voces”, añadió el religioso.

El prelado, quien se encuentra en un exilio forzado desde el 2019, recordó que “la masificación de las personas es contraria al amor y la despersonalización sólo propicia el dominio despótico”.

“Un pastor auténtico propicia libertades”

“Jesús no nos deja recluidos en espacios cerrados, no nos concibe tristes, cautivos o sometidos. Jesús abre espacios y caminos. Un pastor auténtico propicia libertades no provoca miedos. Jesús nos empuja a caminar por senderos nuevos, fuera de rediles que esclavizan y refugios que aíslan. Jesús es pastor de un “rebaño en salida”, que él conduce hacia nuevos horizontes para la fe, para el pensamiento y para la vida”, exhortó monseñor Báez al finalizar su emotiva homilía.

Lea también: Rodrigo Chaves jura como el presidente 49 en la historia de Costa Rica

Las palabras del obispo ocurren en un momento en que la Asamblea Nacional aprobó un informe en el que instan a investigar a sacerdotes y obispos que estuvieron al lado del pueblo nicaragüense en las protestas sociales de abril 2018.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ