Noticias NicaraguaNacionalesYoutuber español expone a policías de tránsito por “coima” para evitar ser multado en Nicaragua

Youtuber español expone a policías de tránsito por “coima” para evitar ser multado en Nicaragua

La experiencia de la coima está en el episodio “Problemas con la Policía de Nicaragua: interrogatorio, mordida y romance final” divulgado en el Canal de YouTube “Soy Tribu”.

El YouTuber español Agustín Ostos del Canal “Soy Tribu”, expuso una de las prácticas más comunes de los agentes de la policía de tránsito de Nicaragua, la “coima” mejor conocida en lenguaje popular como “mordida” para evitar ser multado. 

En el vídeo “Problemas con la Policía de Nicaragua: interrogatorio, mordida y romance final” divulgado en el Canal de YouTube “Soy Tribu”, Ostos publicó la conversación con dos policías que sin tantos rodeos le proponen negociar la multa.

“Mira, cuando a nosotros nos hacen esto aquí, nosotros le ponemos una multa. Esto en la Ley de Tránsito de Nicaragua está terminantemente prohibido”, dice el oficial a Ostos, quien recibió la orden de frenar la marcha en un retén policial, tras adelantar en un puente.  

LEER MÁS: Monseñor Álvarez denuncia explotación minera en el cerro Pavón en Rancho Grande, Matagalpa

Después de pedirle los documentos, el oficial de tránsito se dirigió a una oficial llamada Anielka, quien se encontraba a cargo del retén.  

“Ella es mi jefa”, se la presentó. Inmediatamente, Anielka dijo: “Quiero un novio español”, quien no dudó en negociar la infracción y aprovechar su ventaja como autoridad para acosar al visitante. 

¿Que pague la multa aquí o se la ponemos?, preguntó el agente a su jefa.

"Yo no sé vos. Es el almuerzo entonces. Vamos a comprar unos jugos y unas galletas", respondió  

"Yo les invito a una ronda de gaseosa”, reaccionó el infractor

"Mejor a una ronda de guaro, ¿no cree?", replicó la jefa. 

SEGUIR LEYENDO: Dictadura va por el cierre de otras 25 ONGs, entre ellas Puntos de Encuentro

Según el Youtuber, después de comprarle las gaseosas a los oficiales, la agente le pidió el número de teléfono y le pidió que la llevara a España y posaran para una foto.  

“No sé qué era más perturbador. Si que el señor lanzara un beso a la cámara o que la jefa me estuviera pidiendo noviazgo mientras le compraba la gaseosa”, cuenta el Youtuber, quien se vio forzado a compartirle a la jefa policial su número de teléfono.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ