Noticias NicaraguaNacionalesMadres de las víctimas de la masacre del 30 de Mayo en Nicaragua, forzadas al exilio

Madres de las víctimas de la masacre del 30 de Mayo en Nicaragua, forzadas al exilio

“Hoy yo digo, hoy no es un día cualquiera. Hoy es un día que me asesinaron a mi hijo. Hoy es el día que continúo exigiendo justicia, pidiendo que los asesinos de Orlandito" dice Yadira Córdoba exiliada en Estados Unidos
100% Noticias

A cuatro años de que las vidas de 19 nicaragüenses fueran arrebatadas por francotiradores en la marcha del Día de las Madres en Nicaragua, el régimen de Daniel Ortega decretó feriado nacional este 30 de mayo, sin embargo, las madres de las víctimas han sido obligadas a elegir entre el exilio y la cárcel como “regalo” por exigir justicia.   

“No tengo nada que celebrar, sino conmemorar los asesinatos no solo de Orlandito, sino de las otras 18 personas que fueron asesinadas porque en total fueron diecinueve con mi hijo. Seguimos exigiendo justicia por todos los asesinados a partir del 2018 porque todas las madres merecemos justicia y para nosotras es un día de luto y dolor”, dice Yadira Córdoba a 100% Noticias desde Estados Unidos, su segundo país que la acoge por salir de forma forzada de Nicaragua.

Leer más: “Marcha de la Memoria” en Costa Rica, por víctimas de represión el 30 de mayo 2018 en Nicaragua

“Hoy no es un día cualquiera, hoy es el Día de mi viejita. Hoy el Día de las Madres”, fue el último mensaje de felicitaciones que el adolescente de 15 años le dedicó a Yadira aquel 30 de mayo de 2018 a través de Facebook. 

Ese mismo día en horas de la tarde, Orlando Daniel Aguirre Córdobaacudió a las Madre de todas las Marchas en solidaridad con las madres víctimas de la represión estatal. Sin embargo, una bala impactó su tórax. El suceso ocurrió frente al Estadio Nacional de Béisbol Denis Martínez en Managua donde testigos aseguraron se encontraban francotiradores allegados al régimen de Daniel Ortega. Orlandito fue una de las 19 víctimas documentadas. 

                                                    

“Hoy yo digo, hoy no es un día cualquiera. Hoy es un día que me asesinaron a mi hijo.  Hoy es el día que continúo exigiendo justicia, pidiendo que los asesinos de Orlandito y las otras víctimas no tienen que estar gobernando”, reclama Yadira quien responsabiliza a la pareja presidencial Ortega Murillo por dar la orden de negar atención médica a los manifestantes. “Para mí la celebración del Día de las Madres murió con mi hijo”

El año 2018 fue decisivo para la historia de esta madre, primero emigró a Costa Rica tras huir del asedio policial, pero narra que no escapó de las amenazas, por ello este año se exilió en Estados Unidos donde sigue pidiendo justicia por el asesinato de su hijo y luchando por la sobrevivencia de sus hijos que han quedado en Nicaragua.

“El propio 30 de mayo yo velé a mi hijo”, confiesa entre lágrimas Yadira  y explica porque esta fecha es tan dolorosa para ella. “Por el simple echo de andar un rótulo que decía: Fuera los asesinos del estado de Nicaragua porque él estaba con el dolor de las madres de abril y nunca imaginó que su madre se iba a sumar a la Asociación Madres de Abril (AMA) para exigir justicia”. 

Para esta sentida madre decretar este 30 de mayo de 2022 como un día feriado es “tapar el sol con un dedo” porque están pasando encima del dolor y el luto de todas las madres de las víctimas de la represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Asesinatos en la impunidad

Josefa Meza cuenta a 100%Noticias que ella y sus hijos se organizaron desde la noche anterior para acompañar a las Madres de Abril en la Madre de todas las Marchas, sin saber que al caer la noche ella se convertiría en una miembro más de AMA.    

La imagen de un joven desmayado con el rostro ensangrentado y cuatro manifestantes batallando para subirlo a una motocicleta en busca de ayuda médica fue desconcertante y rompió el corazón de esta madre. Se trataba del estudiante universitario Jonathan Eduardo Morazán Meza de 21 años, hijo mayor de Josefa. Recibió una bala en el cerebro que le arrebató la vida de golpe. 

“A uno le arranca parte de su vida. Para mí, todos los 30 de mayo es luto”, narra Josefa Meza. 

Sentir empatía por el dolor ajeno de las madres que días atrás habían enterrado a sus hijos movilizó a miles de nicaragüenses a concentraron la tarde del 30 de mayo en la capital, sin imaginar que desde entonces esa fecha quedaría teñida de sangre en la memoria de todos los nicaragüenses que acudieron a la cita masiva y el simple hecho de volver a casa sanos y salvos representó un milagro.

Siga leyendo: Madres y padres de Abril:  “La esperanza no la perdemos” por libertad y justicia en Nicaragua

“No sabíamos que el gobierno asesinó iba a mandar a asesinar a nuestros hijos por protestar cívicamente. Nunca esperamos ese regalo del gobierno, porque ese fue el regalo que nos dio un 30 de mayo”. Agrega esta madre que a como le sucedió a ella le pudo ocurrir a cualquier nicaragüense.

                                                    

 “Ellos trataron de aplacar una gran marcha donde sabían que el pueblo se estaba levantando y estaba alzando su voz que ya no querían más dictadura. Ellos quisieron silenciar la marcha y silenciar la ciudadanía”.

Las presiones recibidas por demandar justicia tanto dentro como fuera del país para Jonathan y todas las víctimas de la represión obligaron a Josefa Meza a buscar refugio en el extranjero para salvaguardar su vida y evitar ser encarcelada.

 “Nos mandaron a sentenciar que no podíamos regresar a Nicaragua a pesar de que tenemos medidas cautelares por eso tuvimos que quedarnos en el exilio”.

“Mi regalo fue mi hijo asesinado”

Candelaria Díaz marchó en Costa Rica en señal de protesta por el asesinato de su hijo Carlos Manuel Díaz López. Era originario de Masaya. Tenía 28 años y hace cuatro años recibió un disparo en el tórax. Esta madre debió exiliarse para reclamar justicia. Reconoce que en su propia patria todos sus derechos les fueron arrebatados al igual que la vida de su hijo. 

 “Me lo mató a las 10:30 de la noche, pido justicia y que Daniel Ortega y Rosario Murillo sean condenados por todos los asesinatos”.

Puede leer: Huellas imborrables: Las torturas psicológicas a veces son peores que las físicas

Diaz aseguró a la VOA que es en el extranjero donde ella puede realizar activismo porque en Nicaragua no hay democracia, citando como ejemplo: alzar una bandera nacional, una acción que es criminalizada en el país.

 “Seguimos en la lucha y no vamos a descansar hasta que haya justicia por nuestros hijos asesinados. Daniel Ortega y Rosario Murillo me mandó de regalo a mi hijo asesinado, el propio 30 de mayo. Ese fue mi regalo”, se lamentó.

 “Es una burla lo que él hizo en decretar feriado porque él sabe la masacre que hizo. Me mandó a asesinar lo más preciado de mi vida y ningún 30 de mayo va a ser igual”.

                                                       

Entre lágrimas, Candelaria narró que este 30 de mayo no recibirá las felicitaciones que solía recibir de hijo antes del 2018. 

“Es luto nacional. Para nosotros no volverá a ser igual porque nuestros hijos no están”, además reclamó al régimen de Ortega que las muertes de las madres de las víctimas también represen la orfandad para muchos niños a los que se les sigue ignorando.

Al igual que las balas asesinaron a Orlandito, Jonathan y Carlos Manuel, el 30 de mayo de 2018 la masacre alcanzó a otras 16 personas según documentó el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos independientes (GIEI) de la CIDH que investigó las incidencias de ese día en todo el territorio nacional.

 Entre los patrones destaca que los impactos de balas recibidos en las víctimas estaban dirigidos principalmente a la cabeza, tórax y abdomen. Las edades comprendían entre los 15 años y 42 años. Las víctimas pertenecían a los departamentos de Managua, Chinandega, Estelí y Masaya.

Michael (Maycol) Cipriano González Hernández (35)

Francisco Javier Reyes Zapata (34)

Edgar Isaac Guevara Portolbanco de (38)

Kevin Antonio Coffin Reyes (22)

Heriberto Maudiel Pérez Díaz (25)

Marvin José Meléndez Núñez (40)

Juan Alejandro Zepeda Ortiz (18)

Ruddy Antonio Hernández Almendárez (34)

Darwin Alexander Salgado Vílchez (18)

Dariel Stiven Gutiérrez Ríos (20)

Jairo Antonio Osorio Raudales (39)

Dodanim Jared Castilblanco Blandón (26)

Cruz Alberto Obregón López (23)

Mauricio Ramón López Toruño (42)

Daniel Josías Reyes de 25 años.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ