Noticias NicaraguaNacionalesExpulsan a Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta de Nicaragua

Expulsan a Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta de Nicaragua

El dictador Daniel Ortega expulsó de Nicaragua a las Misioneras de la Caridad, de la Orden Madre Teresa de Calcuta, a quienes despojarán de su personería jurídica
Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua junto a las Misioneras de la Caridad.
Cortesía

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, lamentó en sus redes sociales que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes usurpan la presidencia de Nicaragua expulsaran a las Misioneras de la caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta.

La Asociación Misioneras de la Caridad fue creada en Nicaragua el 16 de agosto de 1988, bajo el primer régimen de Ortega (1979-1990), tras una visita al país de la Madre Teresa de Calcuta. Las religiosas administran el Hogar Inmaculado Corazón de María, en la ciudad de Granada: allí acogen a adolescentes abandonados o abusados y les ayudan a reinsertarse en la vida.

“Me da mucha tristeza que la dictadura haya obligado a las hermanas Misioneras de la Caridad de Teresa de Calcuta a abandonar el país. Nada justifica privar a los pobres de atención caritativa. Soy testigo del servicio amoroso que prestaban las hermanas. Dios las bendiga”, escribió el monseñor Silvio Báez en su cuenta de Twitter.

Lea: Régimen en Nicaragua ordena a Telecable eliminar TV Merced el canal católico de Matagalpa

Otro de los sacerdotes nicaragüenses que ha lamentado la expulsión de las religiosas, es el padre Edwin Román, quien desde su cuenta de Twitter posteó un mensaje de Santa Teresa de Calcuta, condenando la embestida del régimen contra la organización caritativa.

“La falta de amor es la mayor pobreza” Santa Teresa de Calcuta. ¡GRACIAS! Hermanas Misioneras de la Caridad, por tanto amor en Nicaragua”, escribió el sacerdote Edwin Román, quien al igual que Báez se encuentran en el exilio.

Entre las obras de caridad de las religiosas, están un asilo de ancianos en Managua, un proyecto de refuerzo escolar en el que atienden a estudiantes en situación de riesgo, así como una guardería para familias de escasos recursos económicos.

El medio digital Divergentes reportó en su sitio web que se comunicaron vía telefónica con la oficina de las hermanas de la caridad, quienes informaron que a pesar de que no les han cancelado la personería jurídica, la dictadura las está desalojando del edificio ubicado en Managua.

Tensión entre dictadura e iglesia

En días pasados, el diputado sandinista Filiberto Rodríguez, encargado de Gobernación en la Asamblea Nacional, introdujo una lista de 101 Organizaciones sin Fines de Lucro (OSFL), entre las que figura la congregación hermanas Misioneras de la Caridad para ser aniquilada en los próximos días por orientaciones de la dictadura.

La expulsión de las Misioneras de la Caridad llega en un momento de tensión entre la dictadura y la Iglesia Católica, en donde el régimen ha encarcelado al sacerdote Manuel Salvador García, en Granada.

Además, la dictadura por medio de Telcor ha ordenado a las cableras nacionales censurar el Canal 51, Canal Católico de Nicaragua (CCN). El último ataque del régimen contra la Iglesia fue este lunes, cuando ordenaron a Telecable, una empresa de televisión por cable, suprimir la señal de Tv Merced, el canal católico de la diócesis de Matagalpa, denunció monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa.

Con la cancelación de estas oenegés, la cifra se elevaría a 758 organismos cerrados desde el año 2018, cuando iniciaron las protestas antigubernamentales.

Mismo argumentos

El informe del Ministerio de Gobernación, señala que las religiosas “han incumplido sus obligaciones”, acusándolas de violar la ‘Ley 977’; esto es, la Ley Contra el Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva.

El diputado Filiberto Rodríguez, señala en el documento que las hermanas Calcutas no están acreditadas por el Ministerio de Familia para funcionar como guardería, centro de desarrollo infantil, hogar de niñas ni asilo de ancianos, y que tampoco tienen permiso del Ministerio de Educación para tareas de refuerzo de aprendizaje. De esta manera Rodríguez convierte en delito las obras sociales de las religiosas.

En el documento, el régimen de Daniel Ortega insiste en que las hermanas Calcutas no reportaron activos fijos ni informaron de las actividades realizadas en la ciudad de Granada, y que sus ingresos por donaciones no coinciden con los informes presentados.

El Ministerio de Gobernación también señala que la junta directiva de las Misioneras de la Caridad está integrada en exclusiva por personas extranjeras, y la nueva Ley  que entró en vigor desde hace un par de meses señala que solo pueden ser de fuera de Nicaragua el 25 % de integrantes.

Ataques continuarán

Federico Aguado, capitán en retiro del Ejército de Nicaragua aseguró en 100% ENTREVISTAS, transmitido en 100% NOTICIAS que Daniel Ortega mira cómo un “enemigo” a la Iglesia Católica en Nicaragua por el papel que ha jugado en favor de los más necesitados y no descarta que la dictadura continúe arremetiendo contra los religiosos y la fe de los nicaragüenses.

“Ortega no va a parar ahí, primero porque ha visto como un enemigo a la Iglesia Católica, en su posición honorable, del clero, en general, porque tiene una posición muy marcada a favor de los oprimidos y ha abogado realmente por un diálogo transparente con el pueblo y que fue manipulado por la dictadura”, dijo el militar en retiro.

Lea más: Monseñor Báez: Nicaragua "no nos acostumbremos a ser reprimidos y silenciados"

“Ellos (Daniel Ortega y Rosario Murillo) no van a desistir y la escalada va a ir aumentando a medida que ellos se sientan más empoderados de su papel, obviamente van a tratar de neutralizar a estas diócesis que tienen un compromiso social con el pueblo. Estamos viendo las primeras medidas que ellos van a tomar”, agregó.

Federico Aguado finalizó recordando los ataques que recibió la iglesia en la década de los 80, a tal punto que abuchearon al mismo Papa Juan Pablo Segundo cuando llegó a Nicaragua, por lo que no descartó que un obispo pueda caer preso.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ